English   Español   Français  

Noticias breves

 


Europa está siendo atravesada por fuerzas sociales de repliegue, miedo y exclusión mutua
(25-Sep-2018)

Al final del Consiglio allargato

El Consejo Ampliado del Padre General se reunió a principios de septiembre. En este órgano participan los presidentes de las Conferencias Jesuitas. Les hicimos tres preguntas a cada uno de ellos. Seguimos publicando sus testimonios.

FRANCK JANIN – Europa (JCEP)

En su servicio como Presidente de la JCEP, ¿cuál ha sido, hasta ahora, su principal fuente de consolación o de alegría?

Este primer año como Presidente de la Conferencia Europea fue un año de descubrimientos. Gran parte de mi tiempo consistió en participar en los encuentros de las redes de colaboración (una veintena) que existen entre las Provincias y Regiones. Lo que más me alegró y confortó fue ver a todos estos compañeros - y para algunas redes también a sus socios en la misión - venir de toda Europa, entrar en diálogo, compartir sus experiencias, considerar proyectos comunes. La Conferencia Europea está marcada por una gran diversidad de países, lenguas e historias a veces difíciles. Lo que podemos construir como pensamiento y acción comunes es de vital importancia en un momento en que Europa está siendo atravesada por fuerzas sociales de repliegue, miedo y exclusión mutua. La Provincia de Oriente Próximo también forma parte de nuestra Conferencia. La idea de que los conflictos de intereses pueden convertirse en conflictos mortales nunca debe subestimarse.

En el contexto de su Conferencia, ¿cuáles son los principales retos que se van a presentar durante los próximos meses?

En este sentido, uno de los mayores desafíos de nuestra Conferencia es continuar construyendo una verdadera unión de corazones y mentes entre nosotros. Está claro que, religiosos o no, estamos influenciados por las condiciones socio-políticas en las que vivimos. Esto tiende a socavar la comprensión y la unidad entre las naciones o regiones y también refleja nuestras relaciones entre los jesuitas. Nuestra misión en la 36ª Congregación General fue fuertemente confirmada como una misión de reconciliación. Ser creíbles en este ministerio de reconciliación presupone que no dejemos de trabajar para construir la comunión entre nosotros. La reestructuración de las Provincias, que es también un desafío permanente en la Conferencia, puede ser una oportunidad para abrir nuestras fronteras y superar nuestras mutuas particularidades y temores. Pronto discutiremos la cuestión de nuestros Centros de Formación entre los superiores mayores. Hacerlos cada vez más “europeos” es también un reto.

¿Qué recordará principalmente de su participación en el Consiglio allargato del Padre General, en relación con el proceso de definición de las Preferencias apostólicas universales?

Durante este Consiglio Allargato, escuchamos muchos testimonios sobre situaciones críticas en nuestro mundo. Esta contemplación del mundo, directamente ligada a lo que San Ignacio propone en los Ejercicios Espirituales con la contemplación de la Encarnación, es clave en este proceso de discernimiento de nuestras preferencias apostólicas universales. Fue al contemplar el mundo en su necesidad de ser “salvado”, dijo Ignacio, que la Trinidad tomó la decisión de que el Hijo se hiciera hombre. Pienso en los suburbios de Nápoles, en la explotación de los pueblos y de la naturaleza en el Amazonas, en los desafíos políticos y económicos supranacionales que alimentan las guerras en todas partes, como en Siria, en los desafíos de reconciliación que esperamos, mientras que los conflictos, abiertos o cerrados, parecen no terminar nunca... Esperemos que esta contemplación nos permita tomar las decisiones necesarias sabiendo que nuestra “pequeña Compañía”, a pesar de tener muchos recursos, sólo puede ser humilde y contar con la gracia de Dios.

[Original FR]


El P. Arturo Sosa abre la Asamblea de la Conferencia de provinciales europeos
(24-Sep-2018)

(Barcelona, 22/09/2018) El Superior General de la Compañía de Jesús, P. Arturo Sosa y el presidente de la Conferencia de Provinciales Europeos, el P. Franck Janin han abierto sábado 22 de septiembre la Asamblea de la Conferencia de Provinciales Europeos, que reúne las tres asistencias de la Compañía de Jesús en Europa y que se celebra en la Casa de Ejercicios San Ignacio de Sarriá, en Barcelona.

El encuentro tiene dos temas de trabajo principales. En primer lugar, las preferencias apostólicas de la Compañía de Jesús a nivel global, un trabajo que está realizando la Compañía para identificar aquellos temas que deben marcar las líneas de los próximos años. Y en segundo lugar, la realidad de los centros de formación de jesuitas en Europa para impulsar la cooperación entre ellos.

En sus intervenciones en la sesión inicial de la Asamblea, tanto el P. Arturo Sosa como el P. Franck Janin han recordado la relevancia del proceso en el que está inmerso la Compañía a nivel mundial de definición de las preferencias apostólicas, por lo que han destacado la labor de discernimiento que se va a llevar a cabo estos días, a partir del trabajo que se ha venido realizando ya durante los últimos meses en las provincias, y que ahora los provinciales van a analizar teniendo en cuenta la realidad no sólo de Europa sino de la Compañía de Jesús en todo el mundo. Esta misma fórmula se lleva a cabo en el resto de asistencias del mundo.

El P. General Arturo Sosa ha insistido especialmente en la importancia del momento actual, una idea que había aparecido también en la oración previa al inicio de la Asamblea, con una cita de la Congregación General 36, que clama «ahora es el tiempo» ante los retos que debemos que afrontar.

A todas estas cuestiones dedicarán los participantes tres días de trabajo, desde hoy hasta el próximo lunes. Además el encuentro se aprovecha también para realizar las reuniones de cada una de las asistencias. La de Europa Meridional tuvo lugar el viernes previo a la Asamblea, mientras que el resto de Asistencias se reunirán el próximo miércoles. Participan en este encuentro 32 jesuitas, entre provinciales, algunos representantes de las províncias más numerosas, el P. General y sus asistentes para Europa. El dia previo al inicio de la Asamblea, ayer viernes, el P. Provincial Antonio España, dio la bienvenida a todos los participantes y presentó la Provincia.

Fuente: https://sjinfo.es


Es muy reconfortante trabajar en equipo con los doce provinciales de la CPAL
(21-Sep-2018)

Al final del Consiglio allargato

El Consejo Ampliado del Padre General se reunió a principios de septiembre. En este órgano participan los presidentes de las Conferencias Jesuitas. Les hicimos tres preguntas a cada uno de ellos. Seguimos publicando sus testimonios.

Roberto Jaramillo – América Latina (CPAL)

En su servicio como presidente de la CPAL, ¿cuál ha sido, hasta ahora, su principal fuente de consolación o de alegría?

En primero ha sido muy reconfortante la disposición de la mayor parte de los jesuitas de la CPAL a pensarse y a sentirse como parte de un Cuerpo Apostólico que va más allá de las fronteras provinciales, participando en redes, iniciativas interprovinciales, supranacionales o supra sectoriales. Concretamente en este año 2018 hay una creciente articulación de iniciativas y recursos de distintos sectores.

En segundo lugar ha sido muy reconfortante trabajar en equipo con los doce provinciales. La CPAL no se piensa como una estructura intermedia entre el Padre General y los provinciales, sino como una manera de promover y avanzar en el “co-gobierno” de la región. En este sentido, todas nuestras asambleas son una ocasión de constatar que, a pesar de las urgencias con cuales un provincial tiene que ver y que muchas veces puedan ser agobiantes, hay capacidad de pensar en las responsabilidades comunes, en lo que hacemos juntos: sea a nivel interprovincial, de la Conferencia y de la Compañía universal.

En el contexto de su Conferencia, ¿cuáles son los principales retos que se van a presentar durante los próximos meses?

En los últimos meses del 2018 tenemos dos reuniones importantes. Es la primera vez que se reunirán todos los equipos de la formación de la CPAL: de los noviciados, de los filosofados, todos los directores de planes de candidatos, los equipos de los teologados y los instructores de Tercera Probación, para reflexionar sobre los desafíos de la formación de jesuitas en la actualidad y el acompañamiento debido. Eso será la última semana de octubre en Porto Alegre, Brasil. El segundo reto es terminar – lo que nos corresponde – del proceso del discernimiento de las Preferencias Apostólicas Universales en la segunda asamblea de este año, en noviembre. Ha sido un proceso bonito, que ha comprometido no sólo a jesuitas sino a colaboradores en general; que moviliza mucho las energías apostólicas actuales y el futuro de nuestro servicio.

Nosotros tenemos algunas ventajas por la relativa unidad cultural, lingüística y por la tradición que hay en nuestra Conferencia. Creo que el Espíritu va mostrando confluencias en el discernimiento de las Provincias; veremos que sale.

¿Qué recordará principalmente de su participación en el Consiglio allargato del Padre General, en relación con el proceso de definición de las Preferencias apostólicas universales?

En los últimos dos años, los presidentes de las conferencias hemos tenido cinco oportunidades de reunirnos en el consejo ampliado. Es un momento exigente, importante, profundo; de inversión de energías y también de alargar la mirada. Es una gran experiencia poder participar en ese grupo de alrededor de 25 personas venidas de diversas partes de la Compañía universal, y constatar la riqueza y la vitalidad apostólica de la Compañía, así como las posibilidades que tenemos de avanzar si lo hacemos cada vez más unidos y cada vez menos “distraídos”. Este proceso de animar el discernimiento de las preferencias universales ha sido juiciosamente discernido. Todo eso ha sido consolador.


Admiro la decisión del P. General de consultar a toda la Compañía
(18-Sep-2018)

Al final del Consiglio allargato

El Consejo Ampliado del Padre General se reunió a principios de septiembre. En este órgano participan los presidentes de las Conferencias jesuitas, que agrupan geográficamente a las Provincias jesuitas de todo el mundo. Hicimos tres preguntas a cada uno de los presidentes; aquí están sus testimonios.

1.George Pattery – Asia meridional (JCSA)

En su servicio como Presidente de la JCSA, ¿cuál ha sido, hasta ahora, su principal fuente de "consolación" o de alegría?

La amplia aceptación y práctica de la conversación espiritual como una herramienta significativa para el discernimiento en común me da mucha alegría. Está marcando la diferencia en nuestras reuniones de comisiones y en la vida comunitaria. Todos son escuchados y se les da importancia. Todo el mundo está hablando. En el proceso, la vida comunitaria adquiere un nuevo significado. Aprendemos a descubrir los movimientos interiores dentro de cada uno y en el grupo en su conjunto. Además, esta herramienta puede ser fácilmente adaptada a nuestras reuniones de consejos de administración y en las discusiones de las comisiones. La conversación espiritual nos está dando un sentido de caminar con el Espíritu.

En el contexto de su Conferencia, ¿cuáles son los principales retos a los que se enfrentará en los próximos meses?

Los principales desafíos pueden dividirse en ad extra y ad intra.

Ad extra: el creciente fundamentalismo, el estrecho nacionalismo y la campaña de odio que está promoviendo el actual régimen en la India son motivo de gran preocupación y desafío. Las minorías, especialmente los musulmanes, se sienten alienados. Esto no es bueno para el país. Como Conferencia, hicimos circular una declaración que cuestionaba la ideología de una nación hindú y estamos comprometidos en el estudio y la reflexión en curso. Este fundamentalismo es potencialmente una fuerza divisiva que puede romper el tejido social.

Ad intra; Como Conferencia, todavía estamos luchando para incluir a todos los países del Sur de Asia en nuestra planificación apostólica. Nuestra atención sigue centrada predominantemente en la India. En segundo lugar, como Conferencia todavía estamos creando instituciones sin un plan apostólico definido. Espero que una vez que las PAU (preferencias apostólicas universales) estén definidas, podamos dar un mejor enfoque. En tercer lugar, una vez más a nivel de la Conferencia, tenemos que trabajar más en la formación de un equipo de colaboradores laicos.

¿Qué recordará principalmente de su participación en el Consiglio allargato del Padre General, en relación con el proceso de definición de las preferencias apostólicas universales?

El proceso por el que hemos pasado y estamos pasando para llegar a las preferencias apostólicas universales es muy satisfactorio. Me consuela mucho. En estas consultas ampliadas, hemos estado perfeccionando nuestro enfoque; ha sido un proceso de aprendizaje. En segundo lugar, admiro la decisión que tomó el P. General de consultar a toda la Compañía sobre las PAU. Esto da a cada jesuita la oportunidad de ser parte de este proceso, con un mayor sentido de cuerpo para la misión universal. Sentimos que nos movemos juntos como un cuerpo y con un plan definido.

[Original EN]


Irlanda - Media hora con el Papa Francisco
(13-Sep-2018)

El sábado 25 de agosto, durante su estancia en Irlanda, el Papa Francisco dedicó unos minutos de su apretada agenda a reunirse con sus hermanos jesuitas de la Provincia de Irlanda. Leonard Moloney, provincial, presentó sus impresiones al Padre General.

Lo que le impactó fue que el Santo Padre primero se disculpó por tener tan poco tiempo para pasar con el grupo jesuita. Había decidido darle mucho tiempo, más de lo esperado, para reunirse con las víctimas de abusos cometidos por clérigos. En presencia de los jesuitas, su humanidad, su humildad, su alegría y la sensación de estar a gusto eran palpables.

Podemos resumir así lo que el Papa dijo que esperaba de los jesuitas irlandeses:

a) Hacer todo lo posible para ayudar a la Iglesia de Irlanda a sanar de la terrible crisis de abuso sexual por parte de los clérigos, para buscar reparación y devolver la vida a tanta gente;

b) Examinar sus formas de ser y de proceder para identificar la mejor manera de animar a los jóvenes a entrar en la Provincia de Irlanda. Para ello, se propuso subrayar la centralidad de la alegría del Evangelio y de la persona de Jesucristo.

El Papa también insistió mucho en denunciar el clericalismo y cualquier forma de autoritarismo que a menudo se asocia con él. También animó a sus hermanos en el sacerdocio a tener un enfoque esencialmente misericordioso y pastoral en el sacramento de la reconciliación, condenando cualquier tendencia al juicio y dando prioridad a la presentación de un rostro misericordioso y amoroso de Dios.

El Padre Moloney, en su relación de este encuentro único, subrayó lo feliz que parecía el Papa Francisco entre sus hermanos. Esta alegría fue creciendo a medida que avanzaba el encuentro. A petición del Santo Padre que, una vez más, pidió orar por él, todos rezaron un Ave María. El Papa salió de la sala, no sin antes saludar personalmente a los que estaban en silla de ruedas.

En resumen, concluye el P. Provincial, una maravillosa oportunidad para la Provincia de Irlanda, un verdadero privilegio, aunque el contexto de sufrimiento y rabia de las víctimas de abusos y de tantos irlandeses pesaba necesariamente sobre el clima del día.

Un informe detallado de la reunión, preparado en cuatro idiomas, está disponible en La Civiltà Cattolica: www.laciviltacattolica.it/


A la fuente de la serenidad del Papa Francisco
(13-Sep-2018)

Durante su reciente viaje a Irlanda, el Papa Francisco tuvo un encuentro con un grupo amplio de jesuitas de la Provincia de Irlanda. Uno de aquellos compañeros jesuitas le preguntó: "Santo Padre, ¿cómo hace para mantener su corazón feliz con todo lo que le está pasando?" El Papa, después de un buen momento de reflexión, respondió que era sin duda una gracia del Señor. Pero añadió que, diariamente, desde hace unos cuarenta años, rezaba una oración de Santo Tomás Moro y que esto le ayudaba mucho.

He aquí esta oración, fuente de serenidad y fortaleza para nuestro pastor universal:

Concédeme, Señor, una buena digestión,

y también algo que digerir. 

Concédeme la salud del cuerpo,

con el buen humor necesario para mantenerla.

Dame, Señor, un alma sencilla

que sepa aprovechar lo que es bueno

para que no se asuste ante el mal,

sino que encuentre el modo de poner las cosas de nuevo en orden.

Concédeme un alma que no conozca el aburrimiento,

las murmuraciones, los suspiros y los lamentos

y no permitas que sufra excesivamente

por ese ser tan dominante que se llama: YO.

Dame, Señor, el sentido del humor.

Concédeme la gracia de comprender las bromas,

para que conozca en la vida un poco de alegría y

pueda comunicársela a los demás.

Amen.


Vino nuevo, odres viejos - Pasado, presente y futuro
(11-Sep-2018)

Clausura del Consejo general ampliado

"No se rasga un pedazo del futuro para reparar los agujeros del presente, ahora viejo, y preservar la comodidad del espacio conocido y las formas tradicionales de hacer las cosas."

El Padre General Arturo Sosa predicó en la clausura del Consejo ampliado, de una semana de duración, que comenzó el 3 de septiembre y terminó el 7 de septiembre en la Curia General de Roma. En sus reflexiones sobre el Evangelio del día, dijo: "Jesús nos advierte contra la tentación de cerrarnos en el presente por miedo a ser arrebatados por la novedad que representa el futuro incierto."

Refiriéndose al continuo discernimiento de las preferencias apostólicas universales de la Compañía, el Padre General declaró:

"Durante esta semana hemos experimentado otra etapa en el largo camino de discernimiento sobre las preferencias apostólicas universales. Agradecemos al Señor por habernos acompañado en este camino y por habernos apoyado en nuestra búsqueda de novedad, tantas veces traída por la frescura y el entusiasmo de nuestros compañeros y compañeras en la misión compartida. Hemos intentado mirar el presente de la historia humana con los ojos del Crucificado-Resucitado."

Además, el Padre General instó a la Compañía a escuchar la invitación a la conversión:

"Con la ayuda de quienes nos han acompañado generosamente en las diversas sesiones, hemos tratado de mirar la compleja realidad del mundo de hoy y sus tendencias, con la mirada del crucificado-resucitado y nuestra realidad limitada como cuerpo religioso y apostólico. De esta mirada, la invitación a la conversión personal, comunitaria e institucional surgió con fuerza como condición para la posibilidad de servir a la misión de Cristo en el mundo como parte de su Iglesia pecadora."

El Padre Sosa también recordó a los jesuitas la importancia de la oración mientras está comprometido en la misión de ser ministros de reconciliación.

"También reiteramos la necesidad de curar nuestras heridas y colaborar en la curación de la Iglesia para convertirnos en ministros de reconciliación en la historia humana gravemente herida por la injusticia y el pecado."

Refiriéndose a San Pablo, el Padre General instó a la congregación a recordar siempre que "Somos administradores de los misterios de Dios. Atención: administradores, no propietarios ni maestros. Son los misterios de Dios y deben permanecer así. Pablo completa: lo que se requiere de los administradores es que cada uno sea fiel. Por eso también es necesario el ayuno y la oración para recibir el don de la fidelidad al servicio de la fe y la promoción de la justicia tal como de la reconciliación."

El Padre Sosa concluyó su homilía con una expresión de gratitud al Señor.

"Con el corazón lleno de gratitud por tantos dones recibidos del Señor en nuestro caminar como cuerpo apostólico y por las gracias recibidas durante esta semana, nos dirigimos también a María y José, la pareja que supo reconocer el futuro y preparar nuevos odres para recibir la novedad de Dios, para que nos lleven de la mano hacia el encuentro con Jesús y nos conviertan en mensajeros de esperanza."

[Original omelia IT]

 


Un actuario invitado en el Consejo General ampliado
(10-Sep-2018)

Entre los invitados por el Padre General para hacer una presentación a los miembros del Consejo ampliado, hay un actuario jesuita, el padre Edgar Magallanes, de Venezuela. Él amablemente compartió el contexto de su intervención.

Edgar Magallanes, ¿cuál es el motivo de su presencia en la curia general de la Compañía, en estos días?

El Padre General me solicitó un trabajo actuarial que pronostique el número de Jesuitas de la Compañía universal y por Conferencias para los próximos 30 años como uno de los insumos para el discernimiento de las preferencias apostólicas de la Compañía para los próximos 10 años. A este trabajo me he dedicado de manera exclusiva por tres meses, siendo asesorado por la consultora actuarial METRICS RISK, C.A. en Venezuela, y contando con el apoyo invaluable de la Curia General.

Sin revelar secretos del trabajo del Consiglio allargato, ¿cuáles son las ideas claves que usted lleva a la atención del P. General y de los miembros de su consejo?

Este trabajo actuarial se basa en el estudio de tres variables básicas: Ingresos, Dimisiones y Fallecimientos. A través de las evidenciadas estadísticas de los años 2001 a 2017 para la Compañía universal y por Conferencias, se estudia la tendencia de las variables en cuestión y se proyectan. Tener este pronóstico se constituye como una herramienta para el discernimiento y la posterior toma de decisiones, sobre todo respecto a las variables Ingresos y Dimisiones. Las Dimisiones son un tema preocupante especialmente para la Conferencia de América Latina.

Como actuario, ¿cuáles son, en su opinión, los datos más relevantes de la situación demográfica de la Compañía de Jesús, que puedan orientar nuestros compromisos apostólicos durante los próximos años?

Un primer dato tiene que ver con una cierta transición geográfica del mayor número de jesuitas hacia las Conferencias de Asia del Sur y África en el futuro, lo que supone un nuevo rostro de la Compañía universal que bebe de modo más consistente de la riqueza de estas regiones. Un segundo dato tiene que ver con una transición demográfica en cuanto a edades, en una Compañía que, si bien disminuye en el número de sus miembros, pasa a tener una estructura levemente creciente según las edades de los mismos. Es decir que la pirámide poblacional de la Compañía universal tiene une base levemente más amplia, que tiene más jóvenes que ancianos.

[VER LA GRÁFICA]

Usted es venezolano, como nuestro Padre General; ¿había usted tenido oportunidades de trabajar con el P. Sosa antes de su elección como superior general? Si no, ¿cuál es la vinculación entre ustedes?

El padre Arturo fue mi superior durante mi magisterio en la Universidad Católica del Táchira (UCAT). Por ese tiempo, bajo el provincialato del P. Arturo Peraza, el Padre General Adolfo Nicolás pidió discernir sobre la sostenibilidad de la Provincia de Venezuela y se me solicitó hacer un estudio actuarial como insumo para ese propósito. El Padre Sosa me ayudó con la lectura de este primer trabajo y en el cómo estructurar el informe final. Además, participamos de la Red Apostólica Inter Fronteriza - RAIF - y conjuntamente en el Observatorio Social del Táchira en la misma Universidad.


Reanimación de la misión de la Compañía de Jesús
(05-Sep-2018)

Reunión del Consejo ampliado en Roma - Discurso de orientación del P. General

La reunión de cinco días del Consejo General Ampliado (Consiglio Allargato) comenzó el lunes 3 de septiembre con una Eucaristía con la comunidad jesuita. El encuentro sienta las bases para el discernimiento de las Preferencias Apostólicas Universales de enero de 2019. A continuación, se presentan extractos de las palabras de apertura del P. General.

• Preferencias apostólicas universales

El Padre Arturo Sosa habló primero de las Preferencias Apostólicas. Subrayó que este proceso, en el que participa toda la Compañía de Jesús, puede llevar a una reanimación de la Compañía; también puede mostrar una manera especial de vivir nuestra relación con el Santo Padre. El discernimiento ya ha tenido lugar en la mayoría de las provincias y las reuniones de las conferencias de provinciales harán avanzar el proceso.

Reanimación de la Compañía

"La primera (cuestión) es la importancia que las Preferencias Apostólicas Universales (UAP) pueden tener en la reanimación del cuerpo apostólico de la Sociedad y en la orientación de su planificación apostólica en los próximos años. Por tanto, se deriva una gran responsabilidad de tener una formulación de las PAU que ayude lo más posible en esa dirección".

Relación con el Santo Padre

"La otra ha sido ver en la formulación de las preferencias apostólicas la ocasión de vivir "sacramentalmente" la vinculación de la Compañía de Jesús a la Iglesia a través de su disponibilidad al Santo Padre circa misiones. El proceso de discernimiento en común... busca profundizar nuestra disponibilidad para colaborar en la misión de la Iglesia, del modo como lo estime el Santo Padre piensa mejor. Por consiguiente, acudiré al Santo Padre no sólo en busca de confirmación y bendición… sino para recibir de él los acentos de la misión de la Compañía en los próximos años a través unas preferencias apostólicas recibidas de su mano".

El P. Sosa dijo que el Papa Francisco se alegra de que el proceso sea concebido como una tensión entre el futuro y el presente. El Papa insiste también en la necesidad de tener en cuenta la vulnerabilidad de tantas personas. Mientras que la palabra "reconciliación" ha sido devaluada en algunos círculos, necesitamos explicarla y usarla bien. "Está en el centro del mensaje del Evangelio desde el inicio de la vida de la Iglesia", dijo el P. Sosa.

"Lo que comunicaré a toda la Compañía será la misión que habremos recibido del Santo Padre con un plan para su asimilación", añadió. "El seguimiento puede convertirse en un instrumento efectivo para hacer realidad el deseo expresado por los miembros de la CG 36 de contar con un gobierno central centrado en la misión".

• Contemplar el mundo a través de los ojos de los pobres

A continuación, el P. Sosa habló del "desafío de recuperar el anuncio de la fe y el acompañamiento pastoral de la maduración humana y cristiana como eje de todo lo que hacemos. Necesitamos volver a proponer con frescura el primer anuncio de la fe".

Subrayó la importancia de las comunidades cristianas y su capacidad de discernimiento:

"Si son comunidades capaces de discernir, entonces, serán comunidades capaces de acoger a los que son diferentes; de iniciar y acompañar nuevos modos de dar una palabra de esperanza a las personas que, en la forma tradicional de enfocar la moral de la Iglesia, no tienen espacio o no encuentran puesto en la sociedad, pero que, como seres humanos, son también llamados a vivir la experiencia de Dios. Comunidades abiertas a los jóvenes, a escuchar a los jóvenes. Comunidades abiertas a propiciar la igualdad entre el hombre y la mujer, que en las sociedades actuales aún no existe".

Además, sobre el tema de la Iglesia, dijo,

“Encarnar definitivamente la eclesiología del Concilio Vaticano II sigue siendo un desafío para la Iglesia de hoy. Convertirnos a una Iglesia Pueblo de Dios, Iglesia comunidad de comunidades, Iglesia abierta a la inspiración del Espíritu Santo, Iglesia capaz de discernir... Iglesia que deje atrás las luchas internas por el poder y no se preocupe por ganar o mantener un prestigio social según los parámetros de quienes dominan el mundo."

• Formar ciudadanos universales

Una dimensión ineludible de nuestra acción apostólica, en la visión del P. Sosa, es contribuir a la formación de ciudadanos universales en este mundo plural y multicultural.

• Salvaguarda

El P. Sosa hizo hincapié en la promoción de una cultura de protección de los niños y de las personas vulnerables.

• Nuestra pobreza apostólica

La Congregación General 36 insistió en una verdadera cercanía a los pobres. Esto implica también una vida austera por nuestra parte, dijo el P. General:

“Aunque la pobreza no es un ideal, al contrario, es el fruto de la injusticia (pecado) estructural, es uno de los mayores signos de la in-humanidad, es, también, camino de redención, si logramos hacernos pobres como se hizo Jesús”, dijo el P. Sosa, “Me propongo invitar al cuerpo apostólico de la Compañía a un examen y discernimiento de nuestra vida religiosa y apostólica en pobreza del cual surjan no sólo orientaciones para hacer la revisión propuesta sino también caminos efectivos para acercarnos a la vida de los pobres y adquirir esa mirada tan propia de los discípulos de Jesús.”

El Consejo Ampliado se reúne del 3 al 7 de septiembre. El Consejo habitual del P. General está formado por los Presidentes de Conferencia, los Secretariados de Sector y el Tesorero General.


El Consejo Ampliado del Padre General: elección de las preferencias apostólicas de la Compañía
(03-Sep-2018)

Durante varios meses, los jesuitas de todo el mundo han estado reflexionando sobre cuáles pueden ser las preferencias apostólicas de la Compañía universal en los próximos diez años. En las comuni-dades y obras, luego a nivel de las consultas de cada una de las provincias y finalmente con ocasión de los encuentros de los provinciales de las diferentes unidades geográficas de la Compañía, se bus-có discernir qué servicios específicos la Compañía podría prestar a la Iglesia, y al mundo en el que vivimos, en el siglo XXI. Esto ha sido la respuesta a una petición explícita del Superior General que asumió su cargo a finales de 2016. Y es a principios de 2019 cuando el proceso debe concluir con la publicación, por parte del General, de un documento - probablemente tanto en formato escrito como audiovisual - que va a definir los campos de interés que en lo sucesivo atraerán la atención particular de toda la "galaxia jesuita".

Este lunes 3 de septiembre, por la mañana, se ha abierto en la Curia de la Compañía un nuevo tipo de encuentro: un "Consejo ampliado". Durante cinco días completos, el Padre General Arturo Sosa estará rodeado no sólo por sus consejeros habituales, los consejeros regionales y los consejeros generales, sino también por los presidentes de las Conferencias de los seis grupos de provincias de todo el mundo y por algunos oficiales importantes del gobierno de la Compañía. En total, 25 jesuitas.

El P. José Magadia, que presidió la Eucaristía de apertura, subrayó en su homilía que el encuentro es un paso importante hacia una Compañia universal ajustada a nuestro tiempo. Si todavía no se sabe hacia qué preferencias se inclinarán los participantes, el Evangelio del día, en Lucas 4, da indicacio-nes claras sobre el significado y la dirección del ministerio de Jesús. Los "compañeros de Jesús" ten-drán, ciertamente, que inspirarse en Jesús cuando cita al profeta Isaías: "[El Espíritu] me ha enviado a llevar la Buena Nueva a los pobres, a anunciar a los cautivos su liberación y a los ciegos que reco-brarán la vista, a liberar a los oprimidos y a anunciar un año de gracia por el Señor."


"Desconcierto y dolor" por el asesinato del jesuita Carlos Riudavets en Perú
(28-Aug-2018)

La Compañía de Jesús en el Perú comunica que, en la mañana del 10 de agosto hemos sido informados de que el P. Carlos Riudavets, S.J. ha sido encontrado muerto con signos de violencia en su residencia del Colegio Valentín Salegui, Fe y Alegría Nº 55, ubicado en Yamakai-éntsa, distrito de Chiriaco, Provincia de Bagua, Perú. Tenía 73 años de edad y 38 años sirviendo en la zona.

“Los Jesuitas del Perú manifestamos nuestro desconcierto y dolor, así como nuestro rechazo a toda forma de violencia; confiamos además en que las autoridades puedan esclarecer las causas de su muerte y las circunstancias en las que se ha producido”, es cuanto se lee en el Comunicado que la Compañía de Jesús en el Perú ha emitido tras haber sido informados de que el P. Carlos Riudavets, S.J. fue encontrado muerto con signos de violencia en su residencia del Colegio Valentín Salegui, Fe y Alegría Nº 55, ubicado en Yamakai-éntsa, distrito de Chiriaco, Provincia de Bagua, en la Amazonía del Perú. El religioso jesuita tenía 73 años de edad y 38 años sirviendo en esta zona.

38 años de trabajo con indígenas awajún y wampís

El P. Carlos Riudavets Montes, de 73 años, un sacerdote español que hizo su formación y servicio como religioso jesuita en el Perú, fue hallado muerto este viernes por la mañana en la cocina del colegio donde trabajó en la selva durante tres décadas.

El P. Víctor Hugo Miranda, responsable de Comunicaciones de la Curia Provincial de la Compañía de Jesús en el Perú declaró a Vatican News que, “estamos esperando que se realicen las investigaciones para poder definir cuáles han sido las razones y quienes han sido los responsables”. “Todavía no tenemos certeza de algunos datos – afirmó el portavoz de los Jesuitas en el Perú – está en manos de la Fiscalía. En realidad hay muchas razones posibles, es una zona bastante complicada, es una zona con un índice de pobreza alto”. Pero al mismo tiempo el P. Carlos lleva trabajando en la zona 38 años, de hecho, ante el conocimiento de su muerte y sobre todo del modo en el que se ha dado, es impresionante la reacción de la gente que ha acompañado y ha rezado en el colegio”.

Fuente: https://www.vaticannews.va


La labor educativa de la Compañía de Jesús debe caracterizarse por un Apostolado Intelectual – P. Sosa
(19-Jul-2018)

El P. Superior General de los jesuitas durante el encuentro que sostuvo con representantes de las obras educativas de la Provincia Boliviana, exhortó a que la pedagogía ignaciana sea entendida como el compromiso de profundizar en el conocimiento para poder incidir en la transformación de la realidad y ser eficaces en el servicio a los demás.
El P. Sosa resaltó que la pedagogía ignaciana exige el compromiso de "pensar para comprender y crear nuevos caminos" y que las instituciones educativas de la Compañía de Jesús deben tener presente el aspecto de la misión que trata sobre el Apostolado Intelectual.
"Muchas veces ese tipo de apostolado es comprendido como tarea exclusiva de los centros universitarios o investigadores. Les propongo que ensanchemos esa comprensión, ojalá que toda labor educativa que todo apostolado llevado a cabo por la Compañía y por las instituciones que están bajo su responsabilidad sean un apostolado verdaderamente intelectual", remarcó.
Para ejercer el apostolado intelectual, el P. Sosa indicó que es necesaria la reflexión y la profundización en el conocimiento, es decir, la capacidad de incidir en la transformación de la realidad desde un análisis serio, con interiorización y preparación.
Para ello recordó el llamado que hace la Congregación General (CG) 36 al respecto: "No queremos proponer un esperanza simplista o superficial por el contrario nuestro aporte -como insistió el P. Nicolás- tiene que distinguirse por su profundidad. Una profundidad en interiorización y reflexión que nos permita comprender la realidad con más hondura y ser más eficaces en el servicio".
De no realizar esta profundización -remarcó el P. Sosa- se cae en una especie de "superficialidad de la existencia".
Por otro lado, hizo referencia a un fenómeno nuevo en la sociedad latinoamericana: la transformación de los servicios educativos en productos de mercado. Actualmente, existe una extensa cantidad de ofertas educativas de algunas instituciones que priorizan la generación económica a través de una denominada "oferta educativa", dejando de lado la calidad educativa.
La denominó como "educación mercantilista" que centra su servicio en el producto para potenciales clientes y donde la relación pedagógica se traduce en cliente y productor.
"Hoy en día llevar adelante nuestra propuesta en una realidad dominada por las leyes del mercado nos afecta, sin embargo, como portadores de un mensaje de esperanza queremos seguir manteniendo una propuesta educativa en la que el ser humano, cada persona, y no el mercado sea lo que realmente importa", finalizó.
El P. Arturo Sosa aprovechó el Encuentro de Educación en la ciudad de La Paz para despedirse de la Provincia de Bolivia manifestando su agradecimiento por el recibimiento y por las muestras de cariño, fe y esperanza.
El Superior General en su visita a Bolivia participó de encuentros con el sector de medios de comunicación de la Provincia, con jóvenes ignacianos, con pueblos indígenas de la Amazonía boliviana y con colaboradores y colaboradoras que trabajan en las obras apostólicas e instituciones confiadas a la Compañía de Jesús.


Indígenas denuncian atropellos del Estado y piden al General de los Jesuitas comunicar al Papa
(19-Jul-2018)

San Ignacio de Moxos, 16 de julio (ANF).- Tras conocer la preocupación y problemas que enfrentan los indígenas del departamento del Beni, el Padre General de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa SJ, se comprometió este lunes a poner todo de su parte para que los pueblos indígenas del mundo, especialmente de la Amazonía, puedan hacer su oír su voz en el próximo Sínodo Panamazónico convocado por el Papa Francisco para octubre de 2019.
"Me parece que esa reunión es un momento importantísimo para que ustedes, pueblos indígenas del Beni y los pueblos de toda la Amazonía y otros pueblos del mundo, puedan hacer escuchar su voz fuertemente porque el Santo Padre les pone un buen micrófono, un buen sonido, para que la voz de ustedes se escuche en el planeta", indicó Sosa SJ, en el encuentro celebrado en la localidad de San Ignacio de Moxos, Beni.
Previamente, los dirigentes y representantes de los pueblos Mojeño Ignaciano, Mojeño trinitario, Tacana, Chimán, Movima, Guarayo, Yuracaré, entre otros, participaron del Foro Regional Andino Amazónico "Modelos de Desarrollo en la Amazonía" y en cuyo desarrollo se dio a conocer la realidad de los pueblos indígenas de tierras bajas y sus propuestas de desarrollo.
El evento culminante de dicho evento fue la reunión con el representante de la Compañía de Jesús. Fue un momento de reflexión en el que los indígenas expresaron sus inquietudes y denunciaron que son objeto de atropellos sufridos a manos de un Estado que, según su denuncia, impulsaría políticas de despojo de sus tierras ancestrales y no llegan a respetar la propia Constitución Política del Estado (CPE).
Asimismo, los indígenas solicitaron al Padre General, quien llegó al país en una visita especial que culminará el 19 de julio, comunicar al Papa Francisco sobre los problemas que pasan en el país.
Ante ello, el P. Arturo Sosa SJ dijo sentirse muy contento por llegar a un "territorio sagrado" al que hace mucho tiempo llegaron los jesuitas. Asimismo, señaló que se encontraba "conmovido" por esta realidad e indicó que se trata de un problema que afecta a varios pueblos que viven en la Amazonía y del mundo entero.
Un pedido que fue acogido por el padre Sosa "Espero que este encuentro nos sirva para que mantengamos con una comunicación espiritual y para que nos reforcemos mutuamente. De parte de la Compañía de Jesús y de parte mía haremos todo para que ese momento del Sínodo se convierta de verdad en una especie de resonancia, en un grito que se oiga en todas las partes del mundo".
"Esa historia de ser pisoteados por defender sus derechos, por defender la vida de una tradición que es de ustedes, también es la realidad de pueblos del norte de América y de muchos pueblos en este continente. Pero también en Asia y África. Allí hay otros pueblos indígenas que están sufriendo la misma situación", refirió.
El líder de los Jesuitas compartió con los presentes una explicación sobre el próximo Sínodo Panamazónico 2019, evento al que calificó de una reunión "trascendental" y cuyo título: "Amazonía: Nuevo camino para la Iglesia y para una ecología integral", muestra el interés del Papa para tocar la realidad en la que viven millones de indígenas en todo el planeta.
"El papa señaló muy claramente que el interés de convocar a este Sínodo es para llamar la atención sobre los pueblos indígenas, sobre la necesidad de conservar esa inmensa riqueza que significa la vida cultural de los pueblos indígenas. Y a través de eso sobre la necesidad de conservar esa inmensa riqueza que significa la variedad cultural de los pueblos indígenas", aseguró.
Asimismo, el P. Arturo Sosa, SJ dijo que "a través de esa reivindicación y ese reconocimiento de las culturas indígenas", se podrá "enseñar a la humanidad como se puede crear una relación armónica con la naturaleza".
"Enseñarnos cómo una cultura humana puede vivir en paz entre sus hermanos y con la naturaleza. Ustedes saben mejor que nadie la civilización que tenemos en la actualidad y sus modelos de desarrollo están acabando la tierra y con el agua, están acabando con la vida y con la diversidad", agregó.
Finalmente, Sosa pidió a los indígenas no solo hacer oír su voz de lamento y protesta, sino también emitir su esperanza de que el mundo puede cambiar y que el respeto a las diversidades culturales y a los pueblos indígenas permite una "relación armónica" fundamental.
"Creo que la voz principal que ustedes pueden ofrecer al mundo y a la Iglesia es una voz de esperanza, una voz del futuro. Esta semilla que se ha plantado por tanto tiempo, puede producir vida nueva para las próximas generaciones, para rescatar estilos de vida, estilos de convivencia entre nosotros", agregó.

Fuente: Agencia de Noticias Fides


Saber discernir las señales del Señor para colaborar en la reconciliación del mundo – P. Sosa
(18-Jul-2018)

El Superior General de la Compañía de Jesús durante una Eucaristía en la ciudad de Cochabamba apeló a la sensibilidad para captar los signos de la acción del Señor y colaborar al proceso de reconciliación de los hombres entre sí, con la humanidad, con la Creación y con el mismo Dios.
Aseguró que el Papa Francisco insiste en la necesidad del discernimiento en la Iglesia, entendiendo que el discernimiento ofrece la posibilidad de "captar dónde el Señor está enviándonos un mensaje" y revisar como cuerpo apostólico, si hemos desarrollado esa sensibilidad.
El P. Sosa, SJ recordó que luego de la Congregación General (CG)36 la Compañía de Jesús se encuentra en un proceso de discernimiento en común de las preferencias apostólicas. Con ese discernimiento, con esa sensibilidad para captar las señales del Señor, será posible ver en qué es posible colaborar desde el carisma ignaciano e identificar los recursos con los que se dispone. "Eso es lo que hoy nosotros le pedimos al Señor, que desarrolle en nosotros la sensibilidad a los signos de su acción, que aumente nuestra fe y nos invita a que contribuyamos. Colaboremos en que los seres humanos aceptemos libremente ese camino. Y Que desarrollemos la capacidad de discernir para que sigamos al Espíritu Santo", expresó.
En ese sentido, desde la herencia espiritual de San Ignacio de Loyola, y toda la herencia apostólica el P. Superior General pidió a los asistentes a la eucaristía renovar el deseo de colaborar con el Señor para contribuir a la reconciliación del mundo, ya que si se siguen sus signos es posible "convertir la historia humana en una historia de justicia y paz guiada por el amor".
El P. Arturo Sosa, SJ se encuentra en su quinto día de visita a la Provincia Boliviana de la Compañía de Jesús. Este miércoles tendrá un encuentro con el sector educativo de las obras de esta congregación en el Colegio San Calixto de la ciudad de La Paz donde abordará la temática de los "Desafíos de la Educación Jesuita Hoy".


P. Arturo Sosa, SJ a jóvenes ignacianos: “Elegir es un ejercicio de libertad”.
(17-Jul-2018)

65 jóvenes de carisma ignaciano de la Provincia Boliviana de la Compañía de Jesús tuvieron este domingo un encuentro con el P. Arturo Sosa, Superior General de la Compañía de Jesús.
Fortalecer su espiritualidad y compartir los avances del trabajo preparatorio para el Sínodo de los jóvenes a realizarse en octubre de 2018 y comunicar al P. Arturo Sosa, SJ sus inquietudes fueron parte del objetivo de este Encuentro.
Los jóvenes expresaron su deseo por conocer cómo los jesuitas encaran la tarea de aumentar el compromiso de los jóvenes en la misión de la Compañía y de la Iglesia en general.
El P. Arturo Sosa SJ, indicó que la Compañía debe ofrecer a los jóvenes un camino que apele a la libertad de elección, es decir, que su trabajo es generar propuestas que faciliten la elección de los jóvenes por un compromiso con la misión de la Iglesia.
"Elegir es un ejercicio de la libertad", puntualizó el Superior General jesuita a los jóvenes.
En ese sentido, es primordial facilitar que los jóvenes conozcan la realidad en la que viven, que la interpreten y que mediante esta lectura puedan tener una elección libre. Con esto, el P. Arturo Sosa SJ, indicó que la Compañía solo puede mostrar caminos, mas no imponerlos.
Los jóvenes compartirán para el análisis en sus respectivas Obras este y otros temas que el P. Superior General compartió con ellos como la inclusión de las personas con diferencias sexuales, la participación ciudadana en la vida política, y la inclusión de los jóvenes laicos que concluyeron una carrera universitaria en las obras de la Compañía de Jesús.
Los participantes de este encuentro son jóvenes de carisma ignaciano que estudian o colaboran en colegios, parroquias o grupos juveniles de la Provincia de Bolivia.


El Padre General pide a los medios de comunicación informar con amor
(17-Jul-2018)

Santa Cruz, 14 de julio - El Padre General de los Jesuitas, Arturo Sosa, en su reunión con comunicadores sociales y periodistas de la Compañía de Jesús este sábado les pidió "informar con amor" y destacar siempre la noticia positiva, la que construye, apoya a la sociedad y sirve como ejemplo.
P. Sosa dijo que la sociedad está cargada de muchos males y los medios de comunicación deben buscar ser una forma de alivio para esta, porque el informar con la verdad es una forma de "amar y servir".
El jesuita dijo que la comunicación con "verdad y amor" de ser un ejemplo de los comunicadores en general, pero debe una práctica diaria para los medios, periodistas y comunicadores de la Compañía de Jesús.
Para el religioso el ser ejemplo en este tiempo es muy importante, pues a la falta de referentes se opta por visiones que no están de acuerdo con la realidad de un país o de un lugar, por eso pidió estar listos para enfrentar el desafió de la redes sociales, donde un mensaje de amor y de verdad debe ser presentado cada momento.
Según p. Sosa las redes sociales, es un campo de los jóvenes, por lo que los medios de comunicación de los jesuitas deben esforzarse para llegar a ese público. En esta charla participaron periodistas del Grupo Fides, Aclo, Irfa, Fe y Alegría, Agencia de Noticias Fides.
El Padre General de la Compañía de Jesús, llegó a Bolivia el viernes pasado y permanecerá hasta el 19 de julio. En este tiempo, a parte de la ciudad de Santa Cruz, también visitará la Chuiquitania y después se trasladará a las ciudades de Cochabamba y La Paz.
SANTA CRUZ/Fides


No podemos quedarnos fuera de los grandes diálogos de nuestra época - Padre General Arturo Sosa
(17-Jul-2018)

Este 14 de julio el P. Arturo Sosa, SJ Superior General de los Jesuitas tuvo un encuentro con periodistas y comunicadores que trabajan en los medios de comunicación de la Compañía de Jesús, además de otros invitados representando a medios católicos de la Iglesia en Bolivia.
El Encuentro tuvo como objetivo dialogar sobre los desafíos actuales de los medios de comunicación social de la Compañía de Jesús en el contexto actual donde emergen nuevas formas de comunicación, propias de la cultura moderna.
El P. Arturo Sosa, SJ inició su intervención destacando que "El amor es comunicación". Y que ambas palabras se encuentran estrechamente unidas desde la visión de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús.
En ese sentido, enfatizó la noción de "cuerpo apostólico" con la que se caracteriza la Compañía de Jesús y donde la comunicación tiene un papel "clave".
"Ser un cuerpo apostólico universal en intensa comunicación es, por tanto, una dimensión indispensable de nuestro modo de proceder. La comunicación está, por así decir, en el mismo ADN de la Compañía", expresó el P. General.
Asimismo, resaltó que la Compañía de Jesús vive "un nuevo momento" desde el ámbito comunicacional, puesto que crece la importancia de las redes sociales, no solo como instrumentos para información, sino como formadores de opinión de acción, considerando que este fenómeno de la cultura moderna refleja nuevas oportunidades para su utilización.
"Escuchamos muchas "noticias falsas". Necesitamos discernir cómo involucrarnos, pero no debemos esperar y tener miedo. A nosotros nos toca la tarea de aprender a aprovechar su potencial apostólicamente", expresó.
Además, el P. Arturo Sosa, SJ recordó la importancia y esencia de la misión de la Compañía de Jesús es salir al mundo entero y proclamar la Buena Noticia.
En ese sentido, exhortó a tomar "en serio" a los medios de comunicación para participar en el discurso público, en el afán de anunciar la a alegría del Evangelio a todas las personas. Aunque no sea una tarea fácil.
"Lo principal es que no podemos quedarnos fuera de los grandes diálogos de nuestra época ni de los nuevos medios para dialogar de la nueva cultura eco-digital en la que todos empezamos a vivir", dijo.
Finalizando el encuentro, agradeció a todos los colaboradores y colaboradoras que trabajan desde el apostolado de la comunicación de la Compañía de Jesús por "asumir, cuidar y fortalecer", en diversas maneras, la riqueza multicultural de Bolivia.
Entre los participantes estuvieron periodistas y comunicadores de la Acción Cultural Loyola (ACLO), La Agencia de Noticias Fides (ANF), Fundación IRFA- Radio Santa Cruz, Radio Fides y otros de la Iglesia católica como invitados.
Este domingo 15 de julio, el P. General, Arturo Sosa SJ, se reunirá con jóvenes de carisma ignaciano que se encuentran reunidos desde el 13 de julio preparando las inquietudes que como Pastoral Juvenil y Vocacional presentarán ante el Superior General de los jesuitas.


Los Jesuitas en Bolivia, presencia y labor apostólica integral
(17-Jul-2018)

En la Provincia Boliviana de la Compañía de Jesús, 70 jesuita presentes en los departamentos de La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Beni Chuquisaca y Oruro, llevan adelante más de cincuenta obras sociales, educativas, parroquiales, de comunicación, espiritualidad y otros.
Los 70 jesuitas que componen la Provincia Boliviana de la Compañía de Jesús sirven a la Iglesia y a la sociedad bajo el espíritu de su misión: el servicio de la fe, la promoción de la justicia desde la tarea de la reconciliación (con Dios, con los demás y con la naturaleza).
Llevan adelante un conjunto de obras que constituyen, como definió el 29° Superior General de la Compañía de Jesús, P. Peter-Hans Kolvenbach, S.J., un ejemplo de "evangelización integral" que se orienta a la labor educativa a través de sus colegios: San Calixto y San Ignacio de La Paz, Sagrado Corazón de Sucre, Juan XXIII de Cochabamba o la red de escuelas y colegios de Fe y Alegría e IRFA en Santa Cruz, la educación técnica mediante el Instituto de Aprendizaje Industrial (IAI) en Oruro y el Centro Multiservicios Educativos (CEMSE) en La Paz y otras ciudades.
Dentro su Proyecto Apostólico, los jesuitas de Bolivia, también ven como prioritaria la generación de pensamiento que responda a los desafíos religiosos, sociales, económicos, políticos del país. Esto mediante su acción en los medios de comunicación social como la cadena de radios que cubre todo el territorio nacional como: la Radio ACLO, Radio Fides, IRFA y Radio Santa Cruz, y la presencia digital de la Agencia de Noticias FIDES (ANF).
Por otra parte, sus misiones, parroquias y centros de espiritualidad buscan una evangelización que responda a la complejidad pluricultural del país donde se valora y promueve las culturas originarias.
La misión de los jesuitas también busca estar entre los pobres y marginados a ello apuntan en su labor las instituciones sociales como el Centro de Investigación y Servicio Popular (CISEP) en Oruro, la Fundación Acción Cultural Loyola (ACLO), La Fundación Arakuarenda, la obra Arakuarenda en Charágua, entre otras más.
"La Compañía de Jesús en Bolivia, es un grupo de hombres excepcionalmente creativos y laboriosos. Se ve que viven a fondo el carisma apostólico de nuestro Fundador San Ignacio de Loyola", afirmó el P. Kolvenbach, en su segunda visita al país en 2001.


Superior General P. Arturo Sosa, SJ visita la Provincia de Bolivia
(14-Jul-2018)

El Padre Arturo Sosa SJ, Superior General de la Compañía de Jesús llegará a Bolivia del 14 al 19 de julio donde compartirá distintos encuentros en Santa Cruz, San Ignacio de Mojos, Cochabamba y La Paz.
Los temas que se abordarán en los encuentros se refieren a las fortalezas y los desafíos que acompañan la situación actual de la Compañía de Jesús como cuerpo apostólico. El P. Provincial de Bolivia, Osvaldo Chirveches SJ, comunica mediante la siguiente carta la noticia de esta visita.

Visita del P. Arturo Sosa SJ, Superior General de la Compañía de Jesús, a Bolivia

Queridas compañeras y compañeros de servicio en la Misión de Dios:

Reciban un fraternal saludo y el deseo que la alegría y fortaleza del Espíritu Ilene sus tareas diarias tanto de servicio como familiares.
Les escribo para comunicarles una alentadora noticia. El P. Arturo Sosa SJ, nuestro Padre General, visitará Bolivia a mediados de julio. Esta es una oportunidad maravillosa para encontrarnos, escucharle y hacerle saber nuestras alegrías y desafíos en este servicio que compartimos. Confiamos que podremos nutrirnos mutuamente del buen espíritu que nos traiga y renovar nuestro compromiso con la reconciliación y la justicia.
Los temas que tratará en los encuentros tienen que ver con nuestras fortalezas y los desafíos que acompañan nuestra situación actual como cuerpo apostólico en Bolivia, a saber, somos fuertes en Educación en sus variadas y diversas modalidades, presencia en medio de los pueblos indígena originarios y en medios de comunicación, por ello hay nuevos horizontes que debemos percibir para orientar nuestra action en esas direcciones. Los desafíos vienen de la vida en espíritu y servicio de colaboración entre jesuitas y laicas y laicos en la Misión, así como el mundo de los jóvenes y nuestra presencia en medio de ellas y ellos, tanto para anunciar la fe como para acompañar sus procesos vitales. Como ven la presencia del P. General entre nosotros y sus palabras responden a la realidad apostólica compartida y a nuestra vida misma como cuerpo. Nos toca aprovechar, en el sentido ignaciano de la palabra, este tiempo privilegiado para hater avanzar, crecer, fortalecer y continuar los procesos en que ya estamos inmiscuidos o percibir y proponer las nuevas sendas por las que nos tocara andar en adelante, siempre como cuerpo.
Durante su visita el P. General visitará la ciudad de Santa Cruz donde, además de participar de la Eucaristía de clausura del V Congreso Americano Misionero, compartirá el día 14 un encuentro con los medios de comunicacion de la Companía de Jesús y otros medios cercanos a nuestra acción apostólica con el tema "Los desafíos actuales de los Medios de Comunicación Social a partir de la Congregación General 36 de Ia Compañía de Jesús. El día 15 tendrá un encuentro con los jóvenes de la pastoral juvenil y vocacional de la Provincia con el tema "Sínodo de los Jovenes e importancia del trabajo en red", de cara a una mayor articulación en el trabajo juvenil.
Visitará las raíces de Ia Compañía de Jesús en San Ignacio de Mojos donde contactará con los movimientos parroquiales, la obra educativa Arajuruana de Fe y Alegría, los grupos de pastoral juvenil, el cabildo indígena y participará del "Foro Regional Andino Amazónico", dentro del programa general de la Red Eclesial Pan Amazónica (REPAM).
En Cochabamba, el tema central será la "Colaboración jesuitas y laicas-laicos en Ia Misión", y se reunirá también con los compañeros jesuitas en un encuentro fraterno y de mutuo conocimiento e intercambio. Allí también visitará Ia comunidad de la Tercera Probacion y a nuestros hermanos mayores en comunidad Ia Esperanza. El dia 17 a horas 19.30 presidirá la Eucaristía en el Templo de La Companía a la que les invito de manera especial a todas y todos quienes se consideran parte del espíritu que compartimos desde la espiritualidad ignaciana a celebrar eso que nos une y a disponernos a seguir colaborando en la Misión de Dios.
Su último encuentro temático en Bolivia relativo a "Educacción Jesuita hoy" lo realizará en la ciudad de La Paz, en la mañana del día 18 en el Colegio San Calixto organizado por la Fundación Educativa P. Pedro Arrupe SJ y el Movimiento de Educación Popular Integral y Promoción Social Fe y Alegría Bolivia. Antes de su partida a la Provincia de Argentina-Uruguay visitará la clínica Fides en El Alto, el día 19 de julio por la mañana.
Espero y les invito que de alguna manera u otra, presencialmente, por medio de los medios de comunicación o nuestra pagina WEB, puedan seguir los aportes y desafíos que el P. Arturo Sosa SJ nos dejará. Si desean recibir la revista-boletín de esta visita con gusto se la enviaremos en los primeros dias de agosto por lo que ruego tengan la amabilidad de solicitarlo a socioboljesuitas.org.bo
Hemos visto oportuno nombrar un vocero para que se dirijan a él todos los medios de comunicación que requieran información sobre esta visita del P. General. Así que les pido, tanto a jesuitas como laicas y laicos de nuestras instituciones, que orienten cualquier consulta o posible entrevista hacia el P. Sergio Montes SJ. Esto por cuidar una sola fuente de información para este tiempo tan valioso para nuestro cuerpo apostólico.
Desde ya nos alegramos por este momento de encuentro y contamos con su presencia para compartirlo y sacar el mayor fruto posible para nuestro diario vivir y servicio al Reino siendo Iglesia. Deseamos ser un cuerpo apostólico, con los ojos abiertos a esta realidad en la que Dios ya está trabajando y nos invita a colaborarle en ese empeño de hacer posible el Reino en Bolivia. Cuenten con mi oracion y compañia.

Fraternalmente,

P. Osvaldo Chirveches, SJ
Provincial Compañía de Jesús Bolivia


The Jesuit university should be a source of reconciled life – Fr Arturo Sosa
(12-Jul-2018)

The universities of the Society of Jesus should be "deeply committed to the processes of reconciliation," says Father General Arturo Sosa. Father General Arturo Sosa said this while addressing the International Association of Jesuit Universities in the Basilica of St Ignatius at Loyola, Spain.
Father Sosa said the Society of Jesus has found that the university is "a formidable space to put into practice the mission received from and inspired by the Gospel, to determinedly promote social justice and environmental sustainability through dialogue with cultures and religions."
Regarding the intellectual apostolate, Father Sosa said "intellectual work is apostolate when it is carried out in the open, not locked in a cabinet or within the comfort of its own certainties."
Father Sosa also invited the Jesuit universities to remain loyal to the Jesuit education tradition. "Being loyal to our tradition means creatively responding to the signs of the times." He went on to say "Experiencing the tension of creative loyalty is profound demand of the magis of the spirituality that inspires us." To handle those tensions, Jesuit universities rely on an identity that leads them to "bind people's live to a more humane world, advocating justice and reconciliation among individuals, peoples and the environment."


A foundational moment in a foundational place – Loyola, Spain
(12-Jul-2018)

Father General Arturo Sosa officially signed the charter establishing the International Association of Jesuit Universities (IAJU) on 11 July 2018, at Loyola, Spain. The charter was also signed by the Secretary for Higher Education, Fr Michael Garanzini, and representatives from each of the six Jesuit conferences.
Welcoming the 300 participants of the IAJU meeting to Loyola, Fr Ignacio Echarte (former Secretary of the Society), reminded the gathering that "this is where it all started 500 years ago." The Sanctuary of Loyola, built around the Loyola family Tower House, is the spiritual center of the region and a foundational reference for the Ignatian family worldwide.


Inauguration of International Association of Jesuit Universities - Bilbao
(09-Jul-2018)

The International Association of Jesuit Universities (IAJU) was officially inaugurated at Deusto University (Bilbao). The inauguration ceremony was attended by the King of Spain, Felipe VI; the president of the Basque Government, Iñigo Urkullu; and Father General Arturo Sosa SJ. Also present are 300 delegates from Jesuit universities around the world who are currently attending a conference in Bilbao, under the theme "Transforming Our World Together."
Addressing all the participants gathered in Deusto's classical main hall, Father General Arturo Sosa SJ's emphasized that "we have the opportunity to take a gigantic step in the service that the Society of Jesus and its universities give to the Church and the world, if we grow in collaboration among ourselves and if we are able to unite in a common horizon and idea of the immense work that universities around the world are already doing". In Father General's opinion, Jesuit universities should "delve deeper into our common commitment without losing any of our roots in each of the places". The goal is "to help the Church in its discernment of the service of reconciliation, between human beings, with Creation and with God".
Speaking earlier, Deusto University rector, Fr José María Guibert, recalled a letter that St Ignatius sent to the Spanish king at that time: "All the goodness of Christianity and of the whole world depends on the proper education of youth."
King Felipe VI of Spain shared memories of his student years at Georgetown University. With the Jesuits he learnt that "academic excellence must always go hand in hand with values like effort, responsibility and the common good". Felipe VI stressed that Jesuit universities have a specific model in which "values are at the core". He also mentioned the Jesuit intellectual apostolate, saying that it is all the more important today, in a world that faces challenges like inequality, violence, human rights violations or environmental damage.
The inaugural address of the Assembly, entitled "Catholic Social Teaching and the Role of the Jesuit University Today" was given by Cardinal Gianfranco Ravasi, President of the Pontifical Council for Culture and President of the Pontifical Commission for Sacred Archeology.


The International Jungmann Society meets in Nairobi
(04-Jul-2018)

The International Jungmann Society for Jesuits and Liturgy held its biannual congress at the Jesuit Mwangaza Spiritual Centre in Nairobi, Kenya, from 25 to 30 June 2018. The congress addressed the link between liturgy and popular devotions. While the liturgy of the Latin Catholic Church is particularly expressed in the celebration of the sacraments, especially the sacrament of the Eucharist, popular devotions are numerous, complex and marked by cultural and geographical diversity. Historical and religious reasons may explain their birth. How can they enrich the liturgy of the Church? What are the opportunities and risks? From Sacrosanctum Concilium (Vatican II) to Evangelii Gaudium (Pope Francis), theologians have approached this issue from different perspectives. For some, devotions speak to the heart of the person, while the liturgy speaks more to the intellect. For others, we should seek to harmonize popular practices with the liturgy of the Church, without forgetting what is stipulated in the last order of Canon Law, namely the salvation of souls, as the supreme law to be observed in any attempt to regulate the life of the Church (Can. 1752).
The Jungmann Society for Jesuits and Liturgy meets every two years, changing venue regularly. Thirty Jesuits from all continents, as well as 6 non-Jesuits attended the congress in Nairobi. This is the first time the association has held its congress in Africa, after having been in Rome (2002), Bangkok (2004), Fortaleza (2006), Montserrat (2008), Tampa (2010), Nitra (2012), Mexico (2014) and Dublin (2016). Apart from the theme chosen for this congress, a morning was dedicated to the theme of liturgical formation in the Society of Jesus, with the aim of introducing young Jesuits to the ars celebrandi from the first years of formation to priestly and religious life.
Historically, the Jungmann Society was born in the early 2000s (see Jesuit Yearbook 2004), in order to revive liturgical life within the Society of Jesus which has the reputation of being poor in liturgy. The fruits of the Jungmann Society are already beginning to be visible within the Society where some provinces have sent young Jesuits to undertake liturgical studies in Rome and elsewhere. The Association is always happy to invite scholastics to its meetings. The members of the Association give liturgy courses in various Church institutions throughout the world. They also help their respective communities and provinces to improve the quality of liturgical life. The venue and theme of the 2020 Congress are not yet known. It will be decided at the Committee meeting next January, after evaluating the suggestions sent by members.
Some members of the Jungmann Society participated in the Eucharistic celebration for the ordination of five Jesuits in Nairobi, before the congress. Some others have prolonged their stay in Kenya for a few more days, to deepen their experience of the African liturgy and realities. And during the Congress, two separate Kenyan Choirs were invited to sing at two different Eucharistic celebrations. The Jungmann Society's members appreciated the vibrant and active participation of so many people at the Eucharistic celebrations in Kenya.


Discerning Future apostolic preferences based on founding documents
(12-Jun-2018)

Discerning Universal Apostolic Preferences for the next ten years and a review of key Jesuit sources were major themes of a June meeting at the Jesuit General curia. A full day was spent in a spiritual and reflective reading of the Formula of the Institute - the founding document of the Society of Jesus. Father José de Garcia de Castro, a Spanish Jesuit and an expert in Ignatian Spirituality and in the Jesuit Constitutions, guided a series of meditations and reflections. The Consiglio then connected the concepts and experiences of Ignatius in the 16th century to contemporary times. The Formula of the Institute speaks about ministries of reconciliation as being one of the foundational themes; and indeed the word ‘reconciliation' has been a major focus of last number of General Congregations.
General Congregation 36 has asked for a revision of the Statutes on poverty. In a session entitled "Jesuit poverty yesterday and today", we looked at inspirational input from our sources - the autobiography of St. Ignatius; the Spiritual Exercises; the Constitutions and the Spiritual Diary of St Ignatius. We then moved on to explore a spirituality of poverty in contemporary times.
Throughout the week, the method of spiritual conversation was used. This involved periods of individual silent prayer after most inputs followed by small group sharing.
The meeting took place from Monday, 3 June to Friday, 8 June. It included members of the Council of the Superior General along with Presidents of the Conferences of Provincials. Also present were the heads of apostolic sectors for Higher Education, Secondary and Pre-Secondary education, Justice and Ecology and Collaboration.


Jesuits in the New Province of Canada: not administrators, not dreamers, but committed "collaborators"
(28-May-2018)

Church of the Gesù, Montréal, May 27, 2018

Father Arturo Sosa, Superior General of the Jesuits, has already spent more than a week in Ca-na-da. After Toronto and Midland, he met for a few days with the provincial superiors of Canada and the United States in Montreal. On Friday, May 25, he went to Quebec City, stopping along the way at the Jesuit infirmary in Richelieu, in the enchanting setting of the banks of the Richelieu River. The infirmary is under the responsibility of the Missionary Oblates of Mary Immaculate; Oblates and Jesuits, therefore, share the facilities but also part of their community life.
On Saturday, May 26, Fr. Sosa visited Jesuit works in Quebec City and participated in the diac-onal ordination of a young Haitian Jesuit, Johnny Masséba.
He returned to Montreal to participate in a key moment of his stay in Canada, the Eucharistic celebration of thanksgiving to mark some 400 years of Jesuit presence on Canadian soil. This Mass took place at the Church of the Gesù, in downtown Montreal, where, in 1842, Jesuits resumed their service in Canada, at the invitation of the Bishop of Montreal, after the Restoration of the Society of Jesus.
The importance of this celebration, however, was not primarily nostalgic. On the contrary, Father General's presence was an opportunity to make the public announcement of the creation of a new Jesuit Province that would bring together what had hitherto constituted the two Provinces of English and French Canada. The decree from Father General was read, in the two official languages of the new Province, at the heart of the celebration, after the homily of the Superior General. During the homily, Father Sosa took the opportunity to clearly express his vision and hopes for the Society of Jesus in the future, here in Canada but also throughout the world.
In making the link with the liturgical feast of the Most Holy Trinity, Father General recalled how Saint Ignatius, in the Spiritual Exercises, had imagined the loving and fertile dialogue between the Father, the Son and the Spirit who contemplated the world with its joys and sorrows. He stressed that God's plan that followed was realized with Mary in conditions of humility and poverty. And Father Sosa to affirm that we had the responsibility to continue this mission, God's mission.
"What are we going to do?" he asked. "To serve the mission of the Church which is to serve Christ as companions in a mission of reconciliation and justice". In Canada, in his opinion, this means approaching young people with the joy of the Gospel, welcoming strangers, creating new relationships with Aboriginal peoples, and taking care of this beautiful country.
"How are we going to do it?" he continued. By participating, as collaborators, in networks and partnerships with many people, Christians and other people of good will. This will have to be done both by discerning and by concretely planning our actions. He added, "Discernment and planning cannot be separated. By planning without discerning, we are administrators. By discerning without planning, we are dreamers.
Father Sosa drew attention to another point: the first Jesuits were both educated and poor. The Jesuits of Canada must be "learned" to serve effectively; in this sense, every Jesuit apostolate must have an intellectual apostolate dimension. But what a blessing it would be if the Society of Jesus could honestly say that its "learned Jesuits" or "intellectuals" had been taught by the poor!
Father General expressed one last wish at the end of his homily: that the new Jesuit Province of Canada live under the sign of audacity. It would be "the audacity of those who believe that the divine Word has come into this world, that he has taken flesh in Mary, that he has passed through death and has risen to lead us all to the fullness of life".
After a moment of fraternity with those who had come to the Church of the Gesù to participate in this festive moment, Father Arturo Sosa and his Assistants headed to the airport to go to Regina, Saskatchewan.

 


Quebec - Haiti: a Jesuit Connection (A visit under the signs of rootedness and openness to the world)
(28-May-2018)

It was in Quebec City that the French Jesuits of the 17th century established the "base camp" for their mission of evangelization in North America. It was in the footsteps of these pioneers that Father Arturo Sosa, Superior General of the Jesuits, had a very busy day in the same city of Quebec on Saturday, May 26.
The main reason for his visit to the historic city was the ordination to the diaconate of a Jesuit, Johnny Masséba. Johnny is Haitian; he studied theology at Laval University in Quebec City. His ordination was presided over by His Eminence Gérald Cardinal Lacroix, Archbishop of Quebec. He was therefore the successor of Saint François de Laval, the first bishop of New France. Like his venerated predecessor, Cardinal Lacroix is close to the Jesuits and shows great interest in their presence in his diocese.
During his homily, on the Feast of the Most Holy Trinity, Cardinal Lacroix insisted on the fact that the Trinity is "open", welcoming, and that it invites us to open ourselves. Talking directly to Johnny, with whom he had had a very rich preparatory meeting, he encouraged him to be a missionary of hope, to always let himself be led by the Holy Spirit and, quoting Pope Francis, to choose God without respite, without ever being discouraged because the strength of the Holy Spirit will always be there to support him.
At the beginning of the celebration, Father General gave a short talk. He stated that the strength of the spiritual roots of the founders of the Canadian Church continues to animate today's apostolic impulses in a changing world. He stressed that Jesuits all over the world wanted to participate in a project of an evangelization adapted and acculturated to our time. In closer connection with the celebration of the diaconal ordination, Father Sosa pointed out that Johnny Masséba's testimony was one of commitment to service. This testimony can help young and old alike to find meaning in their lives and a path for wholeness growth, in a world that seeks orientations and references. Father General affirmed that the path of the diaconate for a young Jesuit leads him to participate in the fabulous project of Ignatian spirituality, a project that always invites to love and to serve. Finally, Father Sosa pointed out how significant the ordination of a Haitian Jesuit in Quebec was. It is an example, among many others, of the universal character of the Society of Jesus of our time, which seeks, wherever it is called, to be at the service of faith based on the promotion of justice.
It should be noted that Johnny Masséba, like all Haitian Jesuits, is part of the Jesuit Province of French Canada. There are historical reasons for this: Canadian Jesuits were those who, in the last century and until their expulsion by Dictator François Duvalier, helped the Haitian Church train a local clergy. After their return to Haiti from 1986, many Jesuit vocations arose. Today, some fifty Haitian Jesuits have more and more autonomy in their apostolic commitments.
Father General's day in Quebec City included other activities, beginning with an early morning lunch with Cardinal Lacroix. He then spent some time at the Centre de spiritualité Manrèse, a major Jesuit work in French Canada, a training school for Ignatian spiritual guides. He answered several questions from the Manrèse team, some on his personal experiences and others about the place of Ignatian spirituality for the Society of Jesus today.
He then stopped, at noon, at Maison Dauphine pour les jeunes, a work associated with the Society of Jesus founded Fr. Michel Boisvert, who died prematurely. The organization provides services to youth in difficulty, including a street school that offers an educational track adapted to youth who have not been able to follow a regular school curriculum. A way for the Society of Jesus, in Québec, to intervene "at the borders", in the heart of the world, with the wounded.


Fr General Celebrates Pentecost at the Martyrs' Shrine in Canada
(22-May-2018)

Jesuit Superior General Fr. Arturo Sosa, SJ, capped off the second day of his trip to Canada with a visit to Martyrs' Shrine in Midland, Ontario, which was constructed in 1926 in honor of six Jesuit and two lay martyrs from the 17th-century missions along the Wye River.
Jesuits arrived in the area in the early 17th century to minister to the Indigenous Wendat people. Fr. Sosa began his day with a tour of the recreated village of Sainte-Marie among the Hurons. French Jesuits began the mission in 1639, and it ended in 1649 when they were forced to abandon and burn it down. The site was then dormant for centuries until 1974 when it was excavated and historically reconstructed.
Fr. Sosa was welcomed there by Father Michael Knox, SJ, director of Martyrs' Shrine, who gave him a tour and explained how the Jesuits would have lived with the Huron people in the 17th century.
Next, Fr. Sosa visited the nearby field where Jesuits Jean de Brébeuf and Gabriel Lalemant were tortured and killed by the Iroquois in 1649. In 1977, Father Pedro Arrupe, SJ, another Superior General of the Jesuits, knelt in prayer at the site, and yesterday, Fr. Sosa prayed there as well.
Fr. Sosa's third stop was to the Martyrs' Shrine itself - the centerpiece of the pilgrimage area - which is dedicated to the six Jesuit and two lay martyrs. The Shrine houses the relics of St. Jean de Brébeuf, SJ; St. Gabriel Lalemant, SJ; and St. Charles Garnier, SJ. More than 110,000 people from around the world visit the Shrine's expansive grounds each year.
Fr. Sosa celebrated the Mass of the Solemnity of Pentecost at the Shrine, and in his homily reflected on a number of themes, including how the 17th-century Jesuits trusted in the Holy Spirit.
"The dream of bringing the Christian faith and European civilization to a new world and to new peoples required much trust in the guidance of the Holy Spirit. And so, I feel that it is a fitting honor to celebrate Eucharist with you in this holy place on the Feast of Pentecost as we continue to remember what happened here - the lights and shadows - 400 years ago."
He also talked about the Pentecost moment we find ourselves in. "While the original mission of Ste. Marie has been abandoned since 1649, might we consider it a ‘Pentecost moment' to find ourselves here today? For Pentecost celebrates the presence of God among us who, through his Spirit, pursues the ancient desire to ‘renew the face of the Earth' (Ps 103). And on this great feast, 50 days after Easter and following the celebration of the Ascension where Jesus tells us ‘remember, I will be with you always' (Mt 28), Jesuits and friends remember and renew what has been accomplished here, often at great cost."
Fr. Sosa said that he came there to listen and to learn. "Thus, together, will we better serve and proclaim the Gospel in ways that many, in the incredible diversity of our contemporary world, will better understand and accept." He ended his homily with a Wendat blessing.


"Companions with Others in a Mission of Reconciliation and Justice"
(21-May-2018)

Meeting with Jesuits in Formation is First Stop of Fr. Arturo Sosa's 12-Day Canadian Visit

(Toronto, Saturday, May 19, 2018) -- On day one of his first official visit to Canada since being elected Superior General of the Jesuits in late 2016, Fr. Arturo Sosa, S.J., started his agenda-packed day at Regis College in Toronto doing something he loves: meeting Jesuits in formation. The 40 men, called Jesuit scholastics, are preparing for the priesthood, a process that can take anywhere from 8-12 years.
Founded in 1930 to train Jesuits, Regis College, which is affiliated with the University of Toronto, today offers degrees and programs for lay students, preparing men and women for pastoral ministry and academic careers. While Regis College has been preparing Jesuits for ministry for more than 80 years, Jesuit formation in Canada dates to 1635.
As a Jesuit, Fr. Sosa has always been close to men in formation. As Delegate for the Interprovincial Roman Houses of the Society of Jesus in Rome, he had responsibility for the universities in Rome that train Jesuits for ministry, including the Pontifical Gregorian University, the Pontifical Biblical Institute and the Pontifical Oriental Institute.
In his conversation with scholastics, Fr. Sosa said that reconciliation is at the core of a Jesuit's vocation - reconciliation with human beings, with the environment and with the Trinity. He spoke about the need for men in formation to promote justice and be merciful and to live an austere, ecological lifestyle in proximity to the poor. Another theme was the universality of a Jesuit vocation, calling on Jesuits to be "world citizens, deeply inculturated in the light of the Gospels, sharing with other cultures."
Describing the Society's ongoing discernment about new apostolic preferences as a dynamic process, Fr. Sosa said all Jesuit works should be part of the one and only mission of the Society of Jesus at the service of the Church and humanity. Saying that "we cannot and do not want to do things by ourselves," Fr. Sosa also spoke about the need for collaboration with lay partners.
Heading next to St. Paul's Basilica in downtown Toronto, Fr. Sosa concelebrated the ordination of seven Jesuits, two of whom were ordained to the priesthood and five to the diaconate. The Most Reverend Terrence Prendergast, S.J., Archbishop of Ottawa, himself a Jesuit, presided at the noon Mass and ordained the Jesuits. All seven men have been preparing for this moment during the last several years of theology studies at Regis College.
In his address at the beginning of Mass, Fr. Sosa, who will celebrate the 41st anniversary of his own ordination this summer, spoke about his joy at being able to begin his trip to Canada with the celebration of ordination. He said, "When young men, young people to whom contemporary life offered so many different vocational choices opt for the service of their brothers and sisters and the service of the Lord...they are living testimony of the current relevance of the ideal that Jesus proposed to his close disciples."
The newly ordained priests and deacons hail from both Canada and the United States. Edmund Kwok-Fai Lo, S.J., and Artur Robert Suski, S.J., both members of the Jesuits' English Canada Province, were ordained to the priesthood, while Edward Dawson Penton, S.J., also from English Canada, was ordained a deacon.
The other deacons are Christopher Ewing Grodecki, S.J., from the Jesuits' Maryland Province; Alex Anthony Cazcarro Llanera, S.J., and Robert Bruce Van Alstyne, S.J., from the USA West Province; and James Ronald Sand, S.J., from the USA Midwest Province.
Jesuit formation is a top priority for the Society of Jesus as evidenced by the breadth of Canadian formation houses. In addition to Regis College, the Jesuits of Canada operate novitiates in Montreal and in Port-au-Prince, Haiti, as well as a house of first studies in Toronto and two houses of special studies in Ottawa and Quebec City. Committed to formation in Indigenous culture, history and spirituality, the Jesuits established an Indigenous immersion experience for Jesuits in formation two years ago. This summer, the two Jesuits ordained today, Frs. Lo and Suski, will have pastoral assignments in First Nations communities.
Fr. Sosa's concelebrants for the ordination Mass included Fr. Peter Bisson, S.J., the Provincial of the Jesuits' English Canada Province, and Fr. Erik Oland, S.J., the Provincial of the French Canada Province, which includes Haiti. This summer, the two Provinces will form one new Province of Canada. Fr. Sosa named Fr. Oland as the new Province's first Provincial. He assumes his new role on July 31, 2018, the feast of St. Ignatius of Loyola, the founder of the Jesuits.
After a reception with new priests and deacons, Fr. Sosa headed to an on-camera interview with Salt + Light, a Catholic media ministry in Toronto.
At the end of his first day in Canada, which concluded with a casual barbeque with scholastics at their residence near Regis College, Fr. Sosa expressed joy, consolation and excitement about the rest of his visit.
"What a beautiful way to start a trip. One down, one to go. I can't wait," he said, referencing the Quebec City ordination he will attend next weekend.

JCU Website (in English)


“Pidan para que la Compañía sea capaz de discernir” – P. Arturo Sosa
(14-May-2018)

El Padre General, Arturo Sosa, ha visitado este lunes, 14 de mayo, la comunidad de jesuitas de Alcalá de Henares, acompañado por el Provincial, Antonio España, el asistente de Europa Meridional, Joaquín Barrero, y el delegado para la Tercera Edad, Cipriano Díaz. Sosa ha llegado al Colegio San Ignacio de Loyola, donde se encuentra la comunidad, tras reunirse con el Obispo de la diócesis de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Pla.

A su llegada, el Padre General ha sido recibido por Rafael Mateos, superior de la comunidad. Juntos se han dirigido a la enfermería, donde han saludado individualmente a los jesuitas de esta comunidad. Al mediodía el P. Sosa ha presidido la Eucaristía en la festividad de San Matías. En la homilía ha instado a seguir el ejemplo del Apóstol aceptando "la llamada del Señor con agradecimiento". También ha recordado el tratamiento entre jesuitas como "amigos en el Señor en la medida que somos amigos del Señor. Sin él nada podemos hacer". Igualmente, ha expresado su gratitud recalcando que la "amistad es dar la vida, y en esta comunidad hay muchas vidas dadas al Señor".

Arturo Sosa ha destacado la figura de Pedro Arrupe como ejemplo de alguien que entregó su vida al Señor y ha pedido a los presentes que "pongan en su oración a Arrupe y pidan por su beatificación"; también, ha pedido oración por la Compañía: "En cualquier discernimiento hay que dejar clara la manera en que uno ha de tomar la decisión. Por ello, pidan para ayudarnos a que la Compañía sea capaz de discernir".

Tras la misa, el P. General se ha dirigido al Archivo Histórico de la Provincia de España en una visita dirigida por el H. Wenceslao Soto, director del mismo, junto a los jesuitas Amancio Arnáiz y Juan Andrés Llauger que trabajan en él. Entre otros, Soto ha mostrado a Arturo Sosa algunos de los más valiosos documentos del archivo, como una edición facsímil del testamento de Isabel ‘la Católica', un pergamino de finales del S. XIV o una provisión real de Juana ‘la Loca'. Arturo Sosa ha mostrado especial interés por un documento firmado en Caracas en 1729 y varias cartas del jesuita Cristóbal Ferreira, cuya vida fue narrada en la película Silencio. En este archivo también se conservan reliquias de beatos y jesuitas que le han sido mostradas.

El Padre General ha compartido el almuerzo con la comunidad, finalizando así su visita a la Provincia de España que comenzó el viernes con la reunión de superiores de comunidades jesuitas. En este viaje, Sosa ha mantenido encuentros con laicos y jesuitas de la PAL de Madrid, miembros de equipos directivos del Sector de Educación y ha visitado Villagarcía y Valladolid para finalizar en Alcalá de Henares. Próximamente, volverá a España para la reunión internacional de universidades jesuitas, que tendrá lugar entre el 8 y el 12 de julio en Bilbao y Loyola; también visitará Cataluña entre el 21 y el 27 de septiembre para las reuniones de jesuitas de Europa.

 


"Nosotros colaboramos" más que "ellos colaboran" – P. Arturo Sosa
(14-May-2018)

La visita del Padre General a la PAL de Valladolid, Villagarcía y León comenzó en la enfermería de Villagarcía de Campos el domingo de la Ascensión. Acompañado del Provincial de España, Antonio España, del asistente de Europa Meridional, Joaquín Barrero, del delegado para la Tercera Edad, Cipriano Díaz, y el delegado de la PAL, Gerardo Villar, recorrió las estancias saludando a los residentes y al personal que cuida de los mayores. Un encuentro de amistad, entre compañeros, que a las 12h. Se extendió a más jesuitas, más de un centenar, ya en la Capilla del Cristo, recientemente reformada. Se presentó como el jesuita admirado y agradecido por conocer Villagarcía. "Todo un mito", decía, por todas las noticias del noviciado y de sus prácticas conocidas a través de los jesuitas españoles que llegaban a Venezuela, su país natal. Comentaba que cuando él entró en la Compañía de Jesús, los jesuitas solo llevaban 50 años en Venezuela y un 40 por ciento de sus compañeros eran españoles. Con todo, lograron una transición buena gracias a su inculturación desde la que transmitieron su pasión por Jesús.

El núcleo de la charla de Arturo Sosa partió de la Congregación General 36, del encuentro donde fue elegido para sustituir a Adolfo Nicolás en 2016 y cuyos decretos marcan el futuro de la vocación jesuita hacia la "reconciliación". "Con toda esa complejidad de un mundo herido, en movimiento y desigual, solo existe sanación si existe justicia, misericordia y perdón". Para Sosa, el sentido de reconciliación lleva presente en el núcleo de la Compañía desde congregaciones anteriores aunque expresada desde otras dimensiones como fe y justicia, diálogo entre culturas y religiones. El desafío actual es que ese futuro se construye en colaboración con otros. "La CG36 atendió más el modo de lo que hacemos que el qué hacemos", explicó, y entre los maneras de hacer las cosas, señaló el primero: el discernimiento, un primer modo que va unido a la planificación apostólica "para llegar a hacer las cosas mejor, más y mejor" y el trabajo con otros. "La misión de la Compañía de Jesús no es de la Compañía, es de la Iglesia, porque desde que nacimos, nacimos para servir a la Iglesia". Invitó a los jesuitas a que cambien "la cabeza" y piensen más en que "nosotros colaboramos" más que "ellos colaboran". Y añadió: "compartir misión incluso con quien no compartimos la fe pero sí compartimos la misión".

También Arturo Sosa repasó los tres mandatos de la CG36 a los jesuitas: la revisión en profundidad de las preferencias apostólicas con la mayor participación de los jesuitas. Un trabajo que durará 10 años, tiempo que se dedicará a la planificación del cómo se llevarán a cabo. El segundo mandato es revisar el estatuto de pobreza y las normas de administración de los bienes temporales. "Nos pone en una situación espiritual importante porque nos pone delante de uno de los temas más espinosos como es la pobreza". Recordó cómo los primeros jesuitas vivieron la pobreza de la que nació la Compañía de Jesús y el voto que pronuncian los jesuitas. "La imagen que damos no es que vivimos pobremente. Objetivamente, en la mayor parte de los casos, como cuerpo, nuestra imagen está demasiado lejos de vivir la pobreza", reconoció. Para Sosa lo importante en el futuro es reconocer la manera de ser más cercanos al Jesús que se encarnó en la humanidad "pobre entre los pobres". Por último, el tercer mandato, es la promoción de la cultura de la salvaguarda de niños y personas vulnerables. Un mandato ambicioso porque la contribución sería la de la transformación social desde la justicia y la reconciliación. "Un trabajo complejo que no durará 10 años sino generaciones".

 


La experiencia de la Fundación en Todo Amar y Servir de la Provincia de Chile
(11-May-2018)

¿Por qué no invertir un peso para obtener cuatro?

Del 1 al 5 de mayo, la Provincia de Chile, a través de la Fundación En Todo Amar y Servir, ofreció un taller a las provincias de la CPAL interesadas en mejorar sus niveles de recaudo de fondos por donaciones. Participaron las oficinas de México, Paraguay y Venezuela. El taller se realizó en la Casa de Espiritualidad de la municipalidad de Padre Hurtado, en el área metropolitana de Santiago.

Historia de este taller.
En el mes de julio de 2010, en la casa de Anhanguera, San Pablo, Brasil, tuvimos la tercera reunión de la Red Claver. En esta ocasión, se presentó a los participantes un modelo que se estaba implementando en Brasil, por diversas ONGs. Se trataba del Plan de Socios que aportan pequeñas cantidades, y que permanecen 5 años. Las provincias de Paraguay y Colombia lanzaron el programa. Colombia ya no lo tiene y Paraguay lo ha desarrollado con recaudadoras que reciben el dinero en efectivo. En Mayo de 2014, la provincia de Chile, a partir de la experiencia del Hogar de Cristo, inició el Plan de socios, vía trasferencias bancaria o cargo a la tarjeta de crédito. Al finalizar el año contaban con 100 socios y le entregaron a la provincia US$7.000. Para diciembre de 2017, contaban con 3.200 socios y un recaudo de US$ 470.000. Para final de este año habrán alcanzado la cifra de 5.000 socios cuyos donativos oscilan entre US$1,50 y US$250 por mes. El costo de la recaudación se sitúa en este momento en el 18%, lo que significa que por cada dólar recaudado, entregan a las obras 82 centavos.

El contenido.
Durante tres días del taller, contamos con la presencia del director de sistemas y manejo de los datos de los donantes; con las captadoras que buscan los socios; con el coordinador del programa, el director de la Fundación y el Ecónomo de provincia. Ellos nos contaron el proceso, los logros, los fracasos y las lecciones que han aprendido.

¿Qué es el Plan de Socios?
Es una manera de vincular a personas a las respuestas educativas, sociales, y pastorales, que están implementando los jesuitas en Chile. La calve del éxito ha sido el acceso a "personas que conocen otras personas" (referidos). Este se convierte en una reacción en cadena "...vaya donde este colega que le va a interesar y dígale que yo lo referí". Ahí está la clave. Bastan unos nombres de un exalumno, un exjesuita, un familiar para empezar.
El plan de socios supuso, de parte de la provincia Chilena, la inversión de recursos, que ya se ha recuperado. Hoy la fundación aporte al sostenimiento del SJM, Infocap, el Santuario del Padre Hurtado, Lican (con la comunidad Mapuche) y para el Centro de Espiritualidad Ignaciana.

Una propuesta exitosa en un contexto difícil. Condiciones para buenos resultados.
El Plan de Socios de la provincia Chilena ha sido exitoso en un contexto complejo. En Chile hay muchas organizaciones laicas y de la Iglesia que recaudan sus fondos con este modelo. Por otro lado los escándalos de abusos, han llevado a una caída de la favorabilidad y confianza en la Iglesia Católica.  Para el éxito de este programa ha sido claves la continuidad en las políticas del gobierno provincial y de la administración provincial. Así mismo, la aplicación de estrictos sistemas de planeación, seguimiento, evaluación llevados por profesionales. Todo esto, acompañado de una relación muy cercana y personal a los socios, para manejar los tiempos de crisis económica por parte del socio o de percepción de la obra apoyada.

Una mirada hacia adelante.
Cuando los colegios se expandieron por el mundo, usaron un modelo que estaba siendo implementado en los colegios de Mesina y siguientes, la Ratio Studiorum. Cambiaron los sujetos que enseñaban, cambiaron los alumnos, cambiaron los climas, pero el modelo exitoso continuó siendo la columna vertebral de la educación de los Jesuitas.
Al final de taller quedó esta pregunta para todos los colegas de la Red Claver: ¿Debemos reinventar la rueda en cada provincia para contribuir con nuevos recursos a la misión de la Compañía?, ¿Podemos desarrollar una visión corporativa, teniendo a la Fundación En todo Amar y Servir como la que entrene, ayude en la selección de captadores, y mantengamos en un solo servidor, toda la información?
Termino dando las gracias a la provincia de Chile por ofrecernos esta posibilidad... y sigamos remando mar adentro.

Jorge Serrano ATDR
Roma, Mayo 8 de 2018


España: Setecientos jóvenes en los Encuentros pascuales de MAG+S
(04-May-2018)

El subsector de pastoral juvenil de la Provincia de España ha organizado este año diez Encuentros de Pascua para unos 700 jóvenes. Los encuentros se tuvieron en varios sitios y con diferentes formatos, pero con el mismo espíritu: contemplar y compartir, para acompañar y servir a Jesús y a los demás. Para una persona joven que quiere seguir a Jesús en un mundo exigente y apresurado, vivir auténticamente la Pascua es una ocasión única y central en su camino de fe. La Pascua tiene momentos de oración, de acompañamiento personal, tiempo de compartir en grupo y de participar en las celebraciones litúrgicas del triduo pascual.
(Fuente de la noticia en https://jesuits.eu)


Bélgica: Las comunicaciones están en nuestro ADN
(04-May-2018)

Treinta y cuatro jesuitas y colaboradores, expertos en el mundo de la comunicación, de diez y nueve países de Europa y otros más distantes, han tenido su encuentro anual en Bruselas la semana pasada. El grupo JesWeb comenzó a reunirse en 2005 como el grupo de jesuitas y colaboradores encargados de mantener las ‘páginas Web' de las provincias. La reunión comenzó con un vídeo-mensaje personal de ánimo, por parte del Padre General Arturo Sosa, que recordó a los reunidos que "para San Ignacio la comunicación entre los jesuitas y sus colaboradores era casi una obsesión; está en nuestro ADN... ‘Nuestra misión es salir a todo el mundo y proclamar la Buena Noticia'". Leer más (en inglés)...


Plataforma para la participación en el Sínodo de la Juventud de 2018
(04-May-2018)

La Red de Pastoral Juvenil y Vocacional de la Conferencia de Provinciales jesuitas de América Latina (CPAL) está desarrollando una plataforma en Internet que va a ofrecer un canal de comunicación para jóvenes en orden a que puedan participar activamente en los trabajos del Sínodo de la Juventud, en Roma, en octubre. La plataforma, a la que se accede en https://escuchando.lat/ será un puesto de seguimiento para jóvenes de Latinoamérica y el Caribe, durante este tiempo de preparación, y un puesto de participación durante el mismo Sínodo. Leer más...


Nuevos Estatutos de la Red Mundial de Oración del Papa
(04-May-2018)

Con el impulso del Padre Adolfo Nicolás, el proceso de recreación del Apostolado de la Oración viene progresando desde hace unos años. El 18 de abril del 2018, el Obispo Angelo Becciu, Sustituto para asuntos generales de la Secretaría de Estado del Vaticano, informó al Padre General Arturo Sosa, que el pasado 27 de marzo de 2018, el Santo Padre constituyó la Red Mundial de Oración del Papa (Apostolado de la Oración) como una obra pontificia, con sede en el Estado de la Ciudad del Vaticano, y aprobó sus nuevos estatutos. Las Provincias y Regiones de la Compañía de Jesús continuarán apoyando la Red Mundial de Oración del Papa, para que el Evangelio pueda crecer en las vidas de mujeres y hombres de nuestro tiempo.


Kenya: Enlazando África y Europa en Nairobi
(04-May-2018)

Con ocasión de la asamblea plenaria de JESAM - Conferencia de Provinciales jesuitas de África y Madagascar -, en Nairobi, del 26 al 28 de abril, el P. Frank Janin (Presidente de JCEP), - Conferencia de Provinciales jesuitas de Europa -, y el P. Johan Verschueren (ELC) participaron el día 24 en la "Comisión mixta", encuentro semestral, de representantes de ambas Conferencias. El encuentro anterior se tuvo, el pasado octubre, en Ludwigshafen (GER). Actualmente la ‘comisión mixta' está compuesta por los Presidentes y otro miembro de cada Conferencia.
Hubo también otro encuentro con algunos miembros de la ‘Comisión de Solidaridad Internacional', una iniciativa nueva de la última Congregación General XXXVI.
(Fuente de la noticia en https://jesuits.eu )


Fr Sosa visits restored Chapel of "Silk Weavers" in Venice (Italy)
(13-Apr-2018)

On Wednesday, 11 April 2018, Father General Arturo Sosa visited Venice to participate in the inauguration of the restored Chapel of Silk Weavers (Cappella dei Tessitori di seta) in the Church of the Assumption. The restoration of the chapel was completed with the help of the Swiss Foundation Pro-Venice. Father General was accompanied by Father Joachin Barrero, Regional Assistant for Southern Europe Assistancy, as well as Father Gianfranco Matarazzo, provincial of the Euro-Mediterranean Province of the Society of Jesus. Civic authorities of the City of Venice also participated in the ceremony.

Although the Society no longer has a community in Venice, Father General noted that the city "remains a great light for the Jesuits and their history, which was lit when the first ten companions, most of whom had completed their studies at the Sorbonne in Parish, gathered there in 1537 with the intention of embarking for the Holy Land and beginning a full apostolic life."

The Venetian stay of the first companions was a time of discernment, of searching for the will of the Lord, so that they could make a decision about their future. Even today, the Venetian period remains for the Jesuits a heritage of lived history, an essential memory. General Congregation 36 recalled the importance of the Venetian period of the Society by saying of the first companions, that "As they discerned new direction for their lives, they held fast to what they had already found to be life-giving: sharing their lives together as friends in the Lord; living very close to the lives of the poor; and preaching the Gospel with joy." (GC 36, D.1 n4).

 


Inauguración del Año Jubilar de San Luis Gonzaga
(12-Mar-2018)

El Padre General Arturo Sosa, SJ inauguró el Año Jubilar de San Luis Gonzaga en la Iglesia de San Ignacio en Roma, el pasado 9 de marzo. Aproximadamente 100 sacerdotes concelebraron con el Padre General la misa, y una gran congregación participó en ella. El Año Aloisiano del Jubileo tiene lugar del 9 de marzo de 2018 al 9 de marzo de 2019.

San Luis Gonzaga (1568-1591) renunció a una vida privilegiada y a una herencia principesca para vivir los votos de la vida religiosa hasta el punto de contraer una peste, debido al cuidado desinteresado que él tenía con las personas enfermas. Era el hijo mayor del Marqués de Castiglione y heredero del título familiar. Los Gonzaga eran conocidos como patronos de artistas del Renacimiento, y gobernaban lo que equivalía a un reino.

A continuación, se encuentra la homilía del Padre General en la inauguración del Año Aloisiano del Jubileo.

P. Arturo Sosa, S.I.
Inauguración del Año Jubilar de Luis Gonzaga
Homilía - 9 de marzo de 2018
Iglesia de San Ignacio
Roma

La juventud de San Luis Gonzaga no es solo una cuestión de edad. Es la juventud que proviene de la libertad, la libertad de discernir para tomar decisiones en armonía con el plan de Dios, y la voluntad de llevar una vida consistente con la elección hecha. Por esta razón, damos la bienvenida a la feliz coincidencia de las fechas del Año Aloisiano del Jubileo, con la muerte de Estanislao Kostka, SJ, el Sínodo sobre la juventud, la fe y el discernimiento vocacional, y la Jornada Mundial de la Juventud.

La libertad que nos hace jóvenes es el resultado de la liberación que la humanidad recibe de la Encarnación y la Resurrección de Jesús. Jesús, el Hijo, que se hizo uno de nosotros, abre el camino a la liberación, el fruto del amor que da vida, porque todos tenemos vida en abundancia. El encuentro de cada ser humano con Jesús lo libera de todo lo que le impide seguir el camino del don del amor. El encuentro con Jesús cambia nuestra forma de ver, lo que nuestra estrecha mirada nos ha impuesto.

La liberación en Cristo nos invita a tomar caminos que nunca antes habíamos imaginado. Caminos que no sabemos hacia dónde nos llevarán; pero no es necesario saber porque esta libertad adquirida se deriva de la fe, se deriva de la confianza depositada solo en Dios, quien nos guiará con su Espíritu Santo. La libertad consiste en mantener toda nuestra confianza únicamente en Dios y en dejarnos guiar hacia Él por los senderos que nos quiere revelar en ese momento.

Desde el momento en que fue liberado en Cristo, San Pablo puede afirmar: considero que todo es una pérdida debido al valor incalculable de conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por cuya causa he perdido todas las cosas. Los considero basura, para ganar a Cristo y encontrarme en él, no teniendo una justicia propia de la ley, sino la que es por la fe en Cristo, la justicia que proviene de Dios sobre la base de la fe. (Filipenses. 3:8-9)

Hacerse joven, dejar la infancia atrás significa salir de uno mismo, aceptar que el centro de la vida real está fuera de nosotros, en el amor que hemos recibido. La experiencia de ser amado es la fuente del proceso de liberación, con el que es posible tomar decisiones fundamentales. Para hacer una elección, en el lenguaje de la espiritualidad ignaciana. Los jóvenes sueñan con una vida diferente, mejor que la que conocen a su alrededor. La libertad interior despierta el deseo de contribuir a hacer real esta vida mejor, y conduce a la necesidad de elegir una manera de hacerlo.

Juventud es también la habilidad de discernir de tal manera que se encuentra, en los movimientos internos y en las experiencias de la propia historia, cómo el Señor continúa actuando en el mundo y confirma el llamado a seguirlo. El llamado para ayudar a reconciliar a los seres humanos entre sí, y para cuidar de nuestro hogar común, este universo en el que vivimos con tanto descuido, y también con Él, nuestro creador.

El discernimiento exige que vivamos libres de las reglas que nos imponen ofrendas y sacrificios en nombre de Dios. Que sigamos al amor como la única forma de vida verdadera y el único mandamiento, como el escriba que le pide a Jesús que entienda bien: Bien dicho, maestro, respondió el hombre. Tienes razón al decir que Dios es uno y no hay otro más que él. Amarlo con todo tu corazón, con todo tu entendimiento y con todas tus fuerzas, y amar a tu prójimo como a ti mismo es más importante que todas las ofrendas quemadas y sacrificios. (Mc 12: 32-33) Esto es lo que Ignatius llama indiferencia a cualquier tipo de presión social, familiar o de otro tipo que limite la voluntad de emprender el camino, teniendo como única guía al Espíritu Santo.

Liberarse es un proceso de conversión, mediante el cual la experiencia del amor misericordioso del Padre permite al pecador perdonado prepararse para amar al prójimo como a sí mismo, escuchar el llamado del Hijo a ofrecerse, contribuir al anuncio de la Buena Nueva del Evangelio. La libertad, experimentada como indiferencia, nos acerca a los demás, a los que son diferentes, a los más necesitados ... a todos aquellos que son descartados por un pecado que se ha convertido en una estructura social de exclusión. Al acercarnos a ellos como el fruto de haber experimentado la cercanía del Señor, nos hacemos cercanos y listos para ser enviados, para que podamos en todo amar y servir.

Los jóvenes también tienen entusiasmo y un fuerte deseo de dedicarse totalmente a lograr lo que se ha elegido. Para el joven, la experiencia liberadora de la misericordia, que lo libera, no es suficiente. La conversión que lo lleva a elegir seguir a Cristo y ser enviado no es suficiente. El joven pone toda su energía en hacer realidad lo que ha soñado, deseado y decidido hacer. El joven, como dice el versículo del Salmo, que compone la antífona de la Eucaristía de hoy, es el que tiene manos inocentes y corazón puro: él ascenderá al monte del Señor y permanecerá en su lugar santo.. Las manos inocentes y los corazones puros son el fruto de la conversión, que conduce a la libertad y al deseo de en todo amar y servir. Es partir en el camino y subir a la montaña del Señor, colaborando con su misión de reconciliación en este mundo.

La Eucaristía que celebramos para comenzar este Año Jubilar de San Luis Gonzaga es una buena oportunidad para pedirle al Señor la gracia de esta juventud, con la que nuestro corazón permanece a tono con su plan para la liberación de la humanidad, y nos damos a nosotros mismos totalmente para hacerlo posible.

Traducción del italiano


Relate mission of CVX-CLC to key elements of Vatican II – Fr Sosa
(05-Mar-2018)

Father General Arturo Sosa has urged members of Christian Life Community (CLC) define the mission of the movement in relation to the key elements of the Second Vatican Council. He said this when he met with members of the World Executive Council of Christian Life Community at the Jesuit General Curia in Rome on 4 March 2018. Father Sosa noted that the Second Vatican Council took seriously the mission of the laity in the Church.

Father General also reminded the CLC members of the importance of involving the youth in the mission of the movement. Youths will ensure continuity of the mission of community in different parts of the world. He said the members of CLC were apostles within the Church, sent out on mission. As such, their mission should also include reaching the youth, who in recent years are being recognised as a very important group within the Christian family.

Members of the World Executive Council of Christian Life Community were in Rome to attend a weeklong meeting, which was also a preparatory meeting for the CLC World Assembly that will take place in July 2018 in Buenos Aires, Argentina.

 


El Padre General visita la Conferencia de Asia Meridional
(20-Feb-2018)

El Padre General está participando en la Conferencia de Provinciales Jesuitas de Asia Meridional, que se desarrolla en Sri Lanka del 16 de febrero al 3 de marzo. También visitará a los jesuitas y las obras de la provincia de Sri Lanka. Luego viajará a la India para visitar a los jesuitas y las obras de la provincia de Karnataka. Lo acompañan en el viaje el padre Victor Assouad, Asistente de Europa Occidental y los dos asistentes de Asia Meridional, los padres Lisbert D'Souza y Vernon D'Cunha.


The Lord calls us to a fundamental conversion – Fr Benoit Malvaux, SJ
(14-Feb-2018)

The General Curia community began the Lenten journey with Mass presided by Fr Benoit Malvaux, the Society's General Procurator. In his homily, Fr Malvaux invited the community to reflect on the three invitations of Jesus in the Gospel: Almsgiving, Prayer, and Fasting. Fr Malvaux noted that these invitations correspond to three important axes in our lives: "Almsgiving refers to our attitude towards others, prayer to our attitude to God and fasting to our attitude towards ourselves and material goods. Considered in this way, the Gospel invites us to ask ourselves about the way we live these important dimensions of our lives."

Below is Fr Benoit Malvaux' homily in full:

Ash Wednesday Homily
14 February 2018
Curia Generalizia

The readings we have just heard are well known to you. We hear them every year during the Ash Wednesday Mass. The disadvantage of such a situation, especially if we have been participating in this Mass regularly for years or decades, is that these readings tell us nothing more. We already know that the Gospel offers us to pray, fast and give alms in secret. It is familiar music, a routine. And so we do not allow ourselves to be challenged any more.

I think it would be a real pity to reason this way. In fact, the Word of God has such a wealth that it is always possible to allow oneself to be challenged by it, to find a new teaching. It is in this perspective that I would like to say a word on today's readings. I will not pretend to say anything new here, but at least suggest some trajectories that may perhaps provoke new answers in us.

Obviously, today's three readings invite us to a conversion: to return to the Lord with all our heart, as the first reading says; or to let ourselves be reconciled with God, as the second proposes to us. Indeed, the time of Lent, which is a time of preparation to celebrate the mystery of the Resurrection and therefore of the presence of the Risen Jesus in our lives, can be an excellent opportunity to take stock of our life, to ask ourselves: how could I live more in conformity with the message of Jesus?

In the Gospel, Jesus proposes three interesting paths. I think it is important that we do not consider them too narrowly. In fact, we could understand this Gospel literally. Is Jesus talking to us about almsgiving? This is the money we can give to people who ask for alms, and we know that there are many of them in Rome. Telling us about prayer? It is about Our Father, the Hail Mary and other formulas that we use when we want to speak to God. Telling us about fasting? It is the fact of refraining from certain foods, such as meat, or even skipping a meal, if we have the strength. If we reflect on the possibility of conversion with this literal understanding of the Gospel, we can decide for example to give more coins during Lent to the beggar at the door of the church, to recite an extra decade of the rosary in the evening and not to eat chocolate on Fridays.

This kind of resolution is certainly not contrary to the Gospel, but the risk would then be to think that it is enough to make small formal changes to convert. Well, I think the Lord calls us here to a more fundamental conversion.

Considering today's Gospel in this perspective, I was struck by the fact that the three attitudes that Jesus proposes correspond to three great axes of our lives. Almsgiving refers to our attitude towards others, prayer to our attitude to God and fasting to our attitude towards ourselves and material goods. Considered in this way, the Gospel invites us to ask ourselves about the way we live these important dimensions of our lives.

For example, reflecting on almsgiving, we might ask ourselves: what place do my relatives, friends, colleagues and confreres occupy in my life? Do I really dedicate myself to their time, attention, listening? Or am I so worried about myself that I listen to them with a distracted ear, without worrying about what they are experiencing?

Reflecting on prayer, we might ask ourselves: what place do I give to God in my life? Do I really involve Him in what I live, asking for the help of his Spirit before making an important decision, thanking him for what happens beautifully in my life, offering him even the most difficult moments? Or do I consecrate to Him a few minutes a day with a formal prayer and I live all the rest of the time as if God wasn't there?

Reflecting on fasting, we might ask ourselves: what place do material goods occupy in my life? Are they means to help me live, love God and our brothers and sisters? Or have they taken on such an importance in my life that I have become a slave to them, do I suffer from addiction of excessive dependence on them, and this prevents me from fully living the love to which God calls me?

As I said at the beginning, these are some paths that I propose to you at the beginning of this Lent. Everyone is, of course, free to do what he thinks is good for him, to prepare for Easter, but if we have the opportunity to take at least a moment to reflect on one or the other of these fundamental questions, and to see how to grow in this regard, I think we will have make good use of the opportunity for conversion that the time of Lent offers us.

 


The Society across the world is facing key choices – Fr Arturo Sosa
(07-Feb-2018)

Twenty-eight Jesuits and collaborators from the six conferences are currently at the General Curia in Rome to attend a workshop on Apostolic Discernment in Common. The workshop, which is organised by the office of the General Counsellor for Discernment and Apostolic Planning, Fr John Dardis, runs from 6 - 9 February.

Opening the workshop, Father General noted that the Society is a multicultural apostolic body journeying in fulfilment of her mission in the Church. "We want to walk together, religious and lay people, to incarnate the Church-people-of-God (Vatican II). The Society across the world is facing key choices. There are many calls. And yet, we Jesuits and our mission partners cannot keep reaching out to an indefinite number of needs. We have to make choices. That is why discernment in common is urgently needed."

Father General has therefore called on the workshop to "come up with key principles, tools and methodologies for discernment in common." He acknowledged that it is an enormous task, nevertheless, reminded the participants "if we have that common base, that common foundation, we can move forward."

 


Yo me siento en las manos de Dios - Pedro Arrupe (1907-1991)
(05-Feb-2018)

Pedro Arrupe, S.J., fue el 28º Superior General de la Compañía de Jesús que condujo la Compañía en las realidades del servicio a la Iglesia y a la gente en el mundo después del Concilio Vaticano II. Arrupe fue un hombre de gran profundidad espiritual comprometido con la justicia.

Leer más (en inglés)...

 

 


HAITÍ: La solidaridad internacional jesuita en acción
(26-Jan-2018)

Fruto de la Congregación General 36

Al comienzo de los trabajos de la Congregación General 36 de los jesuitas en Roma, a principio de octubre de 2016, uno de los huracanes más fuertes de las últimas décadas golpeó una gran parte del territorio haitiano. Cientos de muertos, miles de indigentes, hectáreas y hectáreas de cultivos perdidos.

Los miembros de la Congregación, a través de la oración, se unieron con las poblaciones afectadas y con sus compañeros jesuitas que trabajan en Haití. La oración, como tantas veces, ha llevado a la acción. Si la atención de la Congregación se centró, en los días posteriores al huracán, en la elección de un nuevo superior general, el P. Arturo Sosa, una vez en el cargo, se acordó de Haití.

Después de consultar a sus asesores y al padre Jean-Marc Biron, superior provincial de Canadá francés y Haití, eligió, entre los primeros gestos concretos que marcarían su generalado, lanzar un llamamiento, frente a todos los delegados, a favor de Haití. Más precisamente, después de conocer las propuestas hechas por los jesuitas haitianos que habían visitado las zonas de desastre, propuso que la Compañía Universal participara en un proyecto de construcción de viviendas, simples pero sólidos, para varias de las familias más pobres que habían perdido sus hogares.

Una respuesta generosa

Y se ha oído la llamada: de todas partes del mundo, las Provincias jesuitas, incluidas aquellas cuyos recursos financieros son muy limitados, han contribuido. Se ha recaudado alrededor de un millón de dólares y se ha aclarado la propuesta de los jesuitas haitianos: se construirían 75 casas en comunidades muy pobres. Cada familia debe participar concretamente en la construcción. Era un proyecto que involucraba a toda la comunidad de aldeas beneficiarias: el alcalde y el párroco participaban activamente. Todo comenzó en mayo de 2017 bajo la supervisión de un ingeniero de construcción, con el apoyo de la Oficina de Desarrollo jesuita de Haití, representado por Jean Thomas Dabady, SJ, y con la asistencia administrativa de la Conferencia jesuita de Canadá y de los Estados Unidos.

Resultados: lo que se hizo, lo que queda por hacer

Las llaves de las primeras 15 casas fueron entregadas a las familias beneficiarias en noviembre, en el municipio de Roseaux. La ceremonia se llevó a cabo en presencia del Obispo de la Diócesis de Jérémie, Mons. Gontrand Décoste, SJ. Desde diciembre, otras 30 casas están en construcción, en parte en Roseaux, en parte en Desormeaux. Después vendrá la última fase, en la región de Port-Salut, en Cécé y Bergerac. Con toda transparencia, debemos reconocer que el progreso del proyecto es lento: en Haití, los materiales de construcción no siempre están disponibles, los caminos para encaminarlos en las áreas afectadas están deteriorados, los trabajadores calificados son pocos.

Pero la participación concreta de los jesuitas, en un contexto de solidaridad internacional, es una fuerte señal de la participación de la Compañía de Jesús que se hace cerca de los más pobres. Se debe agregar que además de la construcción de viviendas, el proyecto incluye un componente principal de apoyo psicosocial, prevención en el campo de la salud, curación y fortalecimiento de las personas heridas por el paso del huracán Matthew. Todo esto es un "modo de proceder" jesuita que manifiesta una fe comprometida, una fe que construye comunidad, una fe que promueve la justicia.


Protecting the Least Among Us: A statement of USA Jesuits on Abortion
(19-Jan-2018)

January 22 will mark 45 years since the Roe v. Wade Supreme Court decision made abortion legal in the United States, and today the Society of Jesus in the U.S. is asking Jesuits and their collaborators to continue to stand in solidarity with the unborn and with mothers in difficult situations.

"Protecting the Least Among Us: A Statement of the Society of Jesus in the United States on Abortion" reiterates the Jesuits' support for the unborn, calling abortion "part of the massive injustices in our society."

"A spirit of callous disregard for life shows itself in direct assaults on human life such as abortion and capital punishment. ... We also seek justice in ensuring that pregnant women and mothers have the resources they need to care for their children and live full lives."

Father Timothy Kesicki, SJ, president of the Jesuit Conference of Canada and the U.S., says, "From the beginning, St. Ignatius founded the Jesuits for the promotion of the faith and the progress of souls in the teachings of Christ. As Jesuits, we continue this mission, to accompany the child in the womb and the community into which each one of us has been born."

The statement comes one day before members of the Ignatian family, including many students at Jesuit high schools and colleges, will gather in Washington, D.C., for the annual Jesuit Mass for Life. Noting that the work to end abortion requires not just a change in policy, but a change in culture, it says, "We see great hope in the large number of individuals, especially young Americans, who are active in pro-life efforts."

In addition to calling for Jesuits to stand in solidarity with the unborn - the "least of our brothers and sisters" (Matthew 25:40) - through prayer and political activism, the statement asks Jesuits to deepen their accompaniment with women who have had an abortion.

Jesuits and their colleagues must "find ever new and creative ways to bring the protection of the unborn and solidarity with mothers in difficult situations into whatever mission they serve."

To read the full statement, available in English and Spanish, click here.


Denuncia de amenazas al P. Ismael Moreno S.J. en Honduras
(03-Jan-2018)

Ante las renovadas amenazas contra la vida de nuestro compañero el P. Ismael Moreno Coto (P. Melo) y a otros líderes hondureños que luchan, al lado de su pueblo por el reconicimiento de sus legítimos derechos democráticos, la CPAL hace la siguiente denuncia pública.

El texto de la carta está disponible aquí




SS.mo nombre de Jesús (3 de enero)
(03-Jan-2018)

Titular de la Compañía de Jesús

La experiencia fundacional que llevó a Ignacio y sus compañeros a adoptar el nombre de "Compañía de Jesús" se remonta a La Storta. En 1538 Ignacio y dos compañeros, Pedro Fabro y Diego Laínez, habían partido de Venecia y se dirigían a Roma para poner a disposición del Papa sus personas y a los demás de su grupo. Unos pocos kilómetros antes de Roma, se detuvieron a rezar en la capilla de La Storta. En aquel lugar tuvo Ignacio la segunda en importancia de sus experiencias místicas. En una visión Ignacio escuchó a Dios Padre que le decía: "Yo os seré propicio en Roma". A la vez le manifestó que le pondría con Su Hijo. No sabía Ignacio qué significaban estas palabras, ya que lo mismo podían anunciar persecuciones que favores, pues ambas cosas eran propias de Jesús.

En los últimos escritos de Laínez leemos lo siguiente: Me dijo (Ignacio) que Dios Padre había dejado impresas estas palabras en su corazón - ‘Yo os seré propicio en Roma...' Me pareció que había visto a Cristo con la cruz sobre los hombros, y junto a Él al Padre que Le decía ‘querría que tomases a este hombre como servidor'. Y que por eso Jesús lo tomó por tal y le dijo (a Ignacio) ‘quiero que seas nuestro servidor'. Y por eso, con gran devoción hacia este santísimo nombre (Ignacio) quiso que la congregación (de estos compañeros) se llamase Compañía de Jesús".

El Papa Paulo III dio su aprobación formal a esta nueva orden religiosa el 27 de septiembre de 1540, que se llamó Compañía de Jesús. Hasta hace poco la Compañía celebraba su fiesta titular el día 1 de enero, porque ese era el día de la fiesta del Santísimo Nombre de Jesús junto con la fiesta de María Madre de Dios. Con la revisión del calendario universal de 1996 la fiesta del Santo Nombre de Jesús pasó a celebrarse separadamente en el día 3 de enero. La Compañía siguió, a pesar de todo, con la práctica de celebrar la fiesta, junto con la de María Madre de Dios, el día 1 de enero.

El 3 de diciembre de 2012 el P. Adolfo Nicolás, Superior General de la Compañía, hizo pública su decisión de introducir cambios en el calendario litúrgico propio de la Compañía de Jesús para acomodarlo al calendario litúrgico universal de la Iglesia Católica. En adelante la Fiesta Titular de la Compañía de Jesús se había de celebrar el día 3 de enero, Fiesta de Santísimo Nombre de Jesús.


El Padre General preside los últimos votos
(11-Dec-2017)

El 8 de diciembre del 2017, el Padre General Arturo Sosa presidió la misa de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de Nuestra Señora a la iglesia del Gesù en Roma.

Durante la misa, el Padre General recibió los últimos votos en la Compañía del Padre Stefano del Bove de la Provincia Euro-Mediterranea (EUM) e del Padre Paul Rolphy Pinto de la Provincia de Gujarat (GUJ).


La Curia General cumple 90 años
(11-Dec-2017)

El 8 de diciembre del 2017, la Curia General de los jesuitas celebró 90 años de presencia en su actual ubicación en Borgo Santo Spirito 4, cerca del Vaticano. A continuación, una cita de los anales de la casa del 8 de diciembre del 1927:

El 8 de diciembre, Nuestro Padre (Wlodimir Ledochowski) quiso personalmente bendecir, bajo la protección de la Virgen Inmaculada, la nueva Curia según la fórmula del ritual romano "pro nova domo benedicenda". La ceremonia se desarrolló como sigue.

Empezando por los pisos inferiores, Nuestro Padre subía gradualmente a los superiores, mientras todos los Padres y Hermanos de cada piso, después de recibir la bendición, subían siguiendo a Nuestro Padre a los pisos superiores.

Llegados al último piso, frente a la imagen del Sagrado Corazón, sobre la escalera, se renovó solemnemente la consagración de toda la familia religiosa al Sagrado Corazón de Jesús.

 


Biblioteca Peter-Hans Kolvenbach
(24-Nov-2017)

El Padre General Arturo Sosa ha nominado la biblioteca de la Compañía de Jesús en la Curia General de Roma: "Biblioteca Peter-Hans Kolvenbach". Esta es la primera institución jesuita que lleva el nombre del 29º Superior General de la Compañía de Jesús. El Padre Kolvenbach (30/11/1928-26/11/2016) fue un entusiasta usuario de esta biblioteca durante los años que pasó en la Curia General. La renovada biblioteca, con su nuevo nombre, fue inaugurada el 24 noviembre del 2017.

La Curia General tiene un gran tesoro por lo que se refiere a la riqueza de libros que ha venido organizando, a través de los años, en dos grandes bibliotecas; la primera se refiere a la llamada "Biblioteca del P. General" donde se coleccionan los libros escritos por los jesuitas de todo el mundo sobre materias muy diversas. Practica Quaedam solicitaba a los Padres Socios estar atentos a las publicaciones en las respectivas Provincias y enviar dos ejemplares al General de los libros escritos por los Nuestros. Uno de estos ejemplares pasaba a la "Biblioteca del P. General", mientras el segundo ejemplar pasaba a ser parte de la segunda biblioteca; es decir, a la "Biblioteca Histórica" que, antiguamente, era la Biblioteca de la Casa de Escritores. Esta biblioteca contiene los libros escritos por jesuitas y no jesuitas, que tienen que ver con cualquier aspecto que se refiera a la Compañía de Jesús, ya sea acerca de sus miembros, de las obras apostólicas, de su historia o de su espiritualidad.

Debido a que la Biblioteca Histórica estaba bajo la responsabilidad del Director del Archivo Histórico hasta el año 2015, quiso el P. Adolfo Nicolás, entonces General de la Compañía, que dicha biblioteca se integrara con la Biblioteca del P. General, bajo la dirección de un único Director. A partir de esta disposición del P. General, se ha venido trabajando en la unificación de las dos bibliotecas, lo que ha implicado diversas acciones: primero la adecuación del espacio donde venía funcionando la Biblioteca del P. General, por cuanto llevaba más de 50 años sin un adecuado mantenimiento de paredes, humedades, luces, etc. Aprovechando la exigencia de las disposiciones gubernamentales en materia de seguridad de los edificios, se incorporó este trabajo a toda la remodelación realizada en la Curia General. Estos trabajos se han terminado al inicio de octubre de 2017 y para finales del mismo mes habrán retornado a sus estantes, los libros que permanecieron por 6 meses en un depósito en las afueras de Roma.

En segundo lugar, se hizo una selección de libros dobles, de libros que no concuerdan con el objetivo de la biblioteca y se expusieron durante las CG 36. Se hizo un significativo envío de libros, solicitados por los Provinciales presentes en la Congregación, para bibliotecas de sus Provincias. Todo lo anterior permitió tener mayor espacio en la Biblioteca y así poder hacer una nueva organización en la colocación de los libros y de revistas que hacen parte de nuestra riqueza bibliográfica.

En tercer lugar, se ha continuado, con mayor intensidad, la unificación de la catalogación de los libros de las dos bibliotecas bajo el polo CEI-BIB, sistema de la Conferencia Episcopal Italiana, que nos permite una conexión en red con múltiples bibliotecas de Roma y de Italia en general. Para este trabajo hemos contratado personal extra, gracias a las ayudas conseguidas de la misma CEI y del Ministerio de Bienes Culturales del Gobierno Italiano.

Finalmente, además de la adquisición de estantería moderna para la sección de revistas, se ha creado una sala de lectura para los investigadores, pues el actual General, P. Arturo Sosa, ha aceptado con entusiasmo y ha apoyado la idea de abrir la única biblioteca al público en general.


La Iglesia nació para comunicar la Buena Noticia
(20-Nov-2017)

El Padre General Arturo Sosa dice: "La Iglesia ha nacido para comunicar la Buena Noticia de Jesucristo". En un mensaje en vídeo, a jesuitas y colaboradores que trabajan en las oficinas de comunicación de las provincias latino-americanas de la Compañía, el Padre Sosa destaca que la Compañía de Jesús, como parte de la Iglesia, está llamada a comunicar la Buena Noticia de Jesucristo que dio su vida para romper lo que nos divide. En Cristo "se rompe la barrera del odio que nos lleva a la injusticia; la injusticia que produce pobreza, explotación, discriminación, que nos lleva a las guerras, es la raíz del desamor entre los hombres, es lo que Jesús rompe desde la cruz y convierte en un puente, en el puente que nos une y nos comunica la verdadera humanidad que está basada en el amor de Dios. Esto es lo que queremos comunicar. La reconciliación de Jesús en nosotros y entre nosotros." Clique para ver el video


Los nuevos provinciales jesuitas concelebran la Eucaristía con el Santo Padre
(20-Nov-2017)

Doce provinciales jesuitas de todo el mundo se han reunido recientemente en la Curia General para el encuentro de nuevos provinciales. El lunes, 13 de noviembre, los provinciales concelebraron la Eucaristía con el Papa Francisco en su residencia de Santa Marta, en el Vaticano. En su homilía sobre el evangelio del día, el Papa recordó a los participantes los peligros de escandalizar a otros. "Por tanto, sed cuidadosos en no escandalizar. El escándalo es malo, porque hiere, - hiere al Pueblo de Dios donde ellos son más vulnerables, y golpea al Pueblo de Dios donde son más débiles - y muchas veces, las heridas infligidas por el escándalo se mantienen en los fieles a lo largo de todas sus vidas. No sólo hace daño: el escándalo es capaz de asesinar - de matar las esperanzas, de matar los sueños, de matar a las familias, de matar a tantos corazones".


La reliquia del brazo de Francisco Javier va a visitar Canadá
(20-Nov-2017)

La reliquia del brazo de San Francisco Javier, que se conserva en la Iglesia del Gesù de Roma, va a ser llevada al Canadá en una visita que durará un mes y en el que será venerada en 14 ciudades, comenzando por la asamblea anual del movimiento juvenil CCO (Catholic Christian Outreach) Rise Up en Ottawa, del 28 de diciembre 2017 al 1 de enero de 2018. El P. Michael F. Kolarcik, Rector del Pontificio Instituto Bíblico de Roma llevará la reliquia a Canadá, después de Navidad, y el Arzobispo de Ottawa, Terrence T. Prendergast, acompañará su vuelta a Roma, en febrero. San Francisco Javier es considerado el mayor evangelizador de la Iglesia después de San Pablo. Su cuerpo incorrupto, está en la Basílica del Bom Jesus, en Goa, India, pero su brazo fue llevado a la Iglesia del Gesù, en Roma. Leer más (en inglés)...


Indonesian state university honours Jesuit Father Franz Magnis-Suseno, SJ
(24-Oct-2017)

One of Indonesia's oldest universities has honoured a German-born Jesuit, Father Franz Magnis-Suseno, for his "huge contribution" to the study of philosophy in the country. The state-run Gadjah Mada University in Yogyakarta, presented the priest with the award on Oct. 21 as part of celebrations to mark the philosophy faculty's 50th anniversary.
"This award is given to recognize and to honour Father Magnis-Suseno's dedication, contribution and positive influence on the introduction and development of the study of philosophy," dean of the university's philosophy faculty Arqom Kuswanjono said.
Father Magnis-Suseno, 81, has written 39 books and about 600 articles mainly on ethics, philosophy and Indonesian culture. One of his books is Etika Jawa: Sebuah Analisa Falsafi tentang Kebijaksanaan Hidup Jawa (Javanese Ethics: An Analysis of the Javanese Philosophy of Life).
He is an emeritus professor at the Jesuit-run Driyarkara School of Philosophy in Jakarta, where he was also rector from 1988 to 1998 and a former Director of Postgraduate Studies.
Born in 1936, he arrived in Indonesia in 1961 and obtained citizenship in 1977.
He has also been actively engaged in interreligious dialogue. In November 2016, he was awarded the Matteo Ricci International Prize from the Università Cattolica del Sacro Cuore (Catholic University of the Sacred Heart) in Milan, Italy, for his commitment in promoting interreligious dialogue in the country. In August 2015, he received the Bintang Mahaputera Medal from President Joko Widodo for his intellectual input towards national development.
Source: www.ucanews.com


Our Education mission comes from the Christian faith – Fr Arturo Sosa, SJ
(20-Oct-2017)

Father General Arturo Sosa says Jesuit schools are a magnificent platform for listening to and serving the youth. Father General said this on 20 October, 2017 in Rio di Janeiro where he addressed the International Congress for Jesuit Education (JESEDU-Rio2017). Addressing the more than 100 Jesuits and collaborators from around the world, Father General reminded them that "Education and schools in particular, are part of the Society's missionary tradition."
JESEDU-Rio2017, Father General said, "is an expression of the thanks we give to God and our benefactors in this area, an affirmation of the importance of the educational apostolate and a push to seek the audacity of the impossible that can carry us even further."
Fr Sosa recalled that his predecessors, Frs. Pedro Arrupe and Peter-Hans Kolvenbach had often stated that the purpose of Jesuit education was "to train men and women for others and with others." He noted JESEDU-Rio2017 was important as it brought together people serving in traditional education institutions and those serving in "new institutional models, born to offer quality education to the poor and excluded, such as Fe y Alegría, Cristo Rey, or Nativity Schools, in addition to the educational services offered by the JRS, enrich the Society of Jesus' educational apostolate in the world."
Father General reminded the participants that "Our mission comes from the Christian faith. It is a service of reconciliation and justice born of the life of Christ, and it must be completed in his way, according to the conditions of our world."


Fr Sosa visits medical center and Catholic University in Rio de Janeiro
(19-Oct-2017)

Father General Arturo Sosa visited the Ambulatório São Luiz Gonzaga, a medical clinic located next to Saint Ignatius College. It is a health care centre that offers a wide variety of free medical examinations to the poor population of the city. The association alumni of Saint Ignatius College runs the outpatient clinic of the centre. Fifty-two medical personnel offer their services to more than 80 thousand people a year at Ambulatório São Luiz Gonzaga.
After visiting the clinic, Father Sosa visited the Curia of the Brazilian Province for a brief visit. Later in the afternoon, Father General visited the Pontifical Catholic University of Rio de Janeiro. The university was founded by Jesuit Father Leonel Franca, with a group of Catholic intellectuals 77 years ago on behalf of the Archdiocese of Rio de Janeiro. Since its foundation, the university has been entrusted to the care of the Society of Jesus. The Pontifical Catholic University of Rio de Janeiro has a student population of 25,000 and has recently been ranked among the top 10 Latin American universities.
After visiting the campus, Father General had a meeting with the university's governing body, after which he delivered a lecture to professors and students whose theme was "A university called to contribute with academic excellence in the mission of reconciliation and justice."
At the conclusion of the lecture, the Rector presented Father General with the "Dom Helder Camara" medal. The day ended with the celebration of the Eucharist in the university chapel. Members of the academic community, members of CLC, diocesan clergy and several friends of the Society participated in the Eucharist.


El Padre General ha comenzado su visita a Brasil
(18-Oct-2017)

El padre General, Arturo Sosa, llegó a Rio de Janeiro el lunes 16 de octubre para visitar la provincia de Brasil y asistir al Congreso de Educación Primaria y Secundaria (JESEDU-Rio 2017). El martes 17 de octubre visitó el Colegio San Ignacio, una de las 17 instituciones que forman parte de la Red Educacional Jesuita (RJE) de Brasil. El Colegio San Ignacio tiene 100 años de existencia y cuenta con cerca de 3.000 alumnos en la ciudad de Rio de Janeiro.
El padre Claudio Paul, Asistente General y Asistente Regional para América Latina Meridional acompaña al padre General en este viaje a Brasil.


Jesuit Pre-Secondary and Secondary Education meeting – Rio de Janeiro
(16-Oct-2017)

More than 100 Jesuits and lay collaborators from Jesuit schools and education networks around the world have gathered in Rio de Janeiro, Brazil, for a congress on Jesuit education. The meeting will run from Monday, October 16th, to Friday, October 20th. According to a statement from JESEDU-Rio2017, "the participants will be working with the goal of establishing a common agenda as a global network of Jesuit education delegates, in which they will specify the challenges, priorities and responsibilities in order to guide Jesuit networking in secondary and pre-secondary education." Fr. General Arturo Sosa is expected to join the meeting later in the week. Read more...


Primer aniversario de la elección del Padre General Arturo Sosa
(13-Oct-2017)

La elección del nuevo general se realizó luego de dos fases precedentes: la del "de Statu Societatis" y la de las "murmuraciones". En la primera fase, se delineó el perfil que debía tener el nuevo general, a partir de una mirada a la situación actual de la Compañía de Jesús.
En la segunda fase, durante cuatro días, los delegados tuvieron la oportunidad de dialogar, de dos en dos, sobre a quién le podía corresponder ese perfil.
La mañana del 14 de octubre, el P. Jim Grummer, elegido por el P. Nicolás como Vicario de la Compañía de Jesús durante la CG36, presidió la Eucaristía de invocación al Espíritu Santo.
Luego, los delegados realizaron, rigurosamente, las votaciones sobre papel como exige la tradición.
Hacia el mediodía, el P. Arturo Sosa fue elegido Padre General.
Al día siguiente, el nuevo General celebró la Eucaristía de Acción de Gracias en la Iglesia del Gesù. Durante su homilía, él retomó la imagen de "la audacia de lo improbable" (usada por el P. Cadoré, en la celebración de apertura de la Congregación el 2 de octubre), pero esta vez la dirigió en tres direcciones: cultivar la vida espiritual, pensar en la complejidad y ofrecer una colaboración a todo nivel.
El 18 de octubre, el P. Sosa tuvo su primer encuentro con la prensa y respondió a sus preguntas.


Respecting and protecting the dignity of children: a priority for the Jesuits
(09-Oct-2017)

In our most recent General Congregation 36, held a year ago here in Rome, the General Congregation, the supreme governing body of the Society of Jesus, instructed me, as Superior General "to continue... to promote, within the communities and ministries of the Society, a consistent culture of protection and safety for minors." (Matters Entrusted to Fr. General, GC 36). The text is brief, but it is very significant. It is the expression of the Jesuit commitment to respecting and protecting the dignity of children.
This commitment is not new. It has its roots in St. Ignatius himself. In the formula for the profession of final vows in the Society, after the Jesuit promises "perpetual poverty, chastity and obedience," he then vows "special care for the instruction of children." (Constitutions, 527). No other ministry-for example, teaching, preaching, giving the Spiritual Exercises, serving the poor-is mentioned in the formula; only "the instruction of children." In the next number in the Constitutions, St. Ignatius explains why this phrase is included in the vow formula, giving two reasons.
The first reason has to do with St. Ignatius' recognition of the precious dignity of children. He writes: "the promise about the children is placed in the vow... because of the outstanding service which is given through it to God our Lord by aiding souls which belong to him." This is an amazing phrase. For St. Ignatius, children are "souls which belong to God." In other words, for St. Ignatius, children, who are often regarded as the most marginal and insignificant of human beings, both in the sixteenth century as in ours, are, in fact, God's treasured possessions who merit respect and service. Pope Francis expresses the same conviction when he writes: "A child is a human being of immense worth and may never be used for one's own benefit." (Amoris Laetitia, 170). Of course, we know that both St. Ignatius and Pope Francis learnt this attitude from Jesus himself, who graciously welcomed children and became "indignant" when the disciples tried to keep them away from him, in their mistaken belief that children were unimportant and unworthy of the Lord's attention. (cf. Mk. 10: 13-16).
The second reason St. Ignatius gives is very realistic. He recognizes that it is very easy to forget and neglect care for children. He writes: "the promise about the children is placed in the vow... because it is in greater danger of being allowed to fall into oblivion and dropped than other more conspicuous services..." (Constitutions, 528). In other words, the promise reflects St. Ignatius' concern that the Society not forget those who are most easily forgotten because of their apparent unimportance to the rest of human society.
In our time, we are called in a particularly urgent way to recover and strengthen St. Ignatius' foundational attitudes of respecting and protecting the dignity of children. We live in a world where the dignity of children is forgotten and violated. Children are victims of poverty, war, trafficking, forced displacement, terrorism; children are forced to serve as soldiers, child labourers, sex-workers, drug mules. We in the Church cannot escape our share of responsibility for grave disrespect for the dignity of children, as we confront the painful reality of sexual abuse of children perpetrated by priests, religious, and other pastoral ministers.
The Society of Jesus seeks today to deepen and strengthen its practical and effective commitment to the protection of children. My predecessor, Fr. Adolfo Nicolas, asked all provinces, communities and ministries to ensure the existence of three essential elements for safeguarding children. First, good, just and compassionate protocols for handling allegations of abuse of minors. Second, guidelines and policies for ethical pastoral conduct, which aim at promoting, among both Jesuits and our partners in mission, respect for boundaries and clear accountability. Finally, and perhaps most importantly, ongoing training and formation programs to ensure that the protocols and policies do not remain unread documents, but are appropriated and practiced. All these aim at creating a "consistent culture of protection and safety for minors" (GC 36): a culture, that is to say, a normal, habitual way of living, relating, working, serving in which those whom we serve, particularly children, always feel respected, safe, and loved.
Fr. Arturo Sosa, SJ,
Superior General of the Society of Jesus


El Padre General se reúne con los miembros de la Curia
(05-Oct-2017)

El día 27 de septiembre de 2017, aniversario de la fundación de la Compañía de Jesús, el P. General, Arturo Sosa, mantuvo un encuentro con todos los jesuitas y laicos colaboradores que trabajan en la Curia. Durante el encuentro el Padre General recibió un ejemplar del Plan Apostólico de la Curia. El plan apostólico subraya el papel de todos los miembros de la Curia General (jesuitas y colaboradores) que es ayudar al Padre General en el reto de liderar e inspirar a la Compañía de acuerdo con las orientaciones de las recientes Congregaciones Generales. En particular, el Plan Apostólico de la Curia hace hincapié en que los miembros de la Curia tienen la responsabilidad de ayudar al Padre General en facilitar y ahondar la conversación con los Superiores mayores sobre la cura apostolica y la cura personalis.


Firmado Convenio entre la Secretaría para la Comunicación y los jesuitas
(21-Sep-2017)

El Convenio se firmó la mañana del 21 de septiembre de 2017. «Esta firma tiene lugar pocos días después de los cien años de vida del P. Stefanizzi», dijo el Prefecto del Dicasterio vaticano Mons. Dario Edoardo Viganò, recordando al que fue «director de Radio Vaticano durante los años del Concilio Vaticano II: un evento que se debía contar a las personas que no conocían el latín, ni la teología. Desde este punto de vista, por lo tanto, el P. Stefanizzi ha sido precursor del modelo ‘user fist', es decir, la atención a los usuarios de la comunicación, hoy en el centro de la reforma de los medios vaticanos, querida por el Papa Francisco».
Mons. Viganò añadió que «el P. Stefanizzi ha sabido mediar entre lo que ocurría en el aula conciliar con lo que era necesario que la gente conociera, con el fin de evitar la doble lectura ‘dentro' y ‘fuera' del Concilio, señalada muchas veces por el Papa Benedicto VI y por el Papa Francisco».
El Prefecto de la Secretaría para la Comunicación expresó asimismo su gratitud personal y la de todo el dicasterio a la Compañía de Jesús, con la cual en el último año y medio ha puesto en marcha un trabajo de discernimiento y replanteamiento de la presencia de los jesuitas en el interior, ya no de Radio Vaticano, sino de una realidad mucho más grande. Con la firma del Convenio la Compañía está disponible para este servicio según la misión apostólica en el mundo de la comunicación. Mons. Viganò manifestó asimismo la gratitud y satisfacción del Papa por esta nueva forma de colaboración en el proceso de reforma.
«Estamos cumpliendo un acto de obediencia al Santo Padre con respecto a los criterios indicados por él», destacó el Prefecto de la Secretaría para la Comunicación y dijo que «la nueva colaboración dará muchos frutos porque cuando se vive un servicio a la Iglesia, se va más allá de la gratificación personal. El servicio supera a cada uno de nosotros y el deseo es que se pueda vivir la profesión ‘al modo de Dios', no somos sólo profesionales, sino buenos profesionales transfigurados en la experiencia del misterio de Dios».
Por su parte, el Delegado de la Compañía de Jesús, el P. Juan Antonio Guerrero Alves, declaró: «los tiempos cambian y forma parte de la vocación de la Compañía de Jesús servir a la Iglesia, como pide la Iglesia. Nuestra contribución en el ámbito de la comunicación nos hace felices porque podemos contribuir a las reformas queridas por el Santo Padre».

Fuente: radiovaticana.va


Looking back at the just concluded Tempo Forte - Fr. George Pattery, SJ
(11-Sep-2017)

The inscrutable and untranslatable Roman Curial expression - Tempo forte - of Father General's enlarged council, happened again in the mild warm weather of September. It has infused fresh air into us all.
‘Imaginative leadership and strategic thinking' sum up the spirit of the proceedings. ‘Imagination' is a key word for Ignatius; probably in our usual dichotomous way of thinking, we forget to apply imagination to governance; similarly, Ignatius was strategic in his ways, including that of the Spiritual Exercises - strategy of initiating a process of transformation that is unending; a strategy of initiating a team that would share a universal vision. Strategic thinking introduces more than logical arguments.
In the Tempo forte, we discussed ways and means of initiating processes to involve the Society in apostolic planning and in reorganizing the central governance - both of them mandated by GC 36. While accessing models available around us, we searched for refreshing ways through ‘spiritual conversations' engaging both heart and mind to listen to our interior movements and to share views and perspectives.
It appears to me, that different dimensions of reconciliation are emerging. Reconciliation that remains the over-arching thrust of our mission aligning life-mission (a hyphenated expression favoured by Father General). In a world where a ‘normalization of hatred ideology' and a polarization in the name of religion, is prevalent, reconciliation is being retrieved even by civil society (including the world of art) as a viable response - revisiting the experiment of the ‘half-naked fakir' (Mahatma Gandhi)! ‘Servants of Reconciliation and Justice' is a challenge and an opportunity for us to mend our binary ways.
The urgency and freshness of our ways is promising. The six Conferences in the Society are moving, probably at six different ‘paces', underlining the variety and the richness of plurality of the creative Spirit - that is the conclusion, we, the six presidents arrived at, at the end of a separate meeting of the conference presidents.


Secretariat for Ecumenism and Interreligious Relations meets
(11-Sep-2017)

The Secretariat for Ecumenism and Interreligious Relations had its first meeting with Fr General Sosa from 28-31 August at the General Curia in Rome. Seven of Fr General's advisors for relations with other religious traditions took part in the meeting: Milan Žust (Orthodoxy), who also serves as coordinator for the group, Markus Schmidt (Protestantism), Marc Rastoin (Judaism), Gregory Sharkey (Buddhism), Heru Prakosa (Islam), Felipe Aguilar (Indigenous American Religion), and Mpay Kemboly (Indigenous African Religion). The secretariat's work is aided by the Counsellor for Discernment and Apostolic Planning, Fr John Dardis.
The group marked the recent passing of Fr Noel Sheth, a renowned scholar of eastern religions who had been a member of the secretariat since it was established by Fr Adolfo Nicolas. In his place Greg Sharkey presented the reports on Hinduism. John Mundu (Indigenous Indian Religion) was unable to attend this year's meeting, but forwarded reports for the group to discuss.
In addition to giving annual reports on dialogue activities, the advisors considered the issue of religious fundamentalism in their respective traditions, its root causes, and our response to it as Christians and Jesuits. This year, for the first time, General Counsellors were welcomed to the working sessions, which added great depth to the discussions.


Coming Together in the Power of the Spirit - Fr. Antonio Moreno, SJ
(29-Aug-2017)

Statement of the Philippine Province Jesuits on Fighting the Evil of Illegal Drugs (August 24, 2017)

It is with deep concern for the welfare of our nation that the Philippine Province of the Society of Jesus joins His Eminence Luis Antonio Cardinal Tagle in appealing to the "consciences of those manufacturing and selling illegal drugs to stop this activity" and "to the consciences of those who kill even the helpless, especially those who cover their faces with bonnets, to stop wasting human lives."

We agree that the menace of illegal drugs is real and destructive. The imperative to defeat this evil does not belong to the President alone, the Philippine National Police, and the instrumentalities of human government. It belongs to us all. The evil that attacks the human with the power of the demonic, should unite us, not divide us. Battling this enemy, we learn how ineffectual, how flawed, our weapons are. Instead of turning our weapons on one another, we must unite, coordinate, and allow good to ally with good; we must fight this enemy together. Truly, the menace of drugs is not just a political or criminal issue. It is evil that attacks our humanity, turns human beings into zombies, policemen into murderers, criminals into lords, and the poor into the victims of their own security forces. The heartless killing of Kian de los Santos proves this. We cannot fight evil with guns and bullets alone. This evil we must fight with insight, cooperation, cunning, the enlightened use of political and economic power, self-sacrifice, prayer and God's grace.

It is in this spirit that we welcome the call of Cardinal Tagle and the Archdiocese of Manila to a multi-sectoral dialogue. We need to come together to understand the situation in depth. We need to understand why the soul of the war on drugs is a human soul, and why the enemy of this war is not human rights, but lack of commitment to human rights. We need to understand why we cannot fight for human beings by denying them their rights. In a society where the human has so lightly lost his soul to corruption, hedonism, and disrespect for the human person, we need to understand how the poor are illegal drugs' worst victims, addicted, trafficked, then shot by the guns drug money buys. We need to understand how denying the international drug cartels their markets does not mean killing the poor who are their victims, but reforming the structure which keep the poor poor. We need to understand that building the drug-free, smart, socially-just religiously diverse society envisioned by the Duterte administration needs patient multi-sectoral collaboration of good people collaborating with good people. We cannot build the Philippine nation on the cadavers of the Filipino people.

In this spirit of dialogue, where it is clear that the rule of law and the respect for human rights thwart evil, the recommendations of our Ateneo de Manila Human Rights Center pertinent to extrajudicial killings and Operation Tokhang Reloaded might be seriously considered.[1]

Truly, we must conquer evil with good. Though we wish to be in solidarity with all victims of injustice, we must move beyond expressions of outrage to constructive action. Teach the youth, wealthy or poor, in our families, schools and our communities, about the evil of illegal drugs; engage them so they are helped to overcome bad habits and engage in good. Join groups that are involved in rehabilitation; many of these are diocesan or parish based; many of them are Civil Society Organizations. Capacitate ourselves to get involved. Join groups that partner with government to strengthen our security forces' commitment to rights-based policing. Involve ourselves in research that studies the drug trade in the Philippines. Work together with the Church, government and CSOs to truly defeat the drug menace in the Philippines. Use privileged power and information to win this war.
Where the fullness of life that the Lord came to bring us (Jn 10:10) is not to be undermined by the evil of drugs, we must be "as wise as serpents and as gentle as doves." (Mt. 10:16). Some demons can be expelled "only by prayer and fasting" (Mt. 17:21). But prayer and fasting should also lead us to come together in the power of the Spirit to overcome this evil.

ANTONIO F. MORENO, S.J.
Provincial

From: Ateneo Human Rights Center (AHRC), Summary & Extrajudicial Killings in the Philippines, 2017

• To enact a law clearly defining "extrajudicial killings" in line with internationally recognized standards.

• To conduct an impartial investigation and prosecute all cases of extrajudicial or summary killings. This entails proper documentation of each alleged violation, including the preservation of the evidence gathered.

• To ensure the protection of witnesses to alleged enforced disappearances and extrajudicial killings and their immediate families.

• To ensure that police officers engaged in anti-drug operations are aware that killing perpetrated by them where suspects resist arrest does not enjoy the presumption of regularity, and as such, they must prove the legality of such killings.

In relation to the implementation of the Double Barrel Project:

• To ensure that it is not contrary to the Philippine Constitution and other relevant domestic and international laws...

• To guarantee the right of every Filipino to access information, official records, public records, and other documents and papers pertaining to official acts.

• To ensure transparency in processes involved in the Collection and Validation of Information Stage where the identity and criminal activities of suspected illegal drug personalities are documented and verified by police officers.

• To ensure the credibility of intelligence information used as basis for the confrontation of subjects in the House-to-House Visitation Stage.

• To ensure access to the effective remedies, such as the writs of amparo, habeas corpus, or habeas data, which protect the rights to life, liberty, and property of the people. This includes according priority to cases that seek the issuance of these writs.

• To revitalize the efforts in increasing knowledge and awareness of human rights among the Armed Forces and the Philippine National Police.

• To extend an invitation to the special Rapporteur on extrajudicial, summary or arbitrary executions to conduct a fact-finding mission on the alleged extrajudicial and summary killings.

 


Domingo 16 del Tiempo Ordinario
(24-Jul-2017)

Cuando miramos a nuestro mundo de hoy, algunas veces no podemos dejar de preguntarnos por qué Dios parece que permite el mal en el mundo. Cuando escuchamos tantas y tan malas noticias, - guerras, violencia, pobreza, injusticia, corrupción -, podemos algunas veces tener la impresión de que en el combate entre el bien y el mal, parece que el mal va ganando. Incluso si miramos a nuestras familias, nuestros vecinos, nuestro entorno de trabajo, podemos algunas veces encontrarnos abrumados por males que parecen insolubles: malentendidos, divisiones, adicciones, etc.
En el Evangelio de hoy, nuestro Señor nos ofrece tres parábolas que nos dejan entrever una respuesta a estas preguntas. En primer lugar, Jesús nos expone la parábola de la cizaña y el trigo. Un labrador siembra buena semilla en su campo, pero su enemigo siembra secretamente cizaña, malas hierbas. Cuando los labradores preguntan al dueño del campo si arrancan las malas hierbas, el dueño sorprendentemente dice que no. Las malas hierbas, - en griego zizania - se parecen mucho al trigo y crecen tan mezcladas con el trigo que el dueño teme que los trabajadores van a arrancar el buen trigo al mismo tiempo. El dueño aconseja paciencia: llegará el tiempo cuando será más fácil distinguir entre el buen trigo y las malas hierbas, y entonces se pueden arrancar éstas de raíz.
Esta es la primera respuesta que el Señor nos da sobre el problema del mal en nuestro mundo. Algunas veces el bien y el mal están tan profundamente entrelazados que toma tiempo y paciencia el discernir qué es qué. Basta mirar a nuestros propios corazones para saber que esto es verdad. Con frecuencia se dice que nuestras fortalezas son también nuestras debilidades; nuestras luces, nuestras sombras. Una persona puede estar apasionadamente comprometida con su familia: el amor constituye una fortaleza cuando le motiva a trabajar duro para atender a sus hijos; pero también puede ser una fuente de mal cuando se centra de tal manera sólo en su familia, que olvida la más amplia comunidad, o incluso se ve envuelto en la corrupción en beneficio sólo de su familia. Un líder puede estar comprometido con la excelencia, que sin duda es algo bueno. Pero este mismo compromiso puede hacerle impaciente y falto de compasión con los más débiles o menos capaces. Estoy seguro que podéis encontrar otros muchos ejemplos de este entrelazado entre el trigo y la cizaña, entre el bien y el mal en nuestros corazones.
Nuestra primera lectura nos dice que esta paciencia de Dios en relación con la mezcla del bien y el mal en nuestros corazones es consecuencia de su misericordia y bondad, de su deseo de darnos tiempo para cambiar y para crecer. “Nos gobiernas con gran indulgencia”, leemos en el Libro de la Sabiduría; “diste a tus hijos la dulce esperanza de que en el pecado, das lugar al arrepentimiento”.
Las dos siguientes parábolas de Jesús, ofrecen una segunda respuesta a la cuestión de la aparente fortaleza del mal en el mundo. Jesús compara el reino de los cielos con un diminuto grano de mostaza, tan pequeño e insignificante en sí mismo. Sin embargo, cuando se siembra en la tierra se hace “un arbusto más alto que las hortalizas” y “vienen los pájaros a anidar en sus ramas”. También, dice Jesús, el Reino de Dios es como la levadura que se mezcla con la harina. La levadura no sólo es poca en cantidad, de hecho desaparece, de modo que uno no puede verla. Sin embargo gracias a esta aparentemente invisible levadura, toda la hornada de masa crece.
En otras palabras, Jesús nos está invitando a profundizar la fe que lleva a la esperanza. Aunque las fuerzas del bien y del amor parecen ser más débiles, más pequeñas, e incluso invisibles comparadas con las fuerzas del mal y del odio en el mundo, Jesús nos recuerda que Dios está todavía en control de este mundo. Dios, con su amorosa intención, está trabajando quieta y secretamente, pero de modo poderoso e invencible como el diminuto grano de mostaza o la invisible levadura.
Un sabio director espiritual jesuita decía en una ocasión que la más poderosa arma del diablo no es el orgullo, la codicia o la lujuria, sino el desaliento. Creo que hay mucha sabiduría espiritual en lo que decía. Con frecuencia, lo que nos impide hacer el bien es el desánimo. Sentimos que hay demasiadas malas hierbas en nuestros corazones o en nuestras vidas. Nos descorazonamos viendo cómo son de poderosas las fuerzas del mal. Nos sentimos demasiado débiles, demasiado pocos, demasiado insignificantes.
Nuestras lecturas de hoy nos invitan a no sentirnos abrumados por el desaliento, sino continuar amando y sirviendo con esperanza y alegría, porque Dios sigue siendo el Señor de la historia. El separará la cizaña del trigo; hará que la semilla de mostaza y la levadura del Reino crezcan. Nuestra parte es participar en una pequeña medida con el gran trabajo de Dios de aportar curación esperanza y alegría a nuestro mundo.
San Ignacio, patrono de vuestra parroquia, escribió en cierta ocasión a una mujer que estaba superada por sentimientos de desánimo sobre sí misma y su debilidad. Le escribía Ignacio: “Cuando el enemigo de toda natura humana… os quiere quitar las fuerzas que el Señor os da, y os quiere hacer tan flaca y tan temerosa… debemos alzarnos en verdadera fe y esperanza en el Señor” (Carta a Teresa Rejadell, 1536). En otra carta, San Ignacio termina con una bella oración a nuestra Señora pidiendo que interceda por nosotros con su Hijo para que “nuestros espíritus flacos e tristes nos los convierta en fuertes y gozosos en su alabanza” (Carta a Inés Pascual, 1524).
Hoy pues recemos unos por otros, para que el Señor toque cualquier desánimo que pueda haber en nuestro corazón con su esperanza. Hay tanto que hacer por el Señor, por su pueblo, especialmente por los pobres sufrientes de este mundo. Podemos ser pequeños como el grano de mostaza o aparentemente invisibles como la levadura, pero podemos ser instrumentos del Señor, y dejarle trabajar a través nuestro, a pesar de nuestra debilidad y pequeñez. Rezamos con San Ignacio a Nuestra Señora para que, por su oración, el Señor “¡nuestros espíritus flacos e tristes nos los convierta en fuertes y gozosos en su alabanza!”
Singapur, Iglesia parroquial de San Ignacio, 22 de julio de 2017


We are united in our desire to promote peace and reconciliation, says Fr Sosa after first dialogue with Buddhists
(20-Jul-2017)

Landing in Siem Seap on the second leg of his first trip to Asia Pacific, Fr General Arturo Sosa quickly found himself in completely different setting. From Indonesia, a predominantly Muslim country with about 350 Jesuits and many institutions and collaborators, he was now in a largely Buddhist country, with a small cohort of 26 Jesuits working with a modest number of collaborators.
It was his first time in a Buddhist country, and to visit Jesuits and partners in mission working together in such a context, he shared in his homily on July 15 in the chapel of the Metta Karuna Reflection Centre in Siem Reap where stayed for most of his visit.
He pointed out that the readings of the day were reminiscent of General Congregation 36, saying "In a world of so much violence, divisions and intolerance, we are called to build bridges, to create a ‘culture of hospitality' and welcome. In a world where there is so much ‘fear and anger,' and where ‘hope is threatened,' we are called to bring the hope of the risen Lord in all our apostolates and ministries."
Later that morning, Fr In-don Oh SJ, Superior of the Jesuits in Cambodia, presented the history of the Jesuit mission in the country, from its beginnings in the refugee camps of Thai-Cambodia border in the early 1980s to its present commitments in social service, education, ecology, interreligious dialogue and pastoral work. Msgr Enrique Figaredo SJ, the Apostolic Prefect of Battambang, introduced Fr General to the creative ministries of the Prefecture.
In his talk after the presentations, Fr Sosa underscored the importance of collaboration and reminded them that they are, themselves, collaborators too. "We like to talk about Jesuit mission with our collaborators. But, we have to remember that our mission is not our own, but Christ's mission, and we Jesuits are also collaborators in that mission," he said.
In the afternoon, Fr General met with a group of Buddhist monks to learn about Buddhism and Buddhist work on peace and reconciliation in Asia including the story of the Buddhist peace walk, begun by the great Buddhist sage Maha Ghosananda during the bloody days of the civil war in Cambodia.
The 80 Jesuits, collaborators and volunteers gathered were touched by the simplicity, depth and spiritual wisdom shared by Buddhist monk Ven Sovechea and peace activist Bob Mat. Fr Sosa found it "deeply consoling to see how we are united in our desire to promote peace and reconciliation in our world". He added, "It is also consoling to see how we share a belief that the path to peace begins from within, from the deep transformation of the inner person, from growing in detachment and in loving kindness".
The interreligious dialogue ended fittingly with the blessing of the wheels of reconciliation located along a pond in the Metta Karuna grounds that was hollowed by a cluster bomb. The monks chanted blessings for peace and reconciliation, and the Christian beatitudes were proclaimed in the Khmer language.
Afterwards, JCAP Coordinator for Dialogue with Buddhism Fr In-gun Kang took Fr General to the 1,000 year old Wat Svayromeath, the oldest temple in Siem Reap. It was Fr Sosa's first visit to a Buddhist temple and the Chief monk Ven Vuthi introduced Fr General to 80 novice monks - children and teenagers studying in the monastic school - who impressed him with their concentration during meditation. In a gesture that surprised Fr Kang, Ven Vuthi invited him and Fr Sosa to sit among the young monks.
"It is very unusual to sit in that way in the Theravada tradition; even the king has to respect monks by sitting in a separate seat. I think Ven Vuthi respected us as equal religious friends who deserve to sit together in the temple," said Fr Kang.
On July 16, Fr General Sosa flew to Phnom Penh where he visited the Tuol Sleng Genocide Memorial Museum built to remember the tens of thousands who were tortured and killed after the Khmer Rouge took power in 1975. The visit prompted Fr Sosa to recall the tragic events of his own country, Venezuela, during the dictatorship. He said that this kind of history is tragic and terrible but something that people have to remember. After his tour, Fr Sosa met with Bishop Olivier Schmitthaeusler, Apostolic Vicar of Phnom Penh.
The following day, Fr General visited Banteay Prieb, the Jesuit vocational training centre for survivors of landmines and polio and people with learning disabilities that had been the foundation of Jesuit involvement in Cambodia. Fr Sosa was also shown the room where Richie Fernando, a Filipino Regent, was killed in October 1996 while attempting to calm a problem student who had threatened the school with a grenade. Fr Sosa, moved by the martyrdom of Richie, offered a short and silent prayer in front of Richie's memorial and blessed the people gathered around.
Fr Oh, who accompanied Fr Sosa from Siem Reap to Phnom Penh and then to Singapore, said that Fr Sosa's visit had been a source of inspiration for the Jesuits and collaborators in the Cambodia mission. "Many expressed their gratitude and joy for being graced with his loving presence, simplicity, joyful laughter and accessible nature."


