English   Español   Français  


Si desea recibir regularmente noticias de la Curia General, invienos un correo electrónico con objeto "Subscribe"


Noticias


  • Versione Italiana
  • Archivo de boletines informativos previos
  • Headlines del Apostolado Social


  • Paginas web de las Conferencias Regionales


  • Jesuits USA
  • Noticias de la CPAL-SJ
  • Jesuits in Europe
  • Jesuits in Asia Pacific
  • Jesuits in South Asia


    Mirada Global online review

    la actualidad latinoamericana en temas de Religión, Sociedad, Política, Cultura, Medioambiente y Economía Más »


    Dispatches from JRS

    noticias bimestral desde el Servicio Jesuita a Refugiados |Más»


    In All Things

    the editorial blog from America magazine | Más »


    Thinking Faith

    the online journal of the British province | Más »


    Eureka Street

    public affairs, international relations, the arts and theology; from Australia | Más »


    Ecología y Jesuitas en Comunicación

    Busca promover la toma de conciencia entre Jesuitas y amigos sobre las cuestiones ecológicas
    | Más »


  • Noticias

     


    Mensaje del P. General en la Jornada mundial para los Refugiados 2017
    (14-Jan-2017)

    Roma

    En primer lugar quiero expresar la alegría y emoción que siento al compartir estos momentos de intercambio, de oración y de reflexión con todos ustedes.

    Este momento es un signo importante del compromiso que la Compañía de Jesús ha asumido de acompañar, con las modestas fuerzas de que dispone, las angustias y las esperanzas de los refugiados que viven en Italia y en el mundo entero. Como saben, vengo de América Latina, continente donde hay millones de refugiados y migrantes por los mismos motivos que hemos escuchado en los testimonios sobrecogedores de Asiz, Dhurata, Mortezza, Mirvat y Edelawit.

    He conocido de cerca situaciones similares en la frontera entre Colombia y Venezuela, donde viví diez años antes de ser llamado a Roma. He tenido contacto con familias enteras obligadas a abandonarlo todo para salvar su vida, amenazada por esa injusta violencia, que se ha hecho dueña de nuestras sociedades. He conocido niños y jóvenes obligados a convertirse en soldados y forzados a tomar parte en guerras que nada tenían que ver con sus deseos, sus pensamientos, ni sus sueños. Pero también he conocido la generosidad de otras muchas familias que acogían fraternalmente a los que buscaban una vida nueva. He sido testigo de cómo escuelas, maestros y comunidades cristianas estaban dispuestos a echar una mano a los recién llegados. Y no me son ajenas las dificultades que encuentra el Estado a la hora de reconocer el drama humano de los refugiados, facilitando su inserción en la sociedad, y ofreciéndoles oportunidad de trabajo y desarrollo personal. He visto también muy de cerca abusos por parte de la policía y de los que trafican con el dolor humano.

    Por todo ello me brota del corazón situarme muy cercano a los esfuerzos que se hacen por acompañar de cerca la situación de los jóvenes refugiados y por animar las diversas acciones que pretenden asegurar la tutela de la vida y de la esperanza de niños y adolescentes en condición de refugiados, y de todos los reclutados por los traficantes para convertirlos en los llamados baby-scafisti.

    Es necesario promover un movimiento ciudadano que presione a los Estados y a los Gobiernos de Europa y de otras partes del mundo, de modo que hagan lo posible para que los niños y adolescentes que se ven obligados a abandonar sus casas, sus países y, muchas veces, también a sus familias, encuentren canales de acceso seguro y legal para buscar un futuro en otra parte. La ausencia de canales de este tipo añade aún peligrosidad al peregrinaje de los migrantes y aumenta la injusticia que ya padecen cuantos han tenido que huir de su patria. La ausencia de una protección adecuada, de la posibilidad de acceso a unos visados humanitarios y de políticas eficientes de inserción social, alimenta una de las mayores plagas de la humanidad en nuestro tiempo: la trata de personas humanas. Lo hemos escuchado en los testimonios que han precedido.

    El desarrollo político de Europa ha creado múltiples instituciones públicas para tutelar los derechos de las personas, especialmente de niños y jóvenes. El creciente flujo migratorio supone un desafío a estas instituciones, para que aseguren una tutela segura y adecuada a los muchos que cada día llaman a las puertas de los países europeos, a los que hay que acoger y no excluir. La presencia de los migrantes supone una invitación a los ciudadanos europeos, hijos de una cultura que reivindica los derechos del hombre como signo de progreso humano y social, a que ahonden en su conciencia humana y política y exijan a los Gobiernos de sus Estados a que pongan en marcha un sistema de acogida organizado, con estructuras idóneas y oportunamente extendidas sobre todo el territorio, que garanticen una acogida humana a los migrantes, empezando por la atención personal a cada uno, especialmente a los más jóvenes.

    Para Europa y todos los países receptores de migrantes tendría que ser motivo de orgullo la creación de estructuras que ayuden los que llegan a encontrar condiciones humanes para rehacer su vida y para que los jóvenes puedan soñar un futuro posible, contando con que ellos hagan también el esfuerzo necesario.

    Queridos amigos y amigas, reunidos y reunidas hoy en esta Iglesia del Gesù para hacer memoria de tantos migrantes y refugiados que luchan por una vida humana y digna, os invito a multiplicar los esfuerzos para que nuestras sociedades lleguen a ser espacios de acogida sincera de los que sufren por la necesidad de migrar.

    Gracias de corazón.
    Arturo Sosa, S.I.

     


    El Padre General se reúne con los jesuitas que viven en Roma
    (10-Jan-2017)

    Más de doscientos jesuitas de las comunidades de Roma sortearon el frío del 7 de enero para venir a la Curia General a reunirse con el Padre General, Arturo Sosa. Al comienzo de cada año, el Padre General invita a los jesuitas que residen en Roma para encontrarlos y desearles un buen año. Este año fue particularmente especial, porque para algunos jesuitas era su primer encuentro personal con el padre Sosa. Como es usual en él, el padre Sosa compartió por un momento con cada uno de sus invitados. Hay más de cuatrocientos jesuitas actualmente residiendo en Roma, repartidos entre las casas internacionales y las comunidades de la provincia de Italia.


    Epifanía en la Curia
    (05-Jan-2017)

    Los Magos han ido sigilosamente entrando a la Curia General en las últimas semanas. El primero en llegar fue el padre Victor Assouad (PRO), el nuevo Asistente Regional para Europa Occidental. Lo ha seguido el padre John Dardis (HIB), Asistente ad Providentiam y Consejero General para el Discernimiento y la Planificación Apostólica. El padre Claudio Paul (BRA), Asistente Regional para América Latina Meridional también ha llegado a la Curia. El cuatro de enero, los vientos de la Epifanía soplaron sobre el padre Vernon D’Cunha (BOM), Asistente ad Providentiam y Asistente Regional para Asia Meridional. Los nuevos miembros de la Comunidad de la Curia General incluyen al padre Anselm Ekka (RAN), Asistente del Economo General, y los padres Joseph Xavier (MDU) y David Holdcroft (ASL), ambos se unen a la Oficina Internacional del Servicio Jesuita de Refugiados en Roma.


    Noticias al día Archivos