English   Español   Français


If you wish to receive regularly the news from the Jesuit Curia, send an email with the subject "Subscribe"


Newslink


  • Versione Italiana
  • Archive of newsletters before March 2009
  • Headlines from the Social Apostolate


  • Jesuit news online


  • Jesuits in Africa
  • Jesuits in Canada and USA
  • Noticias de la CPAL-SJ
  • Jesuits in Europe
  • Jesuits in Asia Pacific
  • Jesuits in South Asia


    Mirada Global online review

    politics, economy, culture and religion from a Latin American perspective. More »


    Dispatches from JRS

    a twice monthly news bulletin from the JRS International Office |More»


    In All Things

    the editorial blog from America magazine | More »


    Thinking Faith

    the online journal of the British province | More »


    Eureka Street

    public affairs, international relations, the arts and theology; from Australia | More »


    Ecology amd Jesuits in Communication

    Seeks to sustain a greater awareness of Jesuit people in ecology and advocacy efforts
    | More »


  • PDF

    Vol. XX, No. 06 21 marzo 2016

    DE LA CURIA

     

    El jubileo de la comunidad de la Curia

    Los jesuitas de la comunidad de la Curia han decidido celebrar juntos su jubileo del Año de la Misericordia. La celebración se ha desarrollado en tres etapas. El punto culminante fue el viernes 18 de marzo, cuando los miembros de la Curia peregrinamos a la Basílica de San Pedro para pasar la Puerta Santa y celebrar a continuación la Misa ante la tumba del Apóstol en la Cripta Vaticana. El domingo anterior, 13 de marzo, un buen grupo de jesuitas de la comunidad había celebrado la Misa en la cárcel Regina Coeli, acompañando al P. Superior, Joaquín Barrero, que visita regularmente esa prisión los sábados y los domingos. Un tercer momento importante fue el 20 de marzo, cuando invitamos a nuestra mesa a los cerca de 30 sin techo que reciben acogida en el dormitorio Dono di Misericordia, local de la Curia que el P. General puso a disposición del papa Francisco para uso de los pobres. 

     


    Conversaciones con el Padre General

     

    Misión y colaboración

     

    La Congregación General 34 dio a los jesuitas un nombre que les recuerda su calidad de "Servidores de la Misión de Cristo". ¿Puede explicárnoslo bajo la perspectiva de la universalidad de la vocación a la Compañía?

     

    R. En esto el pensamiento de la Iglesia ha experimentado una evolución que afecta a nuestra misión. Durante mucho tiempo las distintas congregaciones religiosas, y nosotros con ellas, pensaban tener una misión específica en la Iglesia. La Compañía, en la Congregación General 34, enunció su misión como parte de la misión de Cristo, de la que nos consideramos servidores. En tiempos más recientes la Iglesia ha comenzado a sentir que si Dios Padre es la fuente de todo bien, será también fuente de la Misión. El papa Benedicto usaba con frecuencia la expresión "Missio Dei" para expresar esta nueva idea. Por otra parte refleja el modo de hablar de Ignacio en la meditación de la Encarnación. Es Dios Padre quien dice: "Hagamos redención del género humano".

    Las dimensiones de nuestra misión no dependen de cuántos seamos. Aun cuando los jesuitas fuésemos diez veces más de lo que somos ahora, nuestra misión sería mayor de lo que podemos soñar. La pregunta definitiva es esta: ¿qué es lo que Dios quiere hacer con la Humanidad y qué quiere hacer por ella? La Compañía no ha pensado nunca que la historia y la realidad sean algo separado de nuestra misión. En la actualidad encontramos que son tantos los seglares con deseo de trabajar por los demás y con interés en la espiritualidad ignaciana, que nos vemos obligados a considerarlo como un signo de que los nuevos tiempos, y Dios con ellos, nos invitan a trabajar de modo diferente.

    En otras palabras, no podemos seguir pensando que nuestro trabajo es "nuestro", o que estamos llevando a cabo "nuestra" limitada misión, sino más bien que somos solamente, en la Iglesia, una mínima parte de la misión de Dios.

     

    A menudo "nuestras" obras (colegios, etc.) en realidad ya no son propiamente "nuestras", en el sentido de que ya no ocupamos en ellas los puestos de más alta dirección. ¿Qué diría usted a aquellos jesuitas a los que asustan estos cambios?

     

    R. En realidad estas obras nunca fueron "nuestras", sino que eran parte de una empresa más grande. Si la historia y la realidad son el modo que Dios tiene de decirnos que debemos cambiar y ser flexibles para responder a nuevos desafíos, quizá nos está conduciendo hacia maneras nuevas de ser ministros suyos. Quizá nos está obligando a repensar cuál es nuestro papel en las instituciones, quizá nos está invitando a refundar la Compañía y hacer de nuestro tesoro ignaciano un patrimonio que se ofrece a sacerdotes y seglares, a todos los que desean compartir la visión y la misión de Ignacio.

     

    Hemos comenzado a pasar nuestro carisma manos de líderes laicos, pero ¿y la siguiente generación? Quiero decir, ¿qué sucederá con la próxima generación de dirigentes seglares que quizá no han conocido a ningún jesuita? ¿Obliga esta realidad a planificar de modo diferente?

     

    R. Es la preocupación que tienen muchos jesuitas seriamente comprometidos en la colaboración con laicos. La experiencia nos enseña que no es difícil encontrar una persona seglar excelente, profesional y seriamente motivada, para ponerla al frente de una institución. La pregunta afecta más bien al futuro. ¿Quién sucederá a esta persona? ¿Qué garantía tenemos de que la identidad católica y el espíritu ignaciano encontrarán continuidad, al menos durante dos o tres generaciones? En la antigua Provincia de Loyola los jesuitas pensaron que parte de la solución consistía en crear Comunidades Apostólicas, que llevasen adelante la identidad y el espíritu de la institución. Esto implicaba, naturalmente, dar buenas oportunidades de capacitación y una formación intensiva en valores y pedagogía ignaciana. Se trataba de cursos libres, como es obvio, pero un 80% tomaron parte en ellos.

     

    ¿Qué nuevas fronteras se presentan a la "Misión y la Colaboración"?

     

    R. Dado que en nuestro trabajo las fronteras quedan definidas por las categorías de ¿"dónde"?, ¿"para quién"? y ¿"para qué"?, lo que decidirá las fronteras será la mayor necesidad apostólica y los demás criterios ignacianos que aplicamos al apostolado. Las dinámicas internas que lleva consigo la colaboración nos plantean también algunos desafíos que someten a buena prueba nuestro espíritu evangélico y nuestro compromiso.