The Social Justice and Ecology Secretariat of the Jesuit Curia in Rome

Welcome

English   Español   Français   Italiano  

 

TESTIMONIOS ANTERIORES:


 
Transformando las vidas de los Adivasis en Assam a través de la Gana Chetana Samaj
(Oct-2018) 
 

Mi compromiso social en el Centro de Estudios para la Acción Social (CEPAS) en la República Democrát
(Sep-2018) 
 

El poder de las buenas opciones
(Jul-2018) 
 

Un camino no esperado, pero si soñado.
(Jun-2018) 
 

Discurso del Padre General a los delegados sociales y líderes de las GIAN
(May-2018) 
 

Acompañar a trabajadores migrantes en situación de necesidad
(Apr-2018) 
 

Feliz de participar en el esfuerzo...
(Mar-2018) 
 

Dos obras, un solo espíritu
(Feb-2018) 
 

Un periplo de compasión y solidaridad con seropositivos y enfermos de sida
(Jan-2018) 
 

Dar testimonio de la esperanza en medio de la desesperanza
(Dec-2017) 
 

 

Archivio de testimonios

 

Testimonios


   
Transformando las vidas de los Adivasis en Assam a través de la Gana Chetana Samaj
(Oct-2018) 

Sr. Anand P. Hans

Mis abuelos tenían grandes esperanzas de ver días más brillantes, cuando los británicos los trajeron a Assam para trabajar en las plantaciones de té. Realmente no vieron una vida mejor, pero trabajaron duro y no se murieron de hambre. Yo no los vi. Mi padre nació en Assam y nunca vio el lugar de nacimiento de sus padres en Jharkhand. Pero narró muchas historias de dificultades y privaciones que él había escuchado de mis abuelos.

Yo nací y crecí en una hacienda de té llamada 'Tarajulli' en el centro de Assam. Siendo hijo único, como resultado de los ahorros acumulados por mis abuelos y mis padres, tuve la oportunidad de salir de la plantación para educarme y al mismo tiempo poder ver un mundo diferente. Llegué a conocer más acerca de Assam y los diferentes tipos de personas que viven en Assam; conocido en la antigüedad como Pragjyotishputra (La Tierra de las Luces del Este) y conocido en la época medieval como Kamrupa. Assam es el nombre anglicanizado (en inglés) para el estado. Es uno de los estados más grandes de la región noreste, con treinta y dos distritos. Está rodeado de tierras altas y mesetas de altitud en tres lados, excepto hacia el oeste, donde el valle de Brahmaputra se une con la llanura del Gangetic. Assam, por su propio nombre, nos recuerda la encantadora combinación de cultura, herencia, fe y creencias de las muchas tribus y sub tribus étnicas que residen en esta región.

Después de terminar la escuela secundaria, me fui a la ciudad de Tezpur para mi secundaria superior y mi graduación. Sólo había unos pocos Adivasis (indígenas) en Tezpur, que habían ido allí para estudiar. Aquí llegué a conocer muchas más realidades, que nunca había conocido ni experimentado. Lo primero que me di cuenta fue que muy pocos Adivasis estaban en las universidades. Se les considera ciudadanos de segunda categoría y no se les reconoce como indígenas, mientras que mis abuelos eran indígenas en Jharkhand. Adivasis educados casi no se encontraban en cualquier lugar. Recuerdo que los Adivasis sin educación que iban al banco o a la oficina de correos, tenían que pagarle dinero a otras personas para llenar formularios o para retirar dinero por ellos. Había intermediarios que habían hecho de eso su ocupación en las afueras del banco o de la oficina de correos.

La Gana Chetana Samaj (GCS), que significa "Sociedad de concientización popular", fue fundada por los jesuitas de la región de Kohima en 1999. Es una organización voluntaria de desarrollo rural sin ánimo de lucro, comprometida con el empoderamiento y la emancipación de mujeres, niños, jóvenes, agricultores, trabajadores de las plantaciones de té y personas rurales desfavorecidas. Visualiza una sociedad justa, humana, equitativa y armoniosa, independientemente de la casta y el credo. En 2006, la provincia de Ranchi se apoderó de la región de Kohima con el objetivo de potenciar y hacer que sean autosuficientes los pobres Adivasis y las comunidades marginadas de allí.