Six Jesuits ordained priests in Indonesia
(19-Jul-2017)

The Society of Jesus welcomed six new priests from the Indonesia Province with the ordination of Fathers Antonius Dhimas Hardjuna SJ, Ferdinandus Tuhu Jati Setya Adi SJ, Gerardus Hadian Panamokta SJ, Stephanus Advent Novianto SJ, Thomas Septi Widhiyudana SJ and Thomas Surya Awangga Budiono SJ.
They were ordained by the Archbishop of Semarang, Msgr Robertus Rubiyatmoko, on July 13 in the Church of St Anthony of Padua in Yogyakarta. Emeritus Archbishop of Jakarta Julius Cardinal Darmaatmadja SJ and Fr Arturo Sosa, Superior General of the Society of Jesus, concelebrated the Ordination Mass as did Indonesia Provincial Fr Sunu Hardiyanta SJ and St Ignatius College Rector Fr Andreas Sugijopranoto SJ.
During his homily, Bishop Rubiyatmoko highlighted the many firsts in the occasion. It was his first presbyteral ordination since his appointment as Bishop. It was the first time for Fr General Sosa to concelebrate an ordination Mass in Indonesia, and the first ordination Mass in the local church to have a children's choir. All six ordinands were also from different dioceses.
Speaking at the end of the Mass, Fr General, who was in Indonesia for his first official trip to the Jesuit Conference of Asia Pacific, told the new priests, "Do not be afraid to sail into the deep and be fishers of people". The ordinands had chosen as their ordination theme, "Because of His Grace and Love, I Cast the Net", inspired by the vocation of St Peter.
All six men had studied in minor seminaries prior to entering the Society, with most of them attending the Jesuit-run St Peter Canisius Minor Seminary. All but one, Fr Novianto, studied Theology at Sanata Dharma University, the Jesuit university in Yogyakarta. He did his Theology in the Loyola School of Theology in Manila.
Four of them - Fr Hardjuna, Fr Setya, Fr Budiono and Fr Widhiyudana - have been assigned as associate pastors in different parishes in the Archdiocese of Semarang. Fr Hardjuna will go to St Anne Parish in Duren Sawit, Fr Setya to St Servas Parish in Kampung Sawah, Fr Budiono to St Joseph Parish in Ambarawa and Fr Widhiyudana to St Isidore Parish in Sukorejo.
Fr Novianto will serve as associate pastor of the Immaculate Heart of the Virgin Mary Parish in Tangerang in the Archdiocese of Jakarta, while Fr Panamokta has been assigned to St Aloysius Gonzaga High School in Jakarta.
The new priests led their first mass with the community members of St Ignatius College the day after their ordination.
Source: http://sjapc.net


Diálogo con Budistas
(17-Jul-2017)

TMuchas gracias por el tiempo y la sabiduría que han dedicado a compartir conmigo hoy. He aprendido muchas cosas, y me han dado muchas ideas sobre las que pensar, y sobre las que orar.
Es profundamente consolador ver cómo estamos unidos en nuestro deseo de promover la paz y la reconciliación en nuestro mundo. Es igualmente gratificante comprobar que compartimos la convicción de que el camino hacia la paz se inicia desde el interior de nosotros mismos, desde una profunda transformación personal, desde un crecer en desprendimiento y en una amabilidad fruto del amor.
Agradezco mucho lo que mis hermanos jesuitas hacen para promover un diálogo franco con el budismo aquí en Camboya, tanto al nivel del intercambio intelectual, como de la oración común, o, en el nivel de compartir vida, en la acción común en servicio de los pobres. Gracias por su significativo e inspirador testimonio de cómo viven nuestra misión jesuita de reconciliación.
Entre las muchas cosas que he aprendido del Papa Francisco, una es la insistencia en la importancia de crear una cultura del encuentro. Usa esta expresión con frecuencia. Cree que en nuestro mundo dividido, donde algunos quieren levantar muros, lo que hemos de hacer es facilitar encuentros, sin miedo y con respeto, pueblos encontrándose con pueblos, oyéndonos, el uno al otro, profunda y respetuosamente, creando relaciones y amistad.
Muchas gracias por este espacio de encuentro en esta tarde, que me ha enriquecido a mí, y que espero llevará fruto en servicio de otros.
15 de julio de 2017


Una manera nueva de mirar
(17-Jul-2017)

Tengo gran satisfacción de estar con vosotros esta mañana para celebrar juntos la Eucaristía. Es la primera vez que visito un país budista, y me encuentro con los jesuitas y sus colaboradores en la misión que trabajan juntos en ese contexto. Estoy deseando aprender de vosotros y ver las cosas desde otro punto de vista a partir de esta breve visita.
El ver las cosas de una manera nueva, de acuerdo con las lecturas de hoy nos lleva a reconciliación y esperanza. En la primera lectura los hermanos de José están temerosos después de la muerte de su padre Jacob. Temen que su hermano José les guarde rencor y tome venganza de ellos. De alguna manera su miedo tiene fundamento. Trataron a José malamente y le causaron un terrible sufrimiento cuando lo vendieron como esclavo por odio y envidia.
Pero lo que realmente vemos, en nuestra lectura de hoy, es una conmovedora historia de reconciliación que tiene lugar por una nueva manera de mirar. José no niega su sufrimiento ni la injusticia cometida. Pero a través de su propio sufrimiento, ha aprendido a ver las cosas de manera diferente. Fue capaz de ver el plan de Dios, Dios haciendo el bien ha superado el mal en su vida. Por eso dice a sus hermanos: “No tengáis miedo… el daño que planeasteis hacerme a mí, por diseño de Dios se ha cambiado en bien”. Las palabras de José “tocaron el corazón” de sus hermanos, e hicieron posible un nuevo comienzo en sus vidas.
En nuestro evangelio, Jesús también ayuda a sus discípulos a mirar las cosa de una manera nueva. Cuando manda a sus apóstoles en misión, se muestran temerosos, sabiendo que les esperan conflictos y hostilidad. Les anima y les dice, hasta tres veces, ¡no tengáis miedo! Y lo hace, comentándoles algo que ellos han visto cada día, algo en lo que probablemente no han caído en la cuenta y sobre lo que no han reflexionado. “¿No se venden un par de gorriones por un céntimo? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre”, les recuerda Jesús. “Por eso no tengáis miedo; ¡valéis más vosotros que muchos gorriones!” (Mt 10,29.31).
Parece que Dios está recordándonos que las relaciones se pueden sanar, y el miedo se puede superar, cuando aprendemos a mirar de una manera nueva, una manera fundada en la fe, que es capaz de de ver a Dios trabajando en nuestro mundo, tierna y amorosamente, con un plan para salvar y sacar bien del mal. Sería bueno preguntarnos a nosotros mismos: ¿qué relaciones en mi vida, en nuestras comunidades, en nuestro mundo, necesitan sanación? ¿Qué temores y ansiedades me turban, o cargan sobre los que están a mi alrededor? ¿Cómo podría yo ser invitado a mirarlos de una manera nueva, desde el punto de vista de la fe?
Nuestras lecturas nos recuerdan también la Congregación General 36, que habla de nuestra misión como una misión de reconciliación y esperanza. En un mundo con tanta violencia, divisiones e intolerancia, se nos llama a construir puentes, a crear una ‘cultura de la hospitalidad’ y la bienvenida. En un mundo donde hay tanto ‘miedo e irritación’, y donde ‘la esperanza está amenazada’, estamos llamados a llevar la esperanza del Señor Resucitado en todos nuestros ministerios y trabajos apostólicos. Sé que vosotros aquí en Camboya habéis estado hondamente comprometidos en traer reconciliación y esperanza, especialmente a los pobres, desde el principio de esta misión. La Palabra de Dios, hoy, nos recuerda que esta misión de reconciliación y esperanza implica ayudar al pueblo a verse a sí mismo, a aquellos que lo han ultrajado, y a los que son diferentes, de una manera nueva. Esto significa ver a Dios trabajando en medio de estas relaciones rotas y situaciones difíciles, y trabajar con Él para crear una más alegre familia humana.
Tal vez, pues, podemos pedir en esta Eucaristía, esta mañana, por algo que parece muy simple. Cuando el Papa Francisco se encontró con nosotros en la Congregación General, nos sorprendió a todos diciéndonos que teníamos que mejorar pidiendo a Dios insistentemente consolación espiritual para poder compartirla con los demás. Consolación, que no es sólo sentirse bien, sino, como nos recuerda San Ignacio, es un incremento de fe, esperanza y caridad en nosotros que nos permite ver el mundo de diferente manera, porque vemos al mismo Dios actuar en él, y cómo nos invita a unirnos a Él. Quiera el Señor, llenar a cada uno de nosotros con la consolación para que podamos con más alegría promover la reconciliación, e inspirar esperanza en nuestro mundo.
Siem Reap, Camboya Homilía, 15 de julio de 2017


Fr General Arturo Sosa highlights community and collaboration in visit to Indonesia
(15-Jul-2017)

Fr Arturo Sosa SJ kicked off his first official trip to Asia Pacific as Superior General of the Society of Jesus with a visit to the world's most populous Muslim nation - Indonesia. Fr Sosa, who spent most of his three-day visit from July 11 to 13 in Yogyakarta, stressed that he was there "to learn and not to teach".
At a gathering with some 300 Jesuits of the Indonesian Province on July 12 at the Driyarkara Auditorium of Sanata Dharma University, Fr Sosa learned the context and challenges they face in Indonesia. Among these challenges are addressing the country's poverty, environmental degradation and radicalism.
He told the Province to take courage and affirmed their efforts in collaboration. "We have to grow in awareness that we are collaborators in God's mission, and God is active," he said. "What seems impossible is possible because God's actions will lead us in His direction. So don't be afraid."
He also underscored community life as an essential dimension of the Jesuit mission. "Only if we have good community life can we be good messengers. Discernment is very important. It links with life and mission. The mission is the main concern, the organisation will follow," he said.
After the gathering, the Superior General held a closed door meeting with Jesuit scholastics and novices before celebrating a cultural Mass with the the Jesuits, lay collaborators and Sanata Dharma community. Concelebrating with him were Jesuit jubilarians celebrating 25, 40, 50, 60 and 70 years in the Society and in the priesthood.
In his homily, Fr General highlighted the diversity of the twelve men Jesus chose to share his mission, relating it to the congregation. "We too are so diverse ... We have Christians and some who belong to other faith traditions. But we are united by our commitment to the mission of Christ."
However, diversity is also a challenge, he said, because many people are afraid of those who are different from them and it is this fear that builds walls and often results in violence. "Community and collaboration are very important invitations to all of us today, precisely because we live in a world of so much division, polarisation and fear of diversity."
Fr General also met with some leading Muslim scholars. He opened the conversation by speaking of his desire to learn about the context of Indonesia, sharing how his country, Venezuela, is also a pluralistic society in terms of its ethnic and historical background.
Two Muslim professors of Sanata Dharma University shared that in their decades of teaching at the Jesuit university, they have found respect, inclusion and a shared mission. Dr Suhadi from Gajah Mada University related how the concept of a Pesantren, the Islamic boarding school, is similar to that of the seminary. Fr Sosa responded by echoing Pope Francis' words at the Conference for Peace in Cairo last April that "Religion is not a problem but part of the solution".
"If people can see us [Muslims and Christians] working together in the service of the human family, especially the poor, then they might see what is deepest in our hearts and what binds us together: our faith in a merciful God who wants, not violence and hatred, but love and peace in our world," he said.
In the evening, Fr Sosa gave a striking message to some 800 Jesuits and collaborators during a cultural programme celebrating collaboration. Collaboration, he told them, is rooted in the Trinitarian God who, looking down on the world, decides to collaborate to save humanity. He then led the group in praying an especially composed prayer for collaboration, in Bahasa Indonesia and English.
On July 13, Fr Sosa met with Archbishop of Semarang Msgr Robertus Rubiyatmoko and assured him of the Jesuits' support for the Church in Indonesia, especially in the work for the poor and marginalised. He then presented the Archbishop with an image of Maria de la Strada taken from one of the altars in the Church of Gesu in Rome.
Before concluding his trip in the country, the Superior General concelebrated the Ordination Mass of six Indonesian Jesuits. Speaking at the end of the Mass, he repeated to the newly ordained priests what he had told the Jesuits at their gathering the day before: "Do not be afraid. We need courageous people in the Society and in the Indonesian Church".
The whirlwind visit was a time of grace for the Jesuits in Indonesia, who took his words to them to heart in their discussion of the implications of his message to their life and mission. As Indonesian Provincial Fr Petrus Sunu Hardiyanta said, "We are really grateful that Indonesia Province had the opportunity to be visited by Fr General. The generosity of Jesuit missionaries in the past has generated generous Jesuits, generous colleaagues and alumni of our schools, colleges and University, who are now working not only in Indonesia but also in Thailand, Myanmar and Cambodia. Fr General has invited us to deeper collaboration, community life and communal discernment in order to serve the mission better."
Source: http://sjapc.net


Diálogo con laicos católicos comprometidos en la vida pública
(14-Jul-2017)

Estoy muy agradecido a la Provincia jesuita de Indonesia, por organizar este diálogo con vosotros laicos católicos, que habéis recibido lo que el Papa Francisco ha llamado el ‘virus’ de la formación ignaciana, y que, ahora, ocupáis puestos relevantes en la sociedad indonesia. San Ignacio acostumbraba a llamarse a sí mismo ‘el peregrino’, alguien que anda activamente buscando la voluntad de Dios. Me gustaría usar esa palabra para mí, y para todos vosotros también. Vengo a vosotros como un peregrino en medio de mis compañeros peregrinos, no como un experto con una respuesta a todas las preguntas. He recibido una lista de las posibles cuestiones que proponéis para este diálogo, pero ¡yo también tengo un elenco de cuestiones sobre las que me gustaría preguntaros! Mi esperanza es, que a lo largo de nuestro breve encuentro, nos podamos ayudar mutuamente para ver con una mayor claridad lo que Dios puede estar pidiéndonos que seamos y hagamos en nuestro mundo, donde hay tanta belleza y esperanza, pero también sufrimiento y desesperanza.
El objetivo de estas breves aportaciones, por tanto, es sencillamente proponer algunas ideas que puedan estimular para iniciar nuestro diálogo. Lo que me gustaría hacer es compartir algunas aportaciones de nuestra recientemente terminada Congregación General 36, celebrada el año pasado en Roma, durante la que reflexionamos sobre preocupaciones en la Iglesia y en el mundo y tratamos de discernir nuestra respuesta como Compañía.
Lo que quiero compartir tendrá tres partes. Primero, trataré de identificar algunos temas globales que nos retan y nos piden una respuesta. En segundo lugar diré una palabra sobre la respuesta de la Compañía que puede centrarse en la palabra ‘reconciliación. Tercero, finalizaré con algunos elementos que podrían hacer posible una renovación en nuestros trabajos apostólicos y ministerios. Espero que esta presentación pueda ayudaros a captar mejor el sentido de las preocupaciones de la Compañía de Jesús hoy, y que puedan iniciar nuestro diálogo.

I. La situación del mundo
Iniciamos la Congregación reflexionando sobre un documento titulado De statu Societatis que había sido preparado por un comité específico, que incluía a uno de vuestros destacados intelectuales indonesios, el P. Herry Priyono. El documento subrayaba algunas luces y sombras de nuestro mundo de hoy, áreas de seria preocupación para toda la humanidad, para la Iglesia, la Compañía de Jesús. Permitidme mencionar seis áreas inter-relacionadas de preocupación global.
• Primero, cambios demográficos sin precedente. Millones de personas se han convertido en migrantes y refugiados, huyendo de conflictos, pobreza, desastres naturales y buscando una vida mejor. Algunas sociedades han respondido dando la bienvenida, pero otras han respondido con miedo y rechazo, buscando construir muros y fortalecer las barreras.
• Segundo, desigualdad creciente. Mientras el sistema económico global ha creado enorme riqueza y ha permitido a algunos países sacar de la pobreza a segmentos importantes de su población, al mismo tiempo la desigualdad es creciente de una manera increíble. La distancia entre ricos y pobres ha aumentado, y ciertos grupos de personas, como los pueblos indígenas, han llegado a ser aún más marginados.
• Tercero, polarización creciente y conflicto. La guerra, el desacuerdo, la violencia, la intolerancia y el terror han aumentado. Aunque las verdaderas causas de mucha de esta polarización son la pobreza, el miedo, la ignorancia y la desesperación; lamentablemente mucha violencia se justifica usando el nombre de Dios. El uso de la religión y de Dios para justificar el odio y la violencia es uno de los grandes contrasignos de nuestro tiempo.
• Cuarto, la crisis ecológica, que afecta a lo que el Papa Francisco ha llamado la “casa común”. Como el mismo Papa ha destacado en la “Laudato si’ ” la manera dominante de los seres humanos en su producción y consumo, y la extendida cultura del ‘desecho’ han dañado gravemente el entorno y amenazado la sostenibilidad de nuestro planeta para las futuras generaciones.
• Quinto, el “invasivo ecosistema digital”. Internet y los medios de comunicación social han cambiado la manera de pensar de los humanos, su modo de reaccionar, de comunicarse y de inter-accionar. No es sólo una cuestión de tecnología, sino de un mundo nuevo en el que vive la gente. Es el comienzo de un gigantesco cambio cultural que progresa a una inimaginable velocidad, que afecta a las relaciones personales e inter-generacionales amenazando los valores culturales tradicionales. Este ecosistema digital ha hecho posible la difusión de la información y la globalización de la solidaridad; pero ha dado también lugar a un crecimiento de grandes divisiones, de la difusión de odiosos virus y falsas noticias.
• Sexto, el debilitamiento de la política como un medio de búsqueda del bien común. En muchos lugares del mundo hay una extendida desilusión sobre la manera como la política ha sido manejada por políticos y partidos. Hay un profundo pozo de descontento y desconfianza de los líderes políticos a causa de las expectativas no cumplidas y los problemas no resueltos. El descontento ha hecho posible el crecimiento de ciertos líderes populistas hasta llegar al poder por la explotación del miedo y la ira del pueblo y sus seductoras pero irreales promesas de cambio.

II. La misión de Dios, nuestra misión
Los seres humanos más responsables preguntarán: ¿qué vamos nosotros a hacer, frente a estos retos enormes?
Para personas creyentes, sin embargo, la primera cuestión es: ¿qué está Dios haciendo? ¿cómo actúa Dios en este mundo? San Ignacio nos recuerda que el amoroso Dios trabaja en el mundo; y el corazón de la espiritualidad ignaciana es discernimiento, buscando cómo Dios está trabajando en el mundo, y cómo nos llama para compartir su trabajo como individuos y como grupos.
Reflexionando sobre este mundo a la luz de la Palabra de Dios y de nuestra experiencia, la Congregación General 36 reconoce de nuevo lo que San Pablo escribe sobre el tema en la segunda Carta a los Corintios: que Dios está “reconciliando el mundo consigo en Cristo” (2 Cor 5,19). La congregación experimentó fuertemente “la llamada a participar en la obra de reconciliación que Dios está realizando en nuestro mundo herido”. (CG 36, d.1, n.21). Identifica tres dimensiones en este único trabajo de reconciliación: reconciliación con Dios, de unos con otros, y con la creación. Así es como la Compañía de Jesús ve hoy su misión, la llamada del Señor.
No tenemos tiempo para profundizar en estas tres dimensiones, pero permitime apuntar una palabra sobre cada una de estas dimensiones de la misión.
• Primero, reconciliación con Dios. Cito unas llamativas palabras del discurso del Papa Francisco en Egipto, el pasado mes de abril, cuando participó en la conferencia a favor de la paz, convocada por el Gran Imán de El Cairo. El Papa Francisco dijo: “La Religión no es el problema, sino parte de la solución: frente a la tentación de aceptar una vida banal y falta de inspiración, donde todo empieza y termina aquí abajo, la religión nos recuerda la necesidad de elevar nuestros corazones al Altísimo, en orden a aprender cómo edificar la ciudad de los hombres”.
Un mundo crecientemente secularizado ve la religión como un problema a causa de la violencia, por ejemplo. Por eso parte de nuestra misión ha de ser dar testimonio de que la religión, o mejor, la fe es “parte de la solución”. La religión, la verdadera religión nos ayuda a construir un mundo más humano, no menos humano. Yo creo que esta es una de las razones por las que el Papa Francisco es tan efectivo como líder religioso: él es ante todo un testimonio. Es completamente consistente; muestra creíblemente que la fe en Cristo hace a una persona alegre, compasiva, libre. Los jesuitas creemos que tenemos que pasar por una profunda conversión, si hemos de ser mejores testigos. Nuestras palabras son, con frecuencia, mejores que nuestras vidas.
Mi predecesor, el P. Adolfo Nicolás que ha vivido en Asia más de cuarenta años, siempre subrayó la importancia del testigo en Asia, testigo que habla más creíblemente que las palabras. Pero el testimonio si es real, debe brotar de dentro, de una genuina y profunda relación con Dios. Por eso la Congregación General 36 acentúa que la Compañía debe promover la espiritualidad ignaciana y todos aquellos ministerios que ayudan a las personas a conocer, amar y entregarse al Dios vivo.
Esta insistencia en la renovación de la espiritualidad ignaciana es un llamamiento que los jesuitas nos hacemos a nosotros mismos. La Congregación llama a la Compañía a una ‘profunda renovación espiritual’. Pero nosotros, por otra parte, estamos también convencidos de que la espiritualidad ignaciana es un don para toda la Iglesia, especialmente para aquellos que están especialmente comprometidos en su servicio, como vosotros. Uno de los signos de esperanza que yo veo, son los muchos laicos con profunda formación para ser guías espirituales y directores en tantas partes del mundo, incluyendo Asia, China, Filipinas, Hong Kong, Vietnam, por ejemplo. Me satisface ver los programas de liderazgo ignaciano para jesuitas y laicos que están desarrollándose y son ya efectivos en Asia, Europa, los Estados Unidos y América latina.
• Segundo, reconciliación de unos con otros. La Congregación General ha destacado tres formas de sufrimiento y alienación que requieren una especial atención por parte de la Compañía: en primer lugar los pueblos desplazados, migrantes y refugiados; en segundo lugar los pueblos marginados que sufren particularmente la creciente desigualdad en el mundo, como son los pueblos indígenas; y en tercer lugar, la violencia y la intolerancia pretendidamente justificada por “convicciones religiosas distorsionadas”.
Se podrían decir muchas cosas, pero voy solamente a fijarme en dos puntos tratados en la pasada Congregación General. En primer lugar, ésta pide que ‘la Compañía promueva en todas partes una más generosa cultura de la hospitalidad’. La hospitalidad es una de las más importantes, y también más escasas, virtudes en nuestro mundo de hoy. No es solamente un asunto de convivencia social y buena educación, en la acogida de los huéspedes. Es la virtud que me permite escuchar el llamamiento moral de cualquier ser humano, con independencia de raza, género, clase social o religión, simplemente por el hecho de tratarse de un ser humano, creado como imagen de Dios. Es la virtud que nos permite ver a los diferentes, no como una amenaza, no como temibles enemigos, sino como bienvenidos seres humanos como nosotros. No es una mentalidad fácil de promover, por muchos elementos de la cultura actual, sean líderes políticos o los así llamados líderes religiosos, sean los medios de comunicación, que promueven miedo, sospecha y exclusión en lugar de hospitalidad.
En segundo lugar, la Congregación también destaca la importancia de la educación para la formación de mujeres y varones comprometidos y capaces de promover la reconciliación. La educación, tanto en estructuras formales o informales, es uno de los mayores compromisos apostólicos de la Compañía de Jesús y un campo en el que, la colaboración de otros muchos no jesuitas, es más destacada.
Me gustaría simplemente mencionar el ejemplo del Servicio Jesuita de Refugiados, que recientemente está más plenamente comprometido en la educación de los refugiados en los niveles de primaria, secundaria y profesional. Millones de niñas y niños están incluidos en los grupos de refugiados hoy, y la media de duración de los desplazamientos y de los tiempos de vida en los campos de refugiados es de diecisiete años. Sin una estructura educativa, los niños refugiados carecerían de cualquier futuro. Más aún el anterior director internacional de JRS siempre insistió en que, sin educación formal, los campos de refugiados se convierten en espacios de fomento del extremismo. Por otra parte estos niños y adolescentes no van a ser personas desplazadas para el resto de sus vidas. Necesitan ser ayudados para no perder su tiempo y su vida, cuando pueden ser preparados para un futuro mejor.
• Tercero, reconciliación con la creación. La Congregación General 36 apoya incondicionalmente el análisis del Papa Francisco en la “Laudato si’” cuando dice que la crisis medioambiental en nuestro mundo es fruto de una crisis social más profunda: la manera en la que nuestro sistema socio-económico produce, consume y descarta. En consecuencia la Congregación pide a la Compañía que ayude a promover un desarrollo en una dirección más sostenible.
Como saben, las discusiones en el área de modelos de desarrollo económico son muy intensas. Muchos intelectuales, especialistas y políticos no están de acuerdo con el punto de vista del Papa Francisco sobre la interconexión de la crisis económica, social y medioambiental. Muchos de ellos son escépticos sobre la posibilidad de otro modelo económico y niegan la conexión entre economía y justicia como base fundamental de una sociedad democrática. Nosotros no coincidimos en esa dirección. Creemos que lo que parece imposible, es posible. Sabemos que otro mundo es posible; que otro sistema económico más humano es posible, y estamos esforzándonos para hacer nuestra mejor contribución para hacerla realidad. Para mostrarles un ejemplo: recientemente un pequeño grupo internacional de jesuitas y laicos de nuestros centros sociales y universidades han adelantado un análisis importante del presente modelo económico que se ha publicado en Promotio Iustitiae.
Querría simplemente subrayar que la Congregación no solo invita a estas soluciones de alto nivel para la crisis ecológica del mundo. Pide también dos pasos muy prácticos, y de alguna manera más difíciles. El primero “cambiar nuestro estilo de vida personal y comunitario”. Es un buen reto. En segundo lugar: “celebrar la creación para agradecerla”. Recuerdo un sabio jesuita profundamente implicado en la ecología, insistiendo que debemos empezar por dar gracias por la creación, porque no protegeremos lo que no amamos, y solo podemos amar nuestra casa común si podemos celebrar y dar gracias por ella.

III. Hacia una Renovación de nuestro servicio
He descrito algunos de los temas globales en los que nos sentimos implicados, y también he explicado la articulación de nuestra misión hoy como una acción promotora de la reconciliación con Dios, la reconciliación con la humanidad y la reconciliación con la creación. Voy a terminar identificando algunos elementos concretos que deben caracterizar nuestro servicio o apostolado si hemos de ser más efectivos servidores de la misión reconciliadora de Cristo. La Congregación ofrece estas directrices a los jesuitas y a las obras apostólicas de la Compañía (cfr. Dec.1, ns.31-38); pero pienso que son también aplicables a vosotros, y, por eso, voy a proponeros algunas cuestiones para reflexión sobre cada una de ellas.
• Primero, “todos nuestros ministerios deben buscar construir puentes, para promover la paz”. Uno puede preguntarse: en mi servicio, ¿construyo puentes, promuevo el mutuo entendimiento, el perdón, la comunión; o más bien polarizo y divido?
• Segundo, profundidad. Esta fue una palabra favorita de nuestro anterior P. General. Con ella, el P. Adolfo Nicolás, quería significar, una profundidad espiritual, un profundo enraizamiento en Dios y también una profundidad intelectual, porque los problemas complejos de nuestro tiempo requieren la profundidad de la reflexión y de la comprensión que pueda llevar a soluciones verdaderas de largo alcance. ¿Cuánto, del servicio que yo presto, se funda en mi fe, en mi relación con el Señor? Lo que hago, ¿se caracteriza por el estudio serio, la reflexión, el análisis de la realidad?
• Tercero, colaboración. La misión de Jesucristo no pertenece a la Compañía de Jesús, sino a todos aquellos que se sienten llamados a esa misión, aunque no lo conozcan a Él, con tal de que abracen sus valores. Los retos son tan grandes que ha pasado el tiempo de los ‘luchadores singulares’; sólo podemos responder a los grandes retos, si estamos dispuestos a trabajar juntos. Nosotros somos invitados a ser una mínima Compañía en colaboración, centrada en colaborar con otros, en la misión de Cristo. ¿Cuánta colaboración promuevo en mi trabajo? ¿Hasta qué punto facilito un servicio en común o soy, algunas veces, un obstáculo?
• Cuarto, procesos de promoción. La Congregación, una vez más, tomó esta idea del Papa Francisco, que ha insistido en que no debemos preocuparnos tanto “en ocupar espacios cuanto en promover procesos”. En otras palabras, no medimos la eficacia por el tamaño de nuestros edificios, o el número de nuestros estudiantes, sino preguntándonos: en el pueblo que atendemos y en los trabajos que hacemos, las personas y las sociedades, ¿pasan por un proceso de cambio y transformación?
• Finalmente, la esperanza. “Necesitamos más que nunca transmitir un mensaje de esperanza, - insiste la Congregación General -, una esperanza que nace del encuentro con Cristo resucitado”. Hay mucha desesperanza y desolación en nuestro mundo. Las esperanzas que el mundo del consumo da a nuestros jóvenes, - un nuevo teléfono móvil, un nuevo artilugio -, son demasiado pequeñas para llenar el corazón de los seres humanos. Algunos acuden a movimientos extremistas precisamente porque conectan con los individuos en búsqueda de un más amplio objetivo, un sueño, o una narrativa a la que vale la pena sacrificar sus vidas. Y nosotros, ¿qué? ¿Dónde encuentro yo esperanza, en mi propia vida y trabajo? ¿Qué hago yo para ayudar a crecer la esperanza de aquellos a quienes sirvo?
Termino aquí, pero espero que estos pensamientos puedan incentivar nuestro diálogo. Yo también me hago preguntas, pero vamos a empezar por las vuestras. Aprovecho la oportunidad para agradecer vuestro apoyo a la Compañía de Jesús. Os ruego que sigáis pidiendo por nosotros, dialogando con nosotros, corrigiéndonos cuando sea necesario, de modo que juntos podamos servir a la misión de Dios, a la reconciliación en nuestro mundo.

Yakarta, Indonesia, 13 de julio de 2017

 


Sabemos que vivimos en un mundo en el que muchos están temerosos de la diversidad
(13-Jul-2017)

En el Evangelio de hoy, escuchamos el pasaje en el que el Señor elige y envía a los doce apóstoles. Jesús llama a sí a doce de los discípulos y les da autoridad para compartir su misión, una misión para liberar a quienes permanecen cautivos de ‘espíritus inmundos’, y para sanar ‘de toda enfermedad y de toda dolencia’. Pero lo que más me llama la atención hoy es la diversidad de los hombres que elige para compartir su misión; son tan diferentes el uno del otro.
Por ejemplo, conocemos a Pedro, de reacción inmediata, hombre impulsivo, que habla antes de pensar lo que dice, como cuando pide a Jesús andar sobre el agua, o cuando asegura que nunca negará a Jesús. Por otra parte tenemos a Tomás, que parece ser lo opuesto, tan cauto que no creería que Cristo ha resucitado hasta que él mismo lo verificase. Están también los hermanos Santiago y Juan, a los que Jesús da el sobrenombre de Boanerges, ‘los Hijos del Trueno’, tal vez eran tan ruidosos e impulsivos que querían hacer bajar fuego del cielo sobre la aldea samaritana que no había acogido a Jesús. Por otro lado está también Santiago el de Alfeo que debió ser tan callado, que no se recoge palabra suya en todo el Evangelio. Sus puntos de vista políticos también debieron ser muy diferentes. En el grupo estaba ‘Mateo el recaudador de impuestos’ que debió de ser una especie de colaborador de los invasores romanos. Pero también se encontraba ‘Simón el cananeo’ que es identificado como Simón el Zelotes que pudo tener alguna conexión con el movimiento liberador judío.
Con toda su diversidad, Jesús los envió como un grupo, como un cuerpo apostólico, no solamente como individuos. El Evangelista Mateo nos dice: ‘a estos doce los envió Jesús”. El nombre ‘los doce’ era un grupo reconocible en la comunidad de Jesús.
Este evangelio es como un espejo para todos nosotros que estamos aquí reunidos hoy. También nosotros somos diversos. Hay jesuitas de diferentes países, de Indonesia, de Alemania, de Birmania, de Tailandia - ¡y uno de Venezuela! Somos laicos, religiosos, sacerdotes; hay cristianos y otros que pertenecen a otras tradiciones de fe. Pero estamos unidos por nuestro compromiso con la misión de Cristo: liberar a quienes están esclavizados, y curar a todos los que sufren, proclamando la cercanía del Reino de Dios.
La diversidad es un don, pero es también un reto. Somos conscientes que vivimos en un mundo en el que muchos temen la diversidad, en el que hay miedo de los que son diferentes, un miedo que edifica muros, y que lamentablemente con frecuencia da lugar a la violencia. Conocéis esta triste realidad demasiado bien aquí en Indonesia. Nuestras recientes Congregaciones Generales han destacado la comunidad como misión, y la colaboración entre los jesuitas y los laicos asociados en la misión. Estas dos palabras, comunidad y colaboración, son, yo creo, una muy importante invitación para todos nosotros, hoy, precisamente porque vivimos en un mundo de tanta división, tanta polarización y tanto temor a la diversidad.
¿Cómo podemos crecer en nuestro vivir la comunidad como misión y en colaborar en la misión?
Hace 478 años, en Roma, diez hombres de muy diversos antecedentes y personalidades se reunieron para discernir juntos si Dios les estaba llamando a permanecer unidos formando un grupo. Algunos de sus países de procedencia estaban en guerra entre sí. Algunos eran de familias nobles, otros de familias campesinas. Pero, después de mucha oración y reflexión, de mucho compartir, estos primeros compañeros de Ignacio llegaron a la conclusión, como resultado de un serio discernimiento, de que era la voluntad de Dios el que permanecieran unidos.
Sería bueno recordar lo que dejaron escrito en el famoso documento Deliberación de los Primeros Padres: “que habiéndose dignado el clementísimo y piadosísimo Dios de unirnos y congregarnos recíprocamente, aunque somos tan flacos y nacidos en tan diversas regiones y costumbres, no debíamos deshacer la unión y congregación que Dios había hecho, sino antes confirmarla y establecerla más, reduciéndonos a un cuerpo, teniendo cuidado unos de otros y manteniendo inteligencia para el mayor fruto de las ánimas. Pues también la misma virtud unida tiene mayor vigor y fortaleza para ejecutar cualesquier empresas arduas que si estuviese dividida en muchas partes”.
Creo que este texto nos ofrece dos sugerencias para mejorar en la comunidad y en la comunicación. En primer lugar, debemos recordar constantemente que nos encontramos reunidos, no por nuestra elección, ni porque tengamos los mismos gustos o intereses, tampoco por que seamos de la misma nación o religión, sino porque Dios nos ha llamado a todos juntos. Lo mismo que Jesús llamó conjuntamente al grupo de los apóstoles, igualmente los primeros compañeros estaban profundamente convencidos de que a pesar de nuestra diversidad “habiéndose dignado el clementísimo y piadosísimo Dios de unirnos y congregarnos recíprocamente”. Por eso estaban convencidos que no debían dividir “la unión y congregación que Dios había hecho”. Por eso también tomaron la decisión de “cada día que pasa, confirmarla y establecerla más”.
Realmente, ¿tengo la profunda convicción de que los hermanos con quienes vivo, tan diferentes, tan singulares, están unidos a mí por la llamada del Señor? ¿Creo verdaderamente que aquellos con quienes trabajo en los diferentes ministerios, están conmigo porque el Señor también los ha llamado a ellos? ¿Cómo me esfuerzo, en lo concreto, “cada día que pasa” en reforzar los lazos de unión? ¿Qué actitudes hay en mí, o qué acciones o palabras mías, crean distancia o división, en lugar de unión, y cómo podría pedir al Señor que me cambie?
En segundo lugar, los primeros padres escribieron “teniendo cuidado unos de otros”. Con demasiada frecuencia oímos a jesuitas decir que su comunidad es como una pensión o un hotel. Tenemos agradables, pero superficiales relaciones de unos con otros. Algunas veces escuchamos algo similar en nuestros ministerios, entre los jesuitas y nuestros compañeros en la misión. Por eso la Congregación General 36 insiste tanto en dejar espacio en las comunidades “para el encuentro y el compartir”, para la “conversación espiritual” (CG 36, d.1, nos. 10 y 12). La Congregación nos recuerda que “la actitud de escucha del Espíritu en nuestras relaciones debe incluir a los compañeros de trabajo” (n.14).
Algunas veces, a nosotros jesuitas nos inquietan los espacios vacíos; cuando los hay los llenamos inmediatamente con más trabajo, o con diversiones. La Congregación claramente nos invita a crear espacios, a hacer sitio, a convivir de manera que nos conozcamos unos a otros, y nos preocupemos más seriamente unos por otros. ¿Cómo podemos hacer esto más concretamente en nuestras comunidades y en nuestros ministerios? Recordad que este conocimiento más profundo y esta preocupación de unos por otros tiene como objetivo la misión: como decían los primeros compañeros, lleva consigo “una cosecha de almas más rica”.
Al encontrarnos esta mañana, pedimos que el Señor traiga paz y entendimiento a nuestro mundo, roto y dividido. Rezamos también, como ‘los doce’, como los primeros compañeros, que lleguemos a ser mejores instrumentos de la paz del Señor, dando un testimonio más creíble, con nuestro vivir en comunidad más generoso y alegre, como misión y colaboración en la misión.


"La religión no es el problema, sino parte de la solución" P. Arturo Sosa, S.J.
(13-Jul-2017)

Diálogo con líderes musulmanes
Os agradezco el tiempo y la sabiduría que habéis compartido conmigo esta tarde. He aprendido mucho, y me habéis dado mucho en qué pensar y mucho sobre lo que rezar.
Para concluir, quiero compartir un párrafo de la comunicación del Papa Francisco en el Cairo, en la Conferencia a favor de la Paz, organizada por el Imán del Cairo. Estas palabras me afectaron profundamente. Decía el Papa Francisco: “La religión no es el problema, sino parte de la solución: frente a la tentación de aceptar una vida banal y falta de inspiración, donde todo empieza y termina aquí abajo, la religión nos recuerda la necesidad de elevar nuestros corazones al Altísimo, en orden a aprender cómo edificar la ciudad de los hombres”.
“La religión no es el problema, sino parte de la solución”. Creo que sólo podemos convencer al pueblo de esto, y trabajar juntos frente a los extremismos, si mostramos que la fe en Dios nos guía para construir la ciudad del hombre, para hacer la historia más humana. Por eso el diálogo de la acción común, en la educación y en el desarrollo social, tal como hemos discutido hoy, es un paso positivo hacia adelante. Si la gente nos ve trabajar juntos en servicio de la familia humana, especialmente de los pobres, podrán ver lo que hay más profundamente en nuestros corazones, y lo que nos une: nuestra fe en un Dios misericordioso que quiere, no violencia y odio, sino el amor y la paz en nuestro mundo. Muchas gracias. Que Dios nos bendiga a cada uno de nosotros y a todos los que trabajan por la paz en el nombre de Dios.
Yakarta, 12 de julio de 2017


El P. General Arturo Sosa hace su primera visita al JCAP
(12-Jul-2017)

El Superior General de la Compañía de Jesús, el P. Arturo Sosa, llegó el 11 de julio a Yogyakarta, en Indonesia, para su primera visita a la Conferencia de los jesuitas de Asia
Pácifico (JCAP). Leer más (en inglés)...


El Xavier Centre for Historical Research (XCHR) inaugura Jesuit Studies South Asia
(10-Jul-2017)

Estudios sobre la Compañía de Jesús en Asia meridional: Informe sobre el congreso de GOA

El Xavier Centre for Historical Research (XCHR) [Centro Javier de Investigación Histórica] ha iniciado su programa de Estudios sobre la Compañía de Jesús en Asia meridional con un congreso titulado Para una Historia de los Jesuitas en Asia meridional: periodo siguiente a la Restauración. El congreso fue formalmente inaugurado por el Provincial de Goa, P. Rosario Rocha, S.J., el 29 de junio pasado, en presencia de unos treinta participantes, jesuitas y laicos, de las cuatro zonas administrativas de Asia meridional, (Norte, Sur, Este y Central). Las ponencias y discusiones pusieron de relieve la rica y compleja historia jesuítica de Asia meridional.
Las diez y seis ponencias presentadas, cuya temática se extiende desde Nepal hasta Kerala, ponen de relieve el amplio compromiso de los jesuitas en Asia meridional. Las aportaciones cubren temas como, fuentes archivísticas de la Compañía, en India y en Roma; el violento rechazo de los Adivasis en la India central, meridional y occidental; investigación en botánica y física; educación, arte y arquitectura; actividades misionales y relaciones inter- e intra-fe, etc. Las discusiones en el aula, los grupos especializados para avanzar y compartir, y los contactos personales, favorecieron intercambios intelectuales y posibles trabajos en colaboración. Los participantes gozaron al descubrir, (algunos por primera vez), la herencia multicultural jesuítica a lo largo y a lo ancho de Asia meridional. Los trabajos serán editados para su publicación en 2018.
El Centro Javier (XCHR) demostró ser un entorno adecuado para la Conferencia. La bien trazada infraestructura del campus en un ambiente verde, limpio y tranquilo, creó la atmósfera adecuada para intercambios intelectuales y sociales. Nuestra cercana institución hermana, el Konknni Language Centre fue un excelente espacio para la hospitalidad y los intercambios sociales. Un espectáculo cultural de danza y canto, preparado por los vecinos de Socorro, deleitó a toda la audiencia. Finalmente, siguiendo las huellas de Francisco Javier, la Conferencia concluyó con una celebración eucarística en el mausoleo del Santo, en la Basílica del Bom Jesus, en la histórica Antigua Goa.
El recientemente inaugurado programa de Estudios sobre la Compañía de Jesús en Asia meridional ha propuesto ampliar sus actividades, a través de seminarios, estudios, trabajos de investigación, conferencias, publicaciones, etc. El objetivo principal de Estudios es promover la investigación y la publicación de artículos con una amplia proyección mundial. Si Vd mismo, u otras personas que Vd conoce, pueden estar interesadas en el proyecto de Estudios, pueden entrar en contacto con nosotros en
Jesuit.studies@xchr.in or xchr.studies@gmail.com
Savio Abreu, S.J., Rinald D'Souza, S.J., Anthony da Silva, S.J.
Organizadores, Estudios sobre la Compañía de Jesús en Asia meridional

 


Meeting of jesuit editors
(27-Jun-2017)

It is difficult to date the creation of the network of european jesuit cultural reviews. However, one can say for certainty that it existed 40 years ago, long before internet was widespread. The directors of these reviews meet once a year in order to discuss their mission and identity, share ideas and articles, exchange information on the progress and difficulties encountered working on their reviews, as well as the current political and religious news in their respective countries.
For the fourth time since 1982, the meeting this year was organised by choisir of Switzerland, from the 25th to 28th of May, at the domain of Notre-Dame de la Route in Fribourg.
Present this year were the jesuit or lay-person leaders of Civiltà Cattolica (Roma), Obnovlejni Zivot (Zagreb), Horizontes (Athenes), Etudes (Paris), Streven (Antwerp), À Sziv (Budapest), Signum (Stockholm), Thinking Faith (London) ... and of course choisir (Geneva). They were joined during one evening, by the provincial of Switzerland, Christian Rütishauser.
These reviews represent for our Order precious instruments of intellectual apostolate. Their aim remains the same: integrate faith in the local culture, and intervene discerningly in the societal debate. The means used to undertake this mission do not cease to change, for, similar to other written media, the jesuit reviews face difficulties in terms of circulation. Thus a greater internet presence is sought along with the organisation of multiple events (conferences, book editing, etc.).
These moments of exchange allow the guests to discover, and for some rediscover the social, political and cultural landscape of the host country. The relations between the Christian faiths in Switzerland are well advanced, helped by the presence in Geneva of the headquarters of the World Council of Churches (WCC). Jean-Blaise Fellay, former editor-in-chief of choisir recalls having brought his colleagues to the Mur des Réformateurs in 1982. In this year of the 500th anniversary of the Reformation, the subject is once again relevant. Reverend Martin Robra of the WCC, expert on ecological and ethical questions, discussed the relations between the Catholic Church and the WCC during his talk with the guests. He described the key dimensions of the ecumenical and inter-religious dialogue, based on recent events: the Pope's presence at the commemoration of the 500th anniversary of the Reformation in Lund in 2016, the World Mission Conference to take place in 2018 in Tanzania, the World Day of Prayer for the Care of Creation, the call for an inter-religious meeting in Cairo from the Grand Imam of Al Azhar, Sheikh Ahmed al-Tayeb. "These four events represent unity, the mission, justice, peace and inter-religious dialogue" stated Reverend Robra.
These four days spent together also included joint celebrations of the eucharist and recreational activities such as the visit to the College of Saint-Michael in Fribourg, site of the tomb of Saint Peter Canisius sj.
Lucienne Bittar, rédactrice en chef de choisir


Father General holds extended council meeting
(13-Jun-2017)

Father General's Enlarged Council consisting of all the Assistants, six Presidents of the Conferences, four Secretaries (Secondary Education, Higher Education, Social Justice, Collaboration) met in Rome for an eight day retreat together and a Tempo forte (intense time of reflection on the life and mission of the Society). The retreat was held outside Rome about 80 km away at Torricella; Ignatian in approach and content, Father Paolo Alonso, SJ, from Spain led us through the retreat. It was a precious quiet time with the Lord and with one another; building ourselves up in the Spirit to function as a Council body.

This in fact is a follow up of GC36, especially of Decree 2, on Governance - a new way of looking at governance in the Society. This enlarged council is ‘the central government of the SJ' as Father General shared in his briefing.

The focus of the council meeting during the tempo forte week was a review of the apostolic preferences as mandated by GC36. The process adopted was in keeping with ‘discernment in common' in the spirit of GC36. After spending time in prayer over the proposed theme, we gathered in smaller groups to share our interior movements, to recognize the movement of the Spirit in the group and in the light of which to discuss various aspects of the issue. It taught us to arrive at a process that could be followed in discerning the apostolic preferences for the Society. Father General will now proceed, to take the matter forward, as he thinks best after listening to the council.

The presidents spent another day evaluating the entire process and also sharing on the Conferences and their responses to GC36.

A new connectivity is emerging between the Central administration and the Conferences, facilitating mutual communications. Father General has hereby invited us to view the Society and its mission as the responsibility of all the Conferences, Provinces/Regions, and has initiated a process that is oriented towards such a goal. The fundamental tool towards such a process is ‘Discernment in Common' - a means to integrate life, mission, community and governance. Let us join in this process by learning ‘discernment in common' as the best means to build up the Society as ‘fervour' as Nadal said.

This note is dispatched from Manresa where I am lecturing to the seventh group of Ignatian Immersion Course. Keep us in your prayer.

George Pattery, SJ


International Commission on the Apostolate of Jesuit Education
(13-Jun-2017)

The International Commission on the Apostolate of Jesuit Education (ICAJE) met in Rome from May 24 to 27. The annual meeting is an opportunity for the six regional delegates, the Secretary for Education and the assistants to the Secretariat to come together, share the state of Jesuit Education in the world, the projects of the secretariat and discuss initiatives that can support the construction of the Jesuit School network.

Important topics for this meeting were: (1) The upcoming International Congress of Jesuit Education Delegates (JESEDU-Rio2017), October 2017 and the results of the virtual version held in March 2017. We see JESEDU as an opportunity that will allow us to work on a global agenda to strengthen the international network of Jesuit Schools. The commission worked in the approach to the ideas for a global agenda (2) Educate Magis: the commission had the opportunity to discuss the current development of this project aimed to connect schools and allow for global collaboration at the service of the mission. (3) The commission had the opportunity to reflect around the decrees of the GC36 and the related documents (homilies, letters) . (4) The commission discussed the education delegate role description at the provincial level and began a process to agree on some common basic ground for the job. We also discussed the associated/partnered/endorsed/companion schools as they are classified in each region. (5) The commission met F. General and discussed with him some of the most pressing challenges of Jesuit Education in the regions and worldwide. (6) The Secretary for Education presented the report on Jesuit Education today, the internal and external challenges and the current projects developed by the Secretariat.

Members:
Jose Mesa, SJ - Chair, Secretariat for Secondary and Pre-secondary Education
Rafael Galaz - Assistant to the Secretariat for Secondary and Pre-Secondary Education - Special
William Muller, SJ - Delegate for North America, Director of the JSN
Brian Flannery -Delegate for Europe
Sunny Jacob, SJ - Delegate for South Asia, Secretary for JEA
Hugo Alexis Morales, SJ - Delegate for Latin America, President of FLACSI
Johnny Go, SJ - Delegate for Asia Pacific, Secretary for Secondary Education JCAP
Joe Arimoso, SJ - Delegate for Africa, President of JESAMED


Restaurado el Diario de San Ignacio de Loyola
(08-May-2017)

La copia original del Diario espiritual de San Ignacio ha sido restaurada. El laborioso trabajo ha sido efectuado por un equipo liderado por la Dra. Melania Zanetti de la Università Cattolica del Sacro Cuore. En 2016, el mismo equipo llevó a cabo el proceso de restauración del manuscrito original de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio. El pasado sábado, 22 de abril, la Dra Zanetti entregó al Padre General el Diario restaurado. 


Encuentro del Padre General con colaboradores y la familia ignaciana
(05-May-2017)

El día 2 de mayo, el Padre General se encontró, en Bukavu, con colaboradores y con la familia ignaciana (CVX, APOR y MEJ), así como los feligreses de nuestra Iglesia de San Pedro Claver. El Padre General mostró su preocupación por la situación política y de inseguridad en el país. La Compañía, - dijo -, se compromete a responder de la mejor manera posible. La mejor respuesta, según el Padre General, forma parte del ministerio de reconciliación al que nos ha llamado la Congregación General 36. Después de un breve posado para una foto con los fieles, visitó las dependencias de la Parroquia, incluido el Dispensario de San Pedro Claver.


Visita del Padre General a la Región de Ruanda-Burundi
(05-May-2017)

El 28 de abril, el Padre General visitó la Ecole Primaire Saint Ignace y la Saint Ignatius High School en Kigali, Ruanda. Dirigiéndose a los estudiantes, el Padre Arturo Sosa, alabó a todo el personal y a los alumnos por el trabajo que están realizando, y animó a los jesuitas en su responsabilidad y compromiso. Mencionó que él mismo es también antiguo alumno de un colegio de la Compañía que comenzó muy pequeño y, con el tiempo, ha llegado a ser una gran institución educativa. Confirmó al equipo de gestión que no están solos. Dios está con ellos, y la Compañía de Jesús también. Animándoles a mantener el espíritu del magis; un espíritu que recuerda a cada uno que puede hacer más y mejor, añadió: “El magis os impulsa a ser siempre mejores en el servicio a los demás, al continente africano, y a la entera sociedad humana”.


Portal de los estudios sobre la Compañía
(22-Mar-2017)

El Instituto de Estudios Avanzados de los jesuitas en Boston College está trabajando un portal dirigido a proporcionar información de las ricas fuentes primarias y de la creciente erudición en el campo de los estudios sobre la Compañía. El portal concede gratuitamente, acceso en línea a una cuidadosa, acumulada y seleccionada colección de material - proveniente de diversos sitios web y todo relacionado a la historia, espiritualidad, educación y enfoque pedagógico de la Compañía de Jesús. El Director del Instituto, P. Casey Beaumier (WIS) presentó el Proyecto en la Curia de la Compañía de Jesús en Roma, el 21 de marzo. Él explicó que el Portal, que estará activo a partir del 2 de mayo de 2017, también, entre otras cosas, permite el acceso a: documentos esenciales, simposios internacionales sobre estudios de los jesuitas, historiografía de los jesuitas en línea, fuentes de los jesuitas, biblioteca en línea del Instituto, bibliografía jesuita en línea de Boston College, diccionario jesuítico.


Stirring the Waters – Making the Impossible Possible (Voices of Faith 2017)
(08-Mar-2017)

I would like to thank Voices of Faith and the Jesuit Refugee Service for inviting me to celebrate International Women's Day with you and all of those gathered here today.
I take this opportunity to show my gratitude to the women who will be speaking today, women making a difference in their families and communities, especially in the most remote corners of the world. These are difficult times in our world, and we need to stand and work together as women and men of faith.
As you know, the global theme for this year's celebration of International Women's Day is Be Bold for Change. Here in Vatican City, physically at the center of the church, Voices of Faith and JRS seek to be Making the Impossible Possible. Especially here in Rome, that is a bold change! I would like to reflect on what making the impossible possible means to me as the leader of the Society of Jesus, as a citizen of the world, and as a member of the Catholic Church. We need to have the faith that gives the audacity to seek the impossible, as nothing is impossible for God. The faith of Mary that opened her heart as a woman to the possibility of something new: to become the Mother of God's son.

JRS: Resilience
As you may be aware, I come from Latin America, a continent with millions of displaced people. With almost 7 million, Colombia has the largest number of internally displaced people in the world, and a disproportionate number of them are women and children. I served at the border between Colombia and my native Venezuela for 10 years. I have seen first-hand the suffering of those forced to abandon everything to save their lives.
In Colombia, for example, women and girls are among the most vulnerable due to widespread violence caused by decades of conflict. They are exposed to armed recruitment and are likely to fall victim to one form of exploitation or another, ranging from modern day slavery, to survival sex and human trafficking. Many of them flee to neighboring countries in search of safety, and often find themselves on their own in efforts to sustain their families.
I have also witnessed women's resilience. Despite this traumatic reality, women often find their way to not just surviving, but also overcoming all the difficulties of exile and forced migration. Resilience is what enables us to move forward and think of the future. Resilience is essential for making the impossible possible. Let me offer an example.
At the Venezuelan-Colombian border, the Jesuit Refugee Service has been present for more than ten years. During this time, JRS has brought refugee women from Colombia together by using their artistic expression as a starting point for rediscovering resilience.
While expressing themselves creatively through art, women also share their experiences and create a network of support to improve their psychosocial well-being. This healing environment is a place for listening and coming together-in other words, resilience. Resilience empowers women and ultimately results in hope and the possibility of reconciliation with the past, with those who have harmed them, and with those where they now live. Reconciliation requires courage, and too often, even in 2017, women's courage, women's resilience, is unrecognized and undervalued.
By building human connections resilience reknits the communal fabric. Some may say such resilience is impossible to discover: JRS and Voices of Faith say otherwise.

The World: Collaboration
As a member of the human community, each of us is likely appalled at the situation of our world. Human displacement has hit an all-time high, representing incredible human suffering around the world. Ongoing conflicts are at the root of most of this forced exile.There are more than 65 million forcibly displaced among us: one in every 113 people globally is now an asylum-seeker, an internally displaced person, or a refugee.
We have to think about the ways that we, as the human community can respond. I cannot put enough emphasis on this need for collaboration between women and men. I believe that only together we can achieve what today seems impossible: a humanity reconciled in justice, living in peace in a common house well kept, where there is room for everyone because we recognize that we are sisters and brothers, son and daughters of the same God who is Mother and Father of us all.
We need to collaborate, support and learn from one another. It already seems impossible to imagine peace in places like Central African Republic, or South Sudan, or Colombia. Can we have the audacity to dream that women and men working together will bring peace to these countries? I think these impossibilities can come closer to reality if women play a greater role in the conversation.
I am not surprised that Angela Merkel has been the most courageous and visionary leader in Europe during this time of phenomenal forced migration. She had the compassion to look at those who were in need, and the vison to see that they would make a contribution to Germany and Europe.
Another extraordinary leader is Ellen Johnson Sirleaf, the President of Liberia. Through her single-minded dedication and vision, she has brought peace and reconciliation to her war-torn country in a way that most men thought would be impossible.
At the same time, the widespread reality is that women are not paid for the work they do, or are paid less than men for the same work. In the West, women earn on average 70 cents for each dollar or Euro a man earns. The gap grows larger in developing areas of the world
Many of us are looking at the world through the prism of xenophobia and narrowmindedness these days, a prism which seems to feed on discord and marginalization. In the Jesuit magazine America, political commentator Cokie Roberts, the daughter of two former members of the US Congress, puts the reality succinctly: "...Congress needs more women. Then maybe, just maybe, Washington would work again."
We can listen carefully to the experience of women in the public sphere, hear how they work together, and be inspired by their courage. These are stories of doing the impossible.

The Catholic Church: inclusion
The role of women in the church can be, and has been, described in many ways: keepers of the faith, the backbone of the Church, the image of Mary alive among us. We Jesuits are deeply aware of the roles that women play in our ministries: lay and religious women serve as presidents and headmistresses, retreat center directors, teachers, and every possible role one can think of. As you probably know, the Spiritual Exercises, the foundation of Jesuit spirituality, were first developed by St. Ignatius of Loyola before the Jesuits were founded. Our spirituality is open to all, women and men that want to become women and men with others and for others.
In the broader church, there are contrary currents about the role of women at this time. As stated by Pope Francis, women play a fundamental role in passing on the faith and are a daily source of strength in a society that carries this faith forward and renews it. Church teaching certainly promotes the role of the women within the family, but it also stresses the need for their contribution in the Church and in public life. It draws upon the text of Genesis, which speaks of men and women created in the image of God and the prophetic praxis of Jesus in his relationship with women.
Pope Francis has been quite outspoken about women in making decisions and holding responsibilities in the church. He has also created a "Study Commission on the Women's Diaconate" to explore the history and role of women in this church structure.
But if we are honest, we acknowledge that the fullness of women's participation in the church has not yet arrived. That inclusion, which would bring the gifts of resilience and collaboration even more deeply into the church, remains stymied on many fronts. One aspect has been mentioned by the Pope: we have to work harder to develop a profound theology of women. I would add that an ecclesiology...the study of the church...that includes women is equally needed if women's roles are to be included as they should.
Indeed, the inclusion of women in the Church is a creative way to promote the necessary changes in it. A theology and an ecclesiology of women should change the image, the concept and the structures of the Church. Should push the Church to become the People of God, as was proclaimed by the Second Vatican Council. Women's creativity can open new ways of being a Christian community of disciples, men and women together, witnesses and preachers of the Good. News.
But perhaps more importantly, the inclusion of women will also be an outcome of the key concerns of the Pope. By bringing Vatican II to life and incorporating the poor into our church, Francis is giving women's voices more opportunity to speak and be counted. No one is more resilient that women building and supporting the church in the poorest parts of our world.
In his efforts against clericalism and the elitism and sexism that come with it, the Pope seeks to open our future to voices outside of the Vatican, to bring the experience of the world into forming that future. The opposite of clericalism is collaboration, working together as baptized daughters and sons of God.
These efforts have begun the process of deeper inclusion of women into the core of the Church. As challenging as the refugee crisis or other world issues are, to some of us, this might be truly, the impossible.
St. Francis of Assisi himself said: "Start by doing what is necessary, then what is possible, and suddenly you are doing the impossible." In that spirit, we are here today to listen to Voices of Faith, to hear stories of resilience, collaboration and inclusion. We have more than started. We will not stop.
Thank you very much.
Arturo Sosa, S.I.
March 8, 2017


El Padre General hace un llamado al trabajo en redes en la Educación Superior
(20-Feb-2017)

El padre General Arturo Sosa urgió a los jesuitas que prestan servicios en educación superior a construir redes para llegar a ser más efectivos en sus ministerios. El 18 de febrero, el padre General, hablando en la Facultad de Teología de Vidyajyoti en Nueva Delhi, señaló que "la 36ª Congregación General hizo una fuerte invitación a los jesuitas a colaborar a través de redes como el modo de proceder para ser efectivos en nuestra misión hoy". Señaló que los jesuitas son responsables de más de 200 facultades de filosofía y teología, así como de instituciones de educación superior en todo el mundo. Y agregó: "tomando seriamente la invitación de la Congregación General, quiero insistir que ustedes y todas las instituciones de educación superior de Asia meridional formen un trabajo en red que sea efectivo. Este será el mejor camino para mejorar la colaboración entre las instituciones jesuitas". Leer más (en inglés)...


Love the Stranger - Statement of California and Oregon Provincials on Immigration
(03-Feb-2017)

February 1, 2017

Dear Brothers and Friends,

We write to express our dismay at how the national conversation about immigration has taken a sharp and harshly xenophobic turn under the new administration. There is no doubt that the most recent executive order flatly contradicts a fundamental obligation of our Judeo-Christian tradition: "love the stranger, for you were once strangers in Egypt (Dt. 10, 19)" and "I was a stranger and you made we welcome (Mt. 25, 37)". Pope Francis has also been clear: we are called "see a ray of hope...in the eyes and hearts of refugees and those who have been forcibly displaced," and to serve immigrants and refugees however we can. By contrast, the President's Executive Order callously sends large numbers even of women and children back to the horrors of war, starvation, massive repression and even death.

We recently returned from the 36th General Congregation, which declared, "in the face of attitudes hostile to displaced persons [including refugees and migrants] our faith invites the Society of Jesus to promote everywhere a more generous culture of hospitality." As members of a global religious order that works to form men and women of conscience and compassion, we unequivocally denounce the Trump Administration's Executive Order as an affront to our mission, an assault on American and Christian values, and a repudiation of our humanity. No area of the country has benefited more from the contributions of immigrants than the West. We raise our individual and collective voices against the harsh and inhumane policies of the current administration, which thinks nothing of building a wall and slamming the door in faces of the world's most vulnerable people.

In these challenging days, we renew our commitment to be bridge-builders between people of differing political views while also standing firmly for the values of the Gospel and of our Catholic Social Teachings.

Prayerfully yours in Christ,

Scott Santarosa, S.J. (Provincial, Oregon Province)
Michael Weiler, S.J. (Provincial, California Province)


Mensaje del P. General en la Jornada mundial para los Refugiados 2017
(14-Jan-2017)

Roma

En primer lugar quiero expresar la alegría y emoción que siento al compartir estos momentos de intercambio, de oración y de reflexión con todos ustedes.

Este momento es un signo importante del compromiso que la Compañía de Jesús ha asumido de acompañar, con las modestas fuerzas de que dispone, las angustias y las esperanzas de los refugiados que viven en Italia y en el mundo entero. Como saben, vengo de América Latina, continente donde hay millones de refugiados y migrantes por los mismos motivos que hemos escuchado en los testimonios sobrecogedores de Asiz, Dhurata, Mortezza, Mirvat y Edelawit.

He conocido de cerca situaciones similares en la frontera entre Colombia y Venezuela, donde viví diez años antes de ser llamado a Roma. He tenido contacto con familias enteras obligadas a abandonarlo todo para salvar su vida, amenazada por esa injusta violencia, que se ha hecho dueña de nuestras sociedades. He conocido niños y jóvenes obligados a convertirse en soldados y forzados a tomar parte en guerras que nada tenían que ver con sus deseos, sus pensamientos, ni sus sueños. Pero también he conocido la generosidad de otras muchas familias que acogían fraternalmente a los que buscaban una vida nueva. He sido testigo de cómo escuelas, maestros y comunidades cristianas estaban dispuestos a echar una mano a los recién llegados. Y no me son ajenas las dificultades que encuentra el Estado a la hora de reconocer el drama humano de los refugiados, facilitando su inserción en la sociedad, y ofreciéndoles oportunidad de trabajo y desarrollo personal. He visto también muy de cerca abusos por parte de la policía y de los que trafican con el dolor humano.

Por todo ello me brota del corazón situarme muy cercano a los esfuerzos que se hacen por acompañar de cerca la situación de los jóvenes refugiados y por animar las diversas acciones que pretenden asegurar la tutela de la vida y de la esperanza de niños y adolescentes en condición de refugiados, y de todos los reclutados por los traficantes para convertirlos en los llamados baby-scafisti.

Es necesario promover un movimiento ciudadano que presione a los Estados y a los Gobiernos de Europa y de otras partes del mundo, de modo que hagan lo posible para que los niños y adolescentes que se ven obligados a abandonar sus casas, sus países y, muchas veces, también a sus familias, encuentren canales de acceso seguro y legal para buscar un futuro en otra parte. La ausencia de canales de este tipo añade aún peligrosidad al peregrinaje de los migrantes y aumenta la injusticia que ya padecen cuantos han tenido que huir de su patria. La ausencia de una protección adecuada, de la posibilidad de acceso a unos visados humanitarios y de políticas eficientes de inserción social, alimenta una de las mayores plagas de la humanidad en nuestro tiempo: la trata de personas humanas. Lo hemos escuchado en los testimonios que han precedido.

El desarrollo político de Europa ha creado múltiples instituciones públicas para tutelar los derechos de las personas, especialmente de niños y jóvenes. El creciente flujo migratorio supone un desafío a estas instituciones, para que aseguren una tutela segura y adecuada a los muchos que cada día llaman a las puertas de los países europeos, a los que hay que acoger y no excluir. La presencia de los migrantes supone una invitación a los ciudadanos europeos, hijos de una cultura que reivindica los derechos del hombre como signo de progreso humano y social, a que ahonden en su conciencia humana y política y exijan a los Gobiernos de sus Estados a que pongan en marcha un sistema de acogida organizado, con estructuras idóneas y oportunamente extendidas sobre todo el territorio, que garanticen una acogida humana a los migrantes, empezando por la atención personal a cada uno, especialmente a los más jóvenes.

Para Europa y todos los países receptores de migrantes tendría que ser motivo de orgullo la creación de estructuras que ayuden los que llegan a encontrar condiciones humanes para rehacer su vida y para que los jóvenes puedan soñar un futuro posible, contando con que ellos hagan también el esfuerzo necesario.

Queridos amigos y amigas, reunidos y reunidas hoy en esta Iglesia del Gesù para hacer memoria de tantos migrantes y refugiados que luchan por una vida humana y digna, os invito a multiplicar los esfuerzos para que nuestras sociedades lleguen a ser espacios de acogida sincera de los que sufren por la necesidad de migrar.

Gracias de corazón.
Arturo Sosa, S.I.

 


El Padre General se reúne con los jesuitas que viven en Roma
(10-Jan-2017)

Más de doscientos jesuitas de las comunidades de Roma sortearon el frío del 7 de enero para venir a la Curia General a reunirse con el Padre General, Arturo Sosa. Al comienzo de cada año, el Padre General invita a los jesuitas que residen en Roma para encontrarlos y desearles un buen año. Este año fue particularmente especial, porque para algunos jesuitas era su primer encuentro personal con el padre Sosa. Como es usual en él, el padre Sosa compartió por un momento con cada uno de sus invitados. Hay más de cuatrocientos jesuitas actualmente residiendo en Roma, repartidos entre las casas internacionales y las comunidades de la provincia de Italia.


Epifanía en la Curia
(05-Jan-2017)

Los Magos han ido sigilosamente entrando a la Curia General en las últimas semanas. El primero en llegar fue el padre Victor Assouad (PRO), el nuevo Asistente Regional para Europa Occidental. Lo ha seguido el padre John Dardis (HIB), Asistente ad Providentiam y Consejero General para el Discernimiento y la Planificación Apostólica. El padre Claudio Paul (BRA), Asistente Regional para América Latina Meridional también ha llegado a la Curia. El cuatro de enero, los vientos de la Epifanía soplaron sobre el padre Vernon D’Cunha (BOM), Asistente ad Providentiam y Asistente Regional para Asia Meridional. Los nuevos miembros de la Comunidad de la Curia General incluyen al padre Anselm Ekka (RAN), Asistente del Economo General, y los padres Joseph Xavier (MDU) y David Holdcroft (ASL), ambos se unen a la Oficina Internacional del Servicio Jesuita de Refugiados en Roma.


Fallece el P. Peter-Hans Kolvenbach SJ
(27-Nov-2016)

Esta tarde ha fallecido en Beirut el P. Kolvenbach, quiere fuera durante 24 años y cuatro meses P. General de la Compañía de Jesús.

Nació en 1928 en Druten, en los Países Bajos. Su padre era comerciante en Nimega, donde se traslada desde niño y donde es alumno en el Canisius College. Su formación juvenil transcurre en los años de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación nazi, un contexto que según reconoce él mismo, le provocó una desilusión por la política y las ideologías. El 1948 ingresa en la Compañía de Jesús, en el noviciado de Mariëndaal, en Grave. Cursa estudios de Filosofía y Lingüística, y en 1958 es enviado al Líbano. Estudia Teología en la Universidad de San José deBeirut, donde también ejerce como profesor. Estudia armenio y se ordena sacerdote por el rito cristiano armenio.

En el Líbano pasa más de 20 años, que marcan profundamente su formación y personalidad. Este período supone para él una inmersión en el mundo Oriental: estudia y conoce a fondo las lenguas así como las tradiciones culturales y espirituales orientales. Esta experiencia lo convierte en un defensor del ecumenismo y un experto en el Próximo Oriente, y marca su perfil dialogante y reservado. Es responsable de los estudiantes jesuitas de la Universidad de San José, ejerce como profesor en el Instituto de Filosofía de la misma universidad y como profesor de lingüística general y armenio en el Instituto de Lenguas Orientales de Beirut.

En 1974 es nombrado Provincial dela Vice-Provincia del Próximo Oriente, que abarca Egipto, Siria, Líbano y Turquía. El mismo año participa en Roma en la Congregación General 32, convocada por Pedro Arrupe, y que marca un momento muy importante en la historia de la Compañía de Jesús, por el compromiso adoptado por la promoción de la justicia como parte integrante de la fe. Ocupa el cargo de Provincial durante 7 años, en los que ha de vivir circunstancias dramáticas: son los años de la guerra civil en el Líbano, la misma Universidad de Beirut fue blanco de ataques y varios jesuitas fueron asesinados o secuestrados. Como Provincial mantuvo contactos con varios grupos en favor de las víctimas y del diálogo. Años después reconoce que es quizás esta experiencia la que más le preparó para el cargo que ocuparía después como General de los jesuitas.

El año 1981, el P. Arrupe lo nombra Rector del Pontificio Instituto Oriental de Roma, que se ocupa de las Iglesias Orientales, y está muy comprometido en el diálogo ecuménico. Después de sufrir el P. Arrupe un grave problema de salud, se convoca la Congregación General 33, para elegir nuevo General. El 13 de septiembre de 1983, Peter-Hans Kolvenbach es elegido como Superior General de los Jesuitas. Desde entonces, participó en numerosos Sínodos, dirigió los Ejercicios Espirituales del Papa Juan Pablo II y sus colaboradores, y presidió la Congregación General 34 de laCompañía de Jesús. Fue miembro de la Comisión Mixta Internacional para el diálogo teológico entre la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa, Vice-Gran Canciller de la Pontificia Universidad Gregoriana, del Pontificio Instituto Bíblico y del Pontificio Instituto Oriental. También fue Consultor de la Congregación para las Iglesias Orientales, y miembro de las Congregaciones para la Evangelización de los Pueblos y para los Institutos de Vida Consagrada.

El 14 de enero de 2008, en la primera sesión formal de la Congregación General 35, se aceptó su renuncia. Sería sucedido por el P. Adolfo Nicolás.

Volvería al Líbano, donde ha vivido sus últimos años.

(Fuente: sitio web de los jesuitas de España)

 


El Papa se encuentra con la #CG36: “Así es como podéis ayudar a la Iglesia.”
(29-Oct-2016)

Es una tradición muy establecida que con ocasión de las Congregaciones Generales se tenga un encuentro de los delegados con el Santo Padre. La mayoría de las veces se ha tenido el encuentro en el marco  de una audiencia en el Vaticano,  aunque ya en alguna ocasión el Papa ha  escogido realizar el encuentro  con los jesuitas reunidos en Congregación General en la curia de la Compañía.  Así, este lunes 24 de octubre, en la Mañana, el Papa Francisco ha arribado discretamente a la curia, recibido por el Padre General, Arturo Sosa y el superior de la comunidad de la Curia, el P. Joaquín Barrero.

Tras acompañarle hasta el aula y el Papa ha participado en la oración de la mañana con los delegados. El tema  de la oración fue escogido para la ocasión: el buen pastor. La reflexión ha hecho referencia al P.  Franz van de Lugt, pastor de los suyos en Homs, Siria, asesinado por la locura de la guerra. Los miembros de la Congregación han querido orar por el Papa Francisco, como él mismo lo pide con frecuencia a todas las personas con quienes se encuentra.

El Papa Francisco ha hablado a la Congregación General con un discurso dirigido a la Compañía de Jesús que entusiasma y que orienta. Ha dado una buena idea de la manera como entrevé el servicio a la Iglesia y al mundo que la Compañía de Jesús puede ofrecer, de manera pertinente, en conexión con su propio ministerio. Toda su intervención ha estado marcada  por una apertura hacia el futuro, por una llamada a ir más lejos, un soporte para el "caminar", el modo de marchar que les permite a los jesuitas ir al encuentro de los otros y acompañarlos en su propio caminar.

Como introducción, citando a San Ignacio, el Papa ha recordado que el jesuita está llamado a vivir en camino "a todas partes del mundo donde se espera un gran servicio de Dios y ayuda de las almas". Por esto, justamente, los jesuitas deben avanzar sacando provecho de las situaciones en las que se encuentran, siempre para servir más y mejor. Esto implica una manera de obrar que busca la armonía en los contextos de tensiones que son normales en un mundo donde hay diversidad de personas y de misiones.El Papa ha mencionado explícitamente las tensiones entre contemplación y acción, entre fe y justicia, entre carisma e institución, entre comunidad y misión.

El Santo Padre ha desarrollado tres formas de caminar para la Compañía;
(1) La primera es la de "pedir insistentemente la consolación". Lo propio de la compañía es el saber consolar, llevar la consolación y la verdadera alegría; los jesuitas deben colocarse al servicio de la alegría porque la Buena Nueva no se puede proclamar en la tristeza.
(2) A continuación, Francisco nos invita a "dejarnos  conmover por el Señor puesto en cruz" Los jesuitas deben ser cercanos a la gran mayoría de hombres y mujeres que sufren y, en este contexto,  ser agentes de la misericordia. El Papa ha subrayado ciertos elementos que ya había tenido ocasión de presentar a lo largo del año de la misericordia. Nosotros que hemos asido tocados por la misericordia debemos sentirnos enviados para presentar, de manera eficaz añade él, esta misma misericordia.
(3) Finalmente, el santo Padre nos ha invitado a avanzar siendo movidos por el "buen espíritu". Esto implica discernir -más que simplemente reflexionar-  cómo estar en comunión con la Iglesia.  Los jesuitas no debemos ser  "clericalistas" sino "eclesiales". Somos "hombres para los demás" que vivimos en medio de todos los pueblos, buscando tocar el corazón de cada persona, contribuyendo así a constituir una Iglesia donde todos tengan su lugar, donde el evangelio se inculture y donde cada cultura sea evangelizada.

Las tres últimas palabras del discurso del Papa se refieren a las gracias que todo jesuita y que la Compañía en su conjunto deben siempre pedir: la consolación, la compasión y el discernimiento. 


Visita a los Museos Vaticanos: Una incursión en la belleza, la historia y la aventura cristiana
(29-Oct-2016)

Casi la totalidad de los delegados a la Congregación General y buena parte de los miembros de los equipos acompañantes, dejaron la Curia General para visitar los museos del Vaticano, distante veinte minutos a pié. El P. Adolfo Nicolás era uno de ellos, en su última tarde en Roma antes de partir para su nueva etapa de vida como jesuita. Los visitantes pudieron gozar de una visita especialmente organizada para ellos, por fuera del horario al público, para apreciar por más de dos horas y media algunos de los tesoros de este museo que es considerado como el más grande después del Louvre en París.

Vale destacar la logística excelente de la organización. Nuestro grupo global se dividió en grupos de 20 a 25 personas cada uno, con un guía profesional, gentileza de la institución. Se podía escoger un grupo en inglés o en español. Un sistema de transmisión Wi-fi sofisticado permitía a cada grupo entender, por los audífonos, a su propio guía en una frecuencia determinada. Además, los grupos no seguían la misma ruta para evitar congestiones. ¡Un éxito la planificación!

El director del museo, Antonio Paolucci, quien tenía a su lado al P. General, dio su bienvenida y se manifestó honrado de dar ocasión a los jesuitas para aprovechar un momento cultural en un lugar donde se reencuentran el arte, la historia y el catolicismo. Se encontraban en la gran sala situada entre la capilla Paulina y la capilla Sixtina. Fue en esta sala donde los cardenales, durante el cónclave y antes de pasar a la capilla Sixtina para votar, interactuaron de manera informal. Se podía casi decir que era su "murmuratio". Los frescos que la rodean señalan de entrada y sobre todo el deseo de la Iglesia del Renacimiento de ser reconocida como poder político. Es un contexto que parece bien alejado del espíritu del papa Francisco, pero es una historia que necesita saberse y mirarse de frente.

Partió cada grupo con su guía. Dado que los visitantes eran jesuitas, la capilla Redemptoris Mater, decorada por el artista jesuita Marko Rupnik y su equipo del centro Aletti, estuvo disponible mostrando la rica ilustración en mosaicos sobre la historia de la redención. Ciertamente las dos capillas, la Paulina y la Sixtina, donde muchos artistas de renombre ejercitaron su arte -Miguel Angel en particular- concentraron la atención de todos los grupos. Vale resaltar la calidad de los guías que sabían sobre arte y artistas, que situaban lo que admirábamos en su contexto histórico y relación con las diferentes corrientes simbólicas y espirituales evocadas.

Todos los participantes en esta excursión debemos agradecer finalmente a los ministros y a los empleados y personal de cocina de las casas que los acogen por habernos preparado una completa cena a su regreso, a las 22 horas.

Algunas Reacciones:
- Lo que más me ha impactado es la densidad histórica de la historia de la Iglesia (Ludovic Lado - ACE)
- ¡Qué fortuna hemos tenido de tener tiempo suficiente para apreciar lo que nos presentaron! (Heru Prakosa - IDO)
- Estaba admirado del conocimiento de nuestro guía. También del el ambiente de un palacio romano, mientras reflexionaba sobre el modo de pensar del papa Francisco (Joseph D'Mello - KAR)
- ¡Como museo, fantástico! ¡Como residencia para el papa, una jaula de oro! (Peter Bisson - CDA)
- Una visita más espiritual de lo que esperaba. En particular la capilla creada por Rupnik que incluye elementos de la tradición ortodoxa, en el corazón del Vaticano (Javier Vidal - ANT)


“Rostros desde las Fronteras” – por John Dardis, SJ
(29-Oct-2016)

Cuando uno echa un vistazo al aula de la Congregación General o comparte comidas estos días en la Curia, todo parece bastante ordinario. Al menos a primera vista. Lo que uno ve es un grupo de Jesuitas - hermanos y sacerdotes - sonriendo, bromeando, comiendo, conversando, rezando. Todo el mundo viste de forma sencilla - aunque no estaría de más que alguno comprase alguna camisa nueva - con una mezcla de estilos carente de uniformidad excepto para ocasiones especiales. A San ignacio le encantaría.

Pero cuando uno tiene la ocasión de conocer a las personas y sus historias, lo que se percibe es diferente, de hecho es bastante sorprendente e inspirador

Ahí tienes a Francisco de Roux, de Colombia, implicado en las negociaciones de paz entre los rebeldes y el gobierno. Ahí está José Minaku, provincial de África Central. Su territorio, tan rico en tradiciones, por no hablar de riqueza mineral, lleva años en pleno conflicto en la región del Kivu, cerca de Ruanda y Burundi. Dany Younes es el Provincial de Oriente Próximo, su provincia incluye Siria, Turquía y Líbano. Tiene que acompañar y apoyar a su gente mientras continúa la guerra en Siria, inestabilidad en Turquía y van llegando al Líbano más de un millón de refugiados. Uno de los jesuitas de su provincia, Frans van der Lugt, fue asesinado en Homs hace 18 meses. También puedes encontrarte con Jean Baptiste Ganza, Superior Regional de Ruanda-Burundi, que perdió a la mayor parte de su familia en el genocidio de 1994 y que está ayudando a construir una nueva región jesuita sobre principios de reconciliación y mutuo entendimiento. Ahí está también el jesuita Koreano In-don Oh. La primera vez que nos vimos fue hace unos años en Phnom Penh, Camboya, país que ha sufrido tanto bajo Pol Pot. Otro compañero es Tony Corcoran, Superior de la Región de Rusia y Ucrania, donde una tortuosa guerra aún continúa. Hung Pham, de la Provincia Sureña de Estados Unidos, es hijo de refugiados de Vietnam que salieron de su país en los 70's como boat people. También está entre nosotros el Superior Regional de Nepal - Boniface Tigga - cuyo país está aún asentándose tras el terrible terremoto el año pasado. Y está también el nuevo General, Arturo Sosa, un experto en Ciencias Políticas que ha trabajado durante años en las fronteras políticas de Venezuela y ahora ha llegado para llevar la Compañía de Jesús a nuevas fronteras.

Todos estos hombres representan ministerios de fronteras. Fronteras donde los jesuitas están, de alguna forma, en casa. Donde pueden ser creativos, pueden expresar afecto, pueden servir y hasta dar la vida, si es necesario. Y lo que es más impresionante es que no son compañeros especiales. Representan miles de jesuitas que, en la vida ordinaria, están trabajando silenciosamente mientras nosotros aquí hablamos, compartimos, rezamos, soñamos… e imaginamos nuevas formas de servir al lado de Jesús mientras él, hoy, sigue curando y liberando a la gente.

Finalmente, tenemos el rostro de frontera más reconocido, el propio Papa Francisco. Él próximamente nos hablará a la Congregación desde su perspectiva de las fronteras de la Iglesia. ¿Qué nos dirá? ¿Qué direcciones nos indicará? Algo seguro es que nos mantendrá en movimiento, nos empujará hacia delante y nos indicará nuevos retos… Todos lo estamos esperando con enormes ganas.


¿Quién ayuda al General en su gobierno?
(29-Oct-2016)

Dado que la Congregación General, en sus próximos días, tendrá como tarea identificar a las personas que participarán en el gobierno de la Compañía, durante las primeras jornadas de la fase "ad negocia" debe concentrar su atención en la estructura del gobierno central de la Compañía. Varias contribuciones han sido presentadas a los delegados para permitirles reflexionar sobre la configuración actual de la Curia General.

En particular, se ha delineado la evolución histórica de la figura de los asistentes y se ha descrito su exigente trabajo con miras a precisar la descripción de su tarea actual. Cuatro congregaciones generales (CG1, CG31, CG34, CG35) han reflexionado y definido el rol de los asistentes.

Actualmente, para el gobierno de la Compañía tenemos asistentes ad providentiam y asistentes regionales. Los asistentes ad providentiam son cuatro y ellos cuidan del General, de su modo de vida, de su salud, de su forma de gobernar; de manera que él pueda cumplir convenientemente su servicio de liderazgo. Los asistentes regionales ayudan al General en el gobierno universal, tomando en cuenta sus regiones específicas y sus conocimientos particulares (según criterios geográficos, temáticos u otros). Juntos constituyen el consejo del General. El esfuerzo de renovación de la Curia en estos últimos años ha sido efectuado guardando el espíritu que Ignacio mismo invitó a cuidar, de modo que el gobierno central no se convierta en una institución burocrática; más bien es necesario que se mantenga la consciencia del liderazgo, el ser un medio para poner el cuerpo de la Compañía al servicio de Dios y de la Iglesia.

Otro tema de discusión ha sido la situación de las conferencias de provinciales en el mundo. Varios aspectos han sido tomados en cuenta: la enorme diversidad de estructura en virtud de los diferentes orígenes históricos, la relación entre ellas, la conexión con el gobierno central, las relaciones con las Provincias. Actualmente, hay seis conferencias en el mundo: África y Madagascar, Asia-Pacífico, Asia del Sur, Europa, Canadá y Estados Unidos, América Latina.

Para seguir orientando su trabajo sobre estos temas, los delegados han manifestado el deseo de escuchar la opinión de su nuevo Superior General. 


Primer encuentro con la prensa
(29-Oct-2016)

Apenas un par de días después de su elección, el P. Arturo Sosa ha recibido a unos 70 periodistas en el aula de la Congregación General, su bautismo de fuego mediático como Superior General de la Compañía de Jesús. Le ha presentado el P. Federico Lombardi, quien ha mencionado que el nuevo General había sido miembro de la Congregación General 33, en 1983, en la que fue el delegado más joven. El P. Lombardi ha destacado las buenas relaciones que mantenía el actual General con su antecesor, el P. Nicolás, así como ha indicado que el P. Sosa es, efectivamente, el primer General de los jesuitas que no ha nacido en Europa.

En sus notas introductorias, el nuevo General ha afirmado que se encuentra en paz, incluso cuando no se esperaba ser elegido; que confiaba en Dios y que estaba dispuesto a servir a la Compañía de Jesús y a la Iglesia en su nuevo papel. También ha subrayado lo reconocido que estaba a su predecesor, el P. Adolfo Nicolás, que se había entregado por completo a su tarea. También ha añadido que el anterior General volvía a trabajar en la misión que le confiaría su superior, como todo jesuita que deja cualquier responsabilidad. Finalmente, el P. Sosa ha insistido claramente en que no esperaba que la Congregación en curso cambie ahora las orientaciones dadas por la Compañía en las últimas décadas, o sea, el servicio de la fe con la promoción de la justicia. Por lo demás, se siente la necesidad de dar con los medios mejores y más eficaces para llevarlo hoy a la práctica, en un mundo diverso y multicultural, y en un contexto que demanda todo tipo de colaboración.

Hemos contado con unos 40 minutos para las preguntas de los periodistas. Periodistas representantes de diversos países, entre ellos España, Chile, Argentina, Francia, Estados Unidos e Italia (por supuesto), le han planteado una docena de cuestiones.

La primera no ha sorprendido: ¿qué tendría que decir el General sobre la situación de su país, esto es, Venezuela? El P. Sosa ha reconocido que había pasado una gran parte de su carrera académica en el estudio y comentario sobre la vida política de Venezuela. Ha explicado brevemente que un país que no vive sino de los dividendos de un único recurso natural, en un sistema enteramente gestionado por el gobierno, no podía vivir fácilmente una verdadera democracia. Además, ha insistido en el hecho de que, una gran parte de la población espera que se tiendan puentes entre todos, de modo que un diálogo real permita la construcción de un futuro provechoso para todos.

Dos o tres preguntas tenían que ver con el Papa Francisco, a sus eventuales relaciones y, más ampliamente, a la vinculación entre el Papa y los jesuitas, puesto que estos tienen voto de servirle. También se ha preguntado al General si le gusta que se le identifique como "Papa negro". A lo cual, ha respondido: "¡Claro que no!". Ha precisado como, desde la fundación de la Compañía de Jesús, los jesuitas han querido responder a las peticiones del Papa para servir allí donde se les necesitaría, puesto que creen que, en tanto que pastor universal, el Papa tienen una visión universal de las necesidades. El P. Sosa también ha mencionado que había visto al Papa actual varias veces: en primer lugar, en la Congregación General 33, luego en el contexto de su trabajo con los centros sociales en América Latina -fue en Argentina-, y más recientemente en el marco de sus responsabilidades como Delegado del General para las obras y las casas internacionales romanas. Sus encuentros siempre han sido agradables y fructíferos.

También se ha interrogado al P. General sobre el modo de su elección, sobre las razones de la renuncia de su predecesor y sobre el hecho de su cargo vitalicio. También se le ha preguntado cuáles son sus prioridades y cuáles los principales desafíos a los que se enfrentan los jesuitas. Para cada respuesta, ha podido aclarar en público el sentido de su ministerio y el compromiso de los jesuitas para contribuir, humildemente, y por su vinculación con Jesús, a la construcción de un mundo que dé prioridad a cada ser humano.


¿Qué va a pasar ahora en la Congregación?
(29-Oct-2016)

Desde el 2 de octubre hasta finales de la semana pasada, la atención, no solo de los jesuitas sino de mucha gente, ha estado centrada en la elección de un nuevo Superior General de los jesuitas. ¿Cómo es que ahora, una vez que ha sido elegido el P. Arturo Sosa, los jesuitas reunidos en la Congregación General pasarán todavía varias semanas juntos  en la Curia General?

La mañana de ayer lunes el Aula ha vuelto a acoger a los delegados. En primer lugar ha intervenido el P. General, subrayando nuevamente la herencia que deja su predecesor, el P. Adolfo Nicolás. El nuevo P. General ha precisado que el P. Nicolás ha solicitado retirarse de los trabajos de la Congregación, para dejar una total libertad a la misma, señalando también que por supuesto contarían con su oración. El antiguo General va a disfrutar de un corto periodo de descanso antes de dedicarse a su nuevo ministerio en Filipinas. El P. Sosa ha dibujado un cuadro global del trabajo que resta por hacer.

El Secretario de la Congregación, el P. Orlando Torres, ha precisado cuáles son las siguientes etapas. Una de las tareas más importantes de la Congregación es proveer al nuevo General de "asistentes". En la jerga jesuítica se habla de "asistentes ad providentiam", encargados de asegurar la buena marcha de la Compañía, y de un "admonitor", un compañero cercano que se preocupa especialmente por la salud del Superior General -entendiendo salud en un sentido amplio-. Siguiendo las recomendaciones del Comité de Coordinación, se ha propuesto a la Asamblea  posponer la elección de los asistentes. Pensamos que es preferible que esta elección tenga lugar después de que la Congregación haya cumplido una tarea importante: la puesta al día de las estructuras de gobierno de la Compañía a nivel universal buscando la mayor eficacia apostólica.

Del mismo modo, un miembro de la Comisión sobre la Gobernanza, el P. Mark Raper, ha presentado las cuestiones que han aparecido en los trabajos preparatorios de la asamblea plenaria. Sin revelar el contenido de estos trabajos y de las intervenciones, se trata, por ejemplo, de cuestionarnos sobre las relaciones entre la Curia General, las Provincias y las Conferencias, con vistas a un mejor servicio. El P. Raper ha propuesto a los delegados tomarse un tiempo para la reflexión personal y para reuniones por grupos geográficos (denominados "asistencias") con el fin de preparar posibles decretos sobre la organización del Gobierno central de la Compañía. Después de las aportaciones de estos encuentros, y teniendo en cuenta la opinión de algunos expertos, se espera que en los próximos días se puedan tomar decisiones en esta materia.

Entonces es cuando se podrá identificar y elegir a los Asistentes del P. General que mejor podrán servir dentro de la nueva estructura propuesta. 


Primera homilía del nuevo General
(29-Oct-2016)

Hace pocos días, en esta misma iglesia del Gesù, donde reposan los restos de San Ignacio y de Pedro Arrupe, el P. Bruno Cadorè nos invitó a tener la audacia de lo improbable como actitud propia de las personas que buscan testimoniar su fe en la compleja actualidad de la humanidad. Nos instaba a dejar atrás el miedo y a remar mar dentro como actitud necesaria para ser al mismo tiempo creativos y fieles durante la Congregación General.

Ciertamente, la audacia que necesitamos para ser servidores de la misión de Cristo Jesús sólo puede brotar de la fe. Por eso nuestra mirada se dirige en primer lugar a Dios, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo, como nos recuerda el texto del Evangelio que acabamos de escuchar. Y como nos recuerda la Formula Instituti en el n.1: "Procure (el jesuita), mientras viviere, tener ante los ojos siempre primero a Dios, y luego el modo de ser de su Instituto". Más aún, queremos poner todo nuestro corazón en sintonía con el Padre Misericordioso, con el Dios que es solo Amor, el Principio y Fundamento nuestro. El corazón de cada uno de nosotros y también el corazón del cuerpo de la Compañía.

Si nuestra fe es como la de María, madre de Jesús y madre de la Compañía de Jesús, nuestra audacia puede ir aún más allá y buscar no solo lo improbable, sino lo imposible, porqué para Dios nada es imposible, como proclama el arcángel Gabriel en la escena de la Anunciación (Lc 1,37). Es la misma fe de Santa Teresa de Ávila o Santa Teresa de Jesús, cuya memoria celebramos hoy. Ella también, sin miedo, confió en el Señor para emprender lo improbable y lo imposible.

Pidamos, pues, al Señor esta fe, para que podamos hacer nuestras, como Compañía de Jesús, las palabras de María al responder a la extraordinaria llamada recibida: he aquí la sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra. Como Ignacio y los primeros compañeros, como tantos hermanos nuestros que han militado y militan bajo el estandarte de la cruz, sirviendo sólo al Señor y a su Iglesia, queremos también nosotros contribuir a cuanto hoy parece imposible: una humanidad reconciliada en la justicia, que vive en paz en una casa común bien cuidada, donde hay lugar para todos porque nos reconocemos hermanos y hermanas, hijos e hijas del mismo y único Padre.

Por eso nos afirmamos en la convicción que tenía San Ignacio al escribir las Constituciones: Porque la Compañía no ha sido instituida con medios humanos no puede conservarse ni aumentar con ellos, sino con la mano omnipotente de Cristo Dios y Señor Nuestro, es necesario en Él solo poner la esperanza.

Con la esperanza puesta en Dios y sólo en Él, la Congregación General continuará con sus deliberaciones y contribuirá a la responsabilidad del buen gobierno, conservación y aumento de todo este cuerpo (Cons. 719).

Conservar y desarrollar el cuerpo de la Compañía está estrechamente relacionado con la profundidad de la vida espiritual de cada uno de sus miembros y de las comunidades en las que compartimos la vida y misión con los compañeros. Al mismo tiempo es necesaria una extraordinaria profundidad intelectual para pensar creativamente los diversos modos con los que nuestro servicio a la misión de Cristo Jesús puede ser más eficaz, conforme a la tensión creativa del magis ignaciano. Pensar para entender en profundidad el momento de la historia humana que vivimos y contribuir a la búsqueda de alternativas para superar la pobreza, la desigualdad, la opresión. Pensar para no dejar de proponer las preguntas pertinentes a la teología y profundizar la comprensión de la fe, que pedimos al Señor aumente en nosotros.

No estamos solos. Como compañeros de Jesús queremos también nosotros seguir el camino de la encarnación, hacernos semejantes a los seres humanos que sufren las consecuencias de la injusticia. La Compañía de Jesús podrá desarrollarse en colaboración con otros, sólo si se vuelve mínima Compañía colaboradora. Atención a las trampas del lenguaje. Queremos aumentar la colaboración, no solo buscar a otros para que colaboren con nosotros, con nuestras obras, porque no queremos perder el prestigio de la posición de quien tiene última palabra. Queremos colaborar generosamente con otros, dentro y fuera de la Iglesia, con la conciencia que surge de la experiencia de Dios, de estar llamados a la misión de Cristo, que no nos pertenece en exclusividad, sino que compartimos con muchos hombres y mujeres consagrados al servicio de los demás.

En nuestro camino hacia una mayor colaboración, con la gracia de Dios, vamos a encontrar siempre nuevos compañeros que hagan crecer el número, siempre mínimo por grande que sea, de colaboradores con los otros, invitados a formar parte de este cuerpo. No hay ninguna duda acerca de la necesidad de aumentar nuestra oración y nuestro trabajo por las vocaciones a la Compañía y de continuar con el complejo empeño de ofrecerles una formación que haga de ellos verdaderos jesuitas, miembros de este cuerpo multicultural llamado a testimoniar la riqueza de la interculturalidad como rostro de la humanidad, creada a imagen y semejanza de Dios.

Apliquémonos, pues, el día de hoy, las palabras del apóstol Pablo: el Dios de la perseverancia y de la consolación os conceda tener unos con otros los mismos sentimientos a ejemplo de Cristo Jesús, para que con un solo ánimo y una sola voz deis gloria a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo.

Iglesia del Gesù, Roma, 15 de octubre del 2016

(original en italiano) 


En las habitaciones de San Ignacio
(29-Oct-2016)

El sábado por la mañana, antes de la primera Eucaristía presidida por el nuevo Superior General de los jesuitas, el P. Arturo Sosa, se celebró discretamente una corta liturgia, en el Gesù, en la capilla de las habitaciones de San Ignacio. Con el nuevo Superior General, estaban un miembro del Consejo general, el P. Joaquín Barrero, el archivista de la Compañía, el P. Brian Mac Cuarta, dos representantes de los electores y dl diácono elegido para la misa de acción de gracias. Nuestro fotógrafo estaba también presente.

Después de un momento de oración en silencio, el diácono leyó unos versículos del evangelio de San Mateo. En este pasaje, Jesús recordó a sus discípulos que tienen solamente un "Maestro" y que el más grande dentro de ellos debe hacerse el servidor de todos.

En el mismo espíritu, uno de los electores, el P. Bienvenido Nebres, recordó al nuevo General las cualidades que él se debe de manifestar, según la descripción hecho por San Ignacio en el 2º capítulo de la Parte IX de las Constituciones de la Compañía de Jesús. Dentro de los consejos del fundador se puede subrayar:

"No busca la estima ni los honores de los hombres, busca más bien complacer sólo al Señor.
Ama a la Compañía no como posesión tuya, sino como algo que ha sido puesto en tus manos.Recuerda finalmente que nos has sido dado como guía, para que podamos perseverar y crecer en esta vía hacía el cielo que es la Compañía."

A terminar esta lectura, otro elector, el Hermano James Edema, presentó al General la Fórmula Instituti y el libro de las Constituciones, diciendo:

"Recibe la Fórmula de nuestro Instituto y el Libro de la Constituciones, que te entregamos, a partir de hoy, como su custodio. Cuida del bien de la Compañía para que, con la gracia de Dios y con tu buen gobierno, este cuerpo que se confía a tu cuidado se conserve y crezca en caridad y en el servicio a Cristo y a la Iglesia su esposa."

En silencio, el pequeño grupo se unió a los muchos sacerdotes, en la planta baja, para comenzar la misa de acción de gracias. 


"Queremos contribuir a lo que parece imposible" - homilía del P. Sosa
(29-Oct-2016)

La tarde del viernes 14 de octubre, los miembros de la congregación se tomaron un merecido descanso tras la elección. Esta mañana se reunieron en la iglesia del Gesú, por segunda vez en dos semanas. En este caso, para celebrar con alegría una eucaristía de acción de gracias con el Padre Arturo Sosa, que, por vez primera como General de la Compañía, tuvo la oportunidad de ofrecer un mensaje espiritual inspirado en la Escritura.

En su breve homilía, p. Sosa ha tocado numerosos puntos:

Comenzó repitiendo las palabras del Dominico Bruno Cadoré quién en la misa de apertura de la nos invitó a cultivar la actitud de "audacia de lo improbable" para ser testigos de la fe en el mundo actual.

A continuación, se centró en el cuidado del cuerpo apostólico de la Compañía citando las palabras de Ignacio: "la Compañía no ha sido instituida por medios humanos, y por lo tanto no puede ser conservada o desarrollada por ellos, sino por la mano omnipotente de Dios y Señor Nuestro, en él sólo es necesario poner la esperanza ". Y entonces recordó que el cuidado del cuerpo de la Compañía está "estrechamente relacionado con la profundidad de la vida espiritual de cada uno de sus miembros y las comunidades en las que compartimos la vida y misión". A continuación, el P. Sosa invitó a los jesuitas a cultivar una activa vida espiritual, pero sin olvidar que "al mismo tiempo es necesaria una extraordinaria profundidad intelectual para pensar creativamente sobre las formas en que nuestro servicio a la misión de Jesucristo puede ser más eficaz, en la tensión creativa propia del magis ignaciano ".

El cultivo de la interioridad es necesario para permanecer conectado con el mundo intelectual, "para entender en profundidad el momento que estamos viviendo en la historia humana y contribuir a la búsqueda de alternativas para superar la pobreza, la desigualdad y la opresión. Tampoco hay que cesar en la profundización sobre las cuestiones relativas a la teología y la comprensión de la fe que pedimos al Señor que aumente en nosotros ".

Otro de los grandes temas de fondo ha sido la justicia, dejando bien claro el nuevo General que "queremos contribuir a lo que parece imposible hoy en día: una humanidad reconciliada en la justicia, viviendo en paz en una casa bien cuidada, donde hay espacio para todo el mundo, ya que reconocemos hermanos y hermanas, hijos e hijas de un mismo Padre y único."

P. Sosa se centró posteriormente en el tema de la colaboración con otros: "Queremos colaborar generosamente con otros, dentro y fuera de la Iglesia, en la conciencia que surge de la experiencia de Dios que lleva a la misión de Cristo Jesús, que no nos pertenece en exclusividad, sino que compartimos con muchos hombres y mujeres consagrados al servicio de los demás ".

Finalmente, el nuevo Padre General relacionó la colaboración con las vocaciones a la Compañía: "En nuestro trabajo de colaboración con la gracia de Dios, también nos vamos a encontrar nuevos compañeros que aumentan el número, siempre un mínimo por grande que sea, de los invitados a ser parte de este cuerpo apostólico . No hay duda acerca de la necesidad de aumentar nuestra oración y nuestro trabajo por las vocaciones a la Compañía y de continuar con el complejo reto de ofrecer una formación compleja que nos convierta en verdaderos jesuitas, miembros de este cuerpo universal llamado a defender la riqueza de la interculturalidad como un rostro de una humanidad creada a imagen y semejanza de Dios ".

Al terminar la eucaristía, el Padre General se dirigió a la tumba de Ignacio donde veneró sus reliquias, y antes de dirigirse a la sacristía, se desvió a orar delante de la tumba del Padre Arrupe.