La GCS trabaja en los distritos de Sonitpur, Tinsukia, Kokrajhar y Baksa del estado de Assam con comunidades tales como Adivasis, Assamese, Nepali, Garos y Bodos. Sin embargo, los Adivasis son el grupo principal que necesita ayuda, ya que son los más marginados y abandonados o desatendidos. Los Adivasis son indígenas de la meseta de Chottanagpur, en el centro de la India, que fueron traídos a Assam desde 1831 en adelante para trabajar en las haciendas de té como trabajadores contratados, ya que los habitantes locales no estaban dispuestos a trabajar en las plantaciones de té. Los mantuvieron analfabetos de manera que no tuvieran otras opciones. El cultivo del té produce una enorme riqueza, pero los trabajadores ven muy poco de dicha riqueza. Assam contribuye alrededor del 52% de la producción total de té del país, que es el 20% de la producción mundial de té. Alrededor del 17% de la población de Assam trabaja en los cultivos de té y depende de ellos. Los Adivasis han hecho una contribución significativa a la economía de Assam, ya que son el pilar de la fuerza laboral de las Industrias del Té. Debido a su pobre estatus económico y su analfabetismo, otras comunidades los ven y los menosprecian como la clase más atrasada de la sociedad.

La Samaj ayuda a los Adivasis y a las mujeres marginadas de otras comunidades desfavorecidas a través de la formación de grupos de autoayuda (SHGs, por sus siglas en inglés) para ayudarles a ser autosuficientes e independientes por medio de programas de capacitación para la generación de ingresos de departamentos especializados. Para el distrito de Tinsukia, la Samaj comenzó un proyecto para ayudar a las personas a tener sus propias plantaciones de té y convertirse en trabajadores autónomos o independientes. Suministraban retonos de té a muchas personas y muchas aldeas que tenían tierras propias y estaban listas para unirse a este movimiento. Muchos aldeanos se unieron y ahora tienen sus propias plantaciones de té. La Samaj ha llegado a acuerdos con ellos por los cuales, a medida que tienen éxito, tienen que devolver la inversión y también deben educar a sus hijos con los ingresos.

Yo siempre había esperado cumplir el sueño de mis abuelos, padres y otros Adivasis que vinieron aquí con la esperanza de una vida mejor. Me uní a la GCS en septiembre del 2002. Al estar en la GCS, siento que estoy haciendo mi parte para elevar o estimular la vida de los Adivasis en las plantaciones de té de Assam. Yo trabajo para mi propia gente y les doy esperanza de una mejor vida y una mejor educación para las generaciones venideras. En Assam Central, los agricultores han adoptado fuentes alternativas de ingresos a través de la cría de cerdos, la avicultura y la pesca. La capacitación en sastrería y tejido se lleva a cabo en el pueblo de Bandarhagi en el área de Missamari para ayudar y guiar a los aprendices en la producción de la "gamosa" (una toalla) y el sari tradicionales de los Adivasis. Así, al crear conciencia y trabajo por cuenta propia entre los Adivasi, ayudamos a defender su patrimonio cultural.

Un desarrollo importante es que muchas mujeres en las plantaciones de té están interesadas en educarse. La Samaj está trabajando en el campo de la alfabetización de adultos y también ha estado impartiendo educación complementaria para los niños Adivasi, indígenas y marginados en diferentes aldeas y plantaciones de té. Los niños son atendidos a través de centros de estudio donde, además de los cursos académicos, se les da importancia a las actividades adicionales al plan de estudios (o actividades extracurriculares), para mejorar, desarrollar y estimular su confianza. Se brindan cuidados y apoyo especiales a los estudiantes Adivasi que se matriculan por medio de clases de coaching o entrenamiento para ayudarles a tener un buen desempeño en los exámenes. A continuación, se organizan programas de orientación profesional para estudiantes universitarios, donde se les ayuda con material de lectura, información sobre diferentes oportunidades de trabajo y el proceso de completar en línea los formularios de solicitud. Como preparación para las entrevistas, se llevan a cabo clases de inglés hablado para mejorar las habilidades de comunicación. La alfabetización informática para jóvenes rurales es otra campaña que se emprende por medio de la capacitación básica en informática.

Mis abuelos tenían grandes esperanzas e hicieron muchos sacrificios para mejorar sus vidas y la de sus futuras generaciones. Con la misma esperanza y el mismo sacrificio, mis padres me educaron; y con el conocimiento que he adquirido, ahora estoy transformando vidas mediante el trabajo con la Gana Chetana Samaj